Mesa alterna de mujeres

Mesa alterna de mujeres

Enero 09, 2015 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Feliz año a mis lectores y lectoras, muchísimas gracias por sus comentarios constructivos durante el año que termina. Sin duda alguna retroalimentación es fundamental y es la clave para mejorar.El año que comienza es el de la cabra de madera, un retorno al respeto por la madre naturaleza, lo femenino como sagrado, el humanismo, el arte, la búsqueda del Yin en cada uno de nosotros. Es un cambio sistémico en las sociedades y las ideologías buscando un acercamiento a lo espiritual, a la otredad, al medio ambiente y la ecología. La cabra no busca la violencia sino cambios pacíficos que favorecerán a Colombia en su proceso de paz, el cese al fuego, el abrazo, la solidaridad. La cabra despierta el amor, la pasión y la reconciliación.La suerte de Colombia está ligada a su signo chino del caballo que cambiará a partir de marzo cuando se sobreponga a la crisis. Hubo momentos difíciles en el 2014 como el secuestro del general Rubén Darío Álzate, pero esa racha de mala suerte cambiará a partir de marzo del 2015 para buscar acuerdos, alianzas políticas, sociales y económicas que mejoren la calidad de la vida de la gente.Hay varios frentes decisivos para Colombia. Sin duda alguna la paz y el postconflicto son el principal reto; sin embargo todavía no hemos llegado a la participación plena de la mujer en el proceso de paz. Para todos es evidente que las mujeres no son protagónicas en los acuerdos, así como nunca lo han sido para los combatientes de las Farc. Dicen las mujeres que han ido a La Habana como víctimas, que hay guerrilleras detrás de bambalinas y a veces oímos de una que otra mujer de parte del gobierno pero aún no hemos escuchado planteamientos contundentes, fuera de la reparación a las víctimas mujeres pues ha sido tan abrumadora la violación de los derechos humanos de ellas que sería imposible ignorarlas. Las mujeres no queremos que nos traten solo como víctimas sino estar presentes protagónicamente en la reconstrucción del país. Proponemos que se cree una mesa alterna como la que existió desde el Barco de la Paz en el anterior proceso fallido del Caguán. En esta semana que pasó bajo la luna llena, en el Valle del Cauca rodeadas por los samanes y las araucarias invocamos a nuestra madre tierra y nos constituimos desde ya en asamblea permanente con el propósito de invitar a las mujeres de las diferentes orillas del conflicto a constituirse en la mesa alterna pues la paz sin mujeres no va a ser paz y la reconstrucción sin políticas de genero no será jamás exitosa. Y los medios? Más de la mitad del mundo son las mujeres, no sólo es la farándula y el sexo, sus propuestas colectivas, sus éxitos y deseos también son noticia.

VER COMENTARIOS
Columnistas