Escuchar este artículo

Kamala Harris

Octubre 08, 2020 - 11:45 p. m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El miércoles vimos por fin un debate coherente por la Vicepresidencia de los Estados Unidos. Es increíble que el manejo de este país pareciera como dicen los mismos anglo americanos como los de un ‘Banana Republic’, con un ególatra, caprichoso, enfermo, con sus facultades mentales disminuidas tratando de gobernar a uno de los países más ricos del mundo en medio de una pandemia que está matando a su gente. Lo más extraño es que todavía hay personas supuestamente inteligentes que siguen pensando votar por él.

Vimos al pobre Mike Pence, que como cosa extraña se le había parado una mosca, que brillaba sobre su pelo blanco, como vicepresidente, tratando sin mucho convencimiento de defender las excentricidades del presidente Trump y a Kamala Harris la primera mujer afroamericana que aspira a la vicepresidencia de los Estados Unidos debatiendo sus puntos de vista sobre lo que sería el próximo gobierno.

Kamala Harris es abogada, fue fiscal general de California, senadora y ha hecho una carrera exitosa en el Partido Demócrata. Hija de madre hindú y padre jamaiquino quien las abandonó cuando ella tenía 7 años. Su madre fue una científica que le tocó como ella cuenta en su autobiografía, sufrir la discriminación, porque era de piel oscura, bajita y con un fuerte acento, pero así y todo salió adelante e hizo de sus dos hijas mujeres exitosas.

En el debate a ambos se les preguntó qué pasaría si les tocara asumir la Presidencia. Kamala dio a entender que ella era una abogada preparada que había sido fiscal, senadora y aunque no lo dijo, que si fuera del caso lo haría muy bien, pues es bastante probable que dentro de cuatro años ya el presidente demócrata Joe Biden no podría aspirar a la presidencia por un segundo período y ella sería sin duda alguna la candidata de los demócratas.

Por su parte Pence se cuidó muchísimo de no decir que él sospechaba que el presidente Trump estuviera senil y evitó la pregunta, así como también sobre el manejo a la contaminación generalizada que pareciera extenderse por todos los despachos de la Casa Blanca, precisamente por la política de no usar tapabocas ni distanciamiento social que había impuesto el presidente Trump en un acto de prepotencia masculina.

La pandemia fue el tema central del debate, es algo nuevo en el mundo y aunque se habla de vacunas, la completa normalidad pareciera distante.
Han sido las mujeres gobernantes, Alemania, Taiwán, Dinamarca, Nueva Zelandia, Islandia, Noruega y Finlandia las que han demostrado que ese tema tan complejo se puede manejar con la ética del cuidado sin caprichos y con instinto materno. Por eso, el futuro de los Estados Unidos y por lo tanto el del mundo sería más promisorio si llegara una mujer al poder y Kamala Harris como la vimos ayer, calmada, inteligente y compasiva ya sea como presidenta o compañera de fórmula de Joe Biden es sin duda alguna la persona que el planeta necesita.

Sigue en Twitter @Atadol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS