Equidad de género

Equidad de género

Diciembre 20, 2018 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Colombia continúa siendo un país machista. Pese a los extraordinarios esfuerzos del movimiento social femenino no ha sido posible re-educar a los políticos en la importancia de una masa crítica de mujeres para lograr aquellas leyes que mejoren la calidad de vida y favorezcan a la familia. La Bancada de las Mujeres, obra de Dilian Francisca Toro, ha logrado importantes avances como las leyes que castigan la violencia contra la mujer y aquella que busca una mayor participación de ellas en los destinos del país.

Gracias a la Ley de Cuotas, cuya inclusión en la Constitución del 91 logró la Federación Internacional de Abogadas Fida y que finalmente fue reglamentada por la ley 581 del 2000 ha sido posible que las mujeres formen parte de los gabinetes presidenciales, departamentales y municipales y de las ternas de elección de otros entes gubernamentales.
Es también por eso que el presidente Duque prometió en campaña un gabinete paritario y lo cumplió. Estas ministras incluyendo a Susana Correa, directora del Departamento de Prosperidad Social, son las que han luchado porque en la reforma política quede la equidad de género, pero su lucha no ha sido fácil y así pues el machismo impera en el Congreso.

Bajo la euforia del nuevo gobierno, el Senado en octubre aprobó el Proyecto de Acto Legislativo 9 de 2018 o reforma política en el que se contemplan las listas cerradas y las listas paritarias que promueven la participación igualitaria de las mujeres en las elecciones para cargos públicos y establece que las listas de los aspirantes a corporaciones públicas deberán tener en 2019 el 33 % de mujeres y en 2022 el 50 %. La Cámara de Representantes en su sesión del 14 de diciembre tumbó las listas cerradas y la paridad de género, la una se complementa con la otra pues fue precisamente gracias a esta primera que por el Centro Democrático en las elecciones del 2014 entraron a Congreso un número sustancial de mujeres y si además se establece la obligatoriedad de incluirlas hemos ganado una importante batalla. Por este revés no hemos perdido la guerra, al ser aprobado el informe de conciliación y salvarse la reforma política, es posible que en la segunda vuelta de este proyecto de acto legislativo que se iniciará después del 16 de marzo se podría revivir la paridad de género y ante el mundo no quedaría Colombia como el país en que los hombres retrógrados quieren aun reinar por encima de aquellas que les dio la vida.

Una nota final sobre el alumbrado, qué cosa tan pueblerina y qué derroche de dinero. Cuando las grandes capitales han abolido las luminarias y solo tienen cocuyos blancos y discretos, Cali se ha volcado al despilfarro y a la contaminación; es como una comilona después de muchos días de dieta. Que el nuevo Alcalde incluya en su proyecto de gobierno dedicar esos recursos a aliviar la pobreza, y a proyectos de interés social y no a 15 días de locura colectiva.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas