Cali Paniqueado

Cali Paniqueado

Abril 25, 2019 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

La seguridad de Cali ha sido la piedra en el zapato de alcaldes y candidatos y aún no parece haber respuesta. Según una encuesta hecha en el 2018 para la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali, el 51% de los encuestados se siente inseguro y el 16% se siente muy inseguro, para un total de 67% paniqueados.

En el 2018 la tasa de homicidios se ubicó al 49 por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la tasa nacional, que es de 25,4.
Ningún alcalde ha podido lograr para Cali lo que hizo Antanas Mockus en Bogotá, en sus dos administraciones (1995-1997) (1998-2000), disminuir la tasa de homicidios de 65 por cada 100.000 habitantes a 24 al final de su mandato y hoy en día Peñalosa la ha reducido a 12 por cada 100.000 habitantes, una de las más bajas de las capitales latinoamericanas.

¿Pero cómo lo han logrado? Con campañas agresivas e innovadoras. Lo primero, tener estadísticas confiables y así fue como Mockus descubrió que había una nefasta relación entre armas de fuego y alcohol y se propuso controlarlo. Estableció un pago de 150.000 pesos por arma de fuego entregada y logró la colaboración de la iglesia, donde se canjeaban las armas y se recibía el dinero. Estableció la ley zanahoria y envió a dormir a todos los Bogotanos a la una de la mañana. Le dio trabajo a los teatreros con mimos que actuaban para fomentar la cultura ciudadana.

No solo se controlaron los homicidios sino también se redujeron cerca
del 50 por ciento los delitos contra la propiedad. Se pasó de 174 secuestros a 21, y de 376 robos a bancos en 1997, a 14 en 2001.

¿Y Peñalosa? Hoy cuando la alerta roja se ha encendido en Colombia por las tasas de criminalidad y con menos policías por habitante que ninguna de las otras ciudades grandes colombianas se propuso darnos una capital en paz. Hizo arreglar las cámaras de vigilancia que estaban refundidas. Asignó 250.000 millones al año para adquirir equipos para combatir el crimen, entre ellos dotar de vehículos a la Policía y al Ejército.

Para Armitage la seguridad es su gran frustración y pese a los esfuerzos los resultados no se dan.

Entre los pre-candidatos a la Alcaldía hay propuestas novedosas como la de Roberto Rodríguez del Centro Democrático que dice que las tres causas de la inseguridad son: 1. el microtráfico, 2 el consumo de drogas y la tercera es el lavado a través del gota a gota y para esta última sugiere que el Municipio preste a unas tasas de interés mínimas como el 1% mensual y que el cobro llegue en el recibo de los servicios públicos. Al acabar con el gota a gota se reduce la violencia.

Hay otros candidatos que tienen propuestas interesantes. El próximo alcalde no puede lavarse las manos diciendo que el tema de la inseguridad debe ser resuelto a nivel nacional, pues ya vemos que Bogotá sí pudo.

Sigue en Twitter @Atadol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas