Escuchar este artículo

Libro de Nieves

Octubre 13, 2020 - 11:50 p. m. Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

Menciono a Nieves como su autora puesto que su creadora, Consuelo Lago, produjo su alumbramiento en mayo de 1968 y desde entonces la hemos visto aparecer todos los días, con su eterno novio ‘Hétor’,
representante del amor platónico, unido por el cordón umbilical de su raza, de temperamento ingenuo y paciente. Su verdadera autora es una artista no suficientemente reconocida, sus actuaciones pasan desapercibidas, no por su genialidad, que brilla como un lucero, sino por su discreción y modestia, posee un talante suave como la seda. El reconocido personaje de su caricatura publicada en El País y en El Espectador, que la acogió desde 1975, ha llegado a tener tanta fama que Consuelo y Nieves se confunden en una nube simbiótica.

Para publicar una caricatura todos los días se necesita mucha, pero mucha imaginación, además de un talento privilegiado. Esa incomparable mujer nació en Cali, se educó en Popayán, Bogotá, Nueva York, en su ciudad natal estudió en el tradicional Liceo Benalcázar, tal raizal como la Universidad de las Pombos.

El libro que acabó de publicar es una joya editorial. En sus páginas se plasma su talento pictórico. Es una artista de quilates que demuestra su versatilidad en cada una de sus láminas. Para muchos, quienes solamente conocen a Consuelo por la original Nieves, va a ser un agradable descubrimiento, una sorpresa inesperada. Se trata de que Nieves se ha convertido súbitamente en una notoria pintora.

Para quienes la hemos conocido como artista, el libro es una demostración brillante de su destacado talento. Hace unos cuantos años su producción artística era más prolífica. Mi esposa y yo nos enamoramos de uno de sus cuadros cuando vivía en Bogotá, desde entonces preside la sala de nuestro hogar. En aquella época, prevalecía la influenciada temática de la naturaleza exuberante. Las palmas, las aves, las flores, los atardeceres fulgurantes, cuando el sol se oculta lentamente y su luminosidad se esfuma.

El libro es otro eslabón en su talento, una nueva faceta, excelentemente interpretada. Novedosa inspiración donde se plasma de manera radiante su versatilidad. En sus visitas a diversos museos de una amplia geografía, logró grabar bajo su percepción artística, obras de los más destacados artistas de la humanidad.

En cada página de su atractiva e inigualable obra, los hijos de su imaginación, Nieves y Hétor se confunden con las obras de los maestros Botero, Rayo, Picasso, Miró, Kandinsky, Modigliani, Matisse, Lautrec, van Gogh, Gauguin, Degas, etc. Son interpretaciones propias de Consuelo siguiendo los lineamientos estilísticos de sus autores originales. Se trata de un viaje de Nieves y Hétor a través de los mejores museos del mundo, donde Consuelo realizó una escogencia magistral de las obras más destacadas de arte a través de la historia, y logró unir con sus propios trazos a los maestros más famosos con sus hijos adoptivos.

Su libro es una obra hermosa, de inigualable originalidad, con las pinturas de una artista poseedora de una imaginación exuberante. Una interpretación singular de los grandes maestros del arte.
PD. Lamentable el fallecimiento de Álvaro H. Caicedo, empresario destacado, periodista valeroso en tiempos turbulentos, fundador del periódico Occidente, y el sorpresivo deceso de Juan Camilo Sierra, alma y nervio de la Feria del Libro de Cali.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS