Incomprensible

Escuchar este artículo

Incomprensible

Enero 31, 2021 - 11:55 p. m. Por: Alfonso Otoya Mejía

A pesar de todo lo que hemos vivido como sociedad en el último año, me resulta realmente increíble e inaceptable, que ahora cuando la vacuna contra el Covid-19 está más cerca que nunca, aquello que va a predominar sea una extraña mezcla de egoísmo, ignorancia y desinformación.

En Colombia solamente el 60% de nuestra población estarían dispuestos a vacunarse. Este dato publicado por el Dane al presentar los resultados de la encuesta Pulso Social es alarmante. ¿Cómo es posible que solamente un poco más de la mitad de nuestros compatriotas estén considerando el camino de la vacuna como la forma de ganarle la batalla a este bicho? La realidad para nuestra ciudad es aún más desalentadora.
En Cali tan solo el 45,8% de las personas considera que vacunarse es una alternativa. Es decir 2 de cada 5 caleños se va a vacunar.

¿Cuáles son las razones que pueden explicar este fenómeno?

Desde el inicio de la pandemia, en redes sociales se viralizaron una serie de noticias falsas que acusaban a grandes magnates como Bill Gates de ser los causantes del virus, con el propósito de implantar a la población mundial un chip de seguimiento. Como si hoy no tuviéramos ya el chip implantado, se llama celular y lo usan para saber todo de nosotros. En otros videos y artículos se esgrimía el mismo argumento para informar que las vacunas alterarían el ADN con el fin último de extinguir o controlar a la población mundial.

Argumentos como estos se compartieron, y todavía se comparten, entre la población. Aquellos más jóvenes, que resultan ser una población más conectada a redes sociales, se han ido informando de la poca veracidad de estos contenidos, así como de la importancia y seguridad de las vacunas hoy aprobadas. Sin embargo, la población menos conectada simplemente escuchó el rumor de la inseguridad de la vacuna y no se preocupó por investigar más. Hoy son ellos los que continúan creyendo que la vacuna y el virus responden a una maléfica conspiración de dominación mundial.

Otra posible respuesta a la poca intención de vacunarse puede estar dada por una real falta de empatía, un mal que como sociedad nos aqueja. Creer que el sacrificio lo deben hacer otros para uno terminar beneficiado. A esto, se le llama la inmunidad de rebaño, pero para quienes creen en esta alternativa, les informo que no se logra si solo el 45% de la población se vacuna. En países europeos esta tendencia se ve reflejada en algunos de los movimientos antivacunas. Sin embargo, en nuestro país y en especial en nuestra ciudad estos movimientos no gozan, afortunadamente, de gran fortaleza. Lo que sí predomina y cada vez está más enquistado en nuestra sociedad, es el creer que como individuos tenemos derecho a todo, pero no estamos obligados a nada.

Para que la vacuna funcione, tenemos que vacunar la mayor población posible. Es así como funciona este mecanismo. Lo que se busca es erradicar el virus como ha ocurrido con enfermedades como el sarampión, la poliomielitis y la rubéola. Seguramente caben muchas responsabilidades en la forma como se han comunicado los avances y seguridad de las vacunas. Pero lo verdaderamente destacable es que la comunidad científica logró tener en menos de un año más de 11 diferentes vacunas probadas que nos permiten salir de esta pandemia. Ahora que la responsabilidad está en nosotros no podemos ser menos, y debemos asumir nuestra responsabilidad de vacunarnos, no hay excusa, ni por egoísmo ni por ignorancia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS