Escuchar este artículo

La pista de la plata

Enero 03, 2021 - 11:35 p. m. Por: Alejandro Éder

Terminamos un 2020 confuso y duro debido a la pandemia del covid. Si bien este es un mal que ha tocado todos los rincones del mundo, en Cali los efectos adversos infortunadamente han sido y serán más fuertes debido al manejo irresponsable e incoherente que se le está dando a los recursos del pueblo. En medio de una emergencia sanitaria y económica sin precedentes, uno esperaría mucho más de quienes gobiernan hoy nuestros destinos.

A manera de ejemplo, veamos la llamada Feria Virtual y el alumbrado móvil. En el caso de la Feria, la administración aparentemente invirtió -el número real no es claro pues las cifras que entrega la alcaldía no lo son- cerca de $11 mil millones de recursos ciudadanos, un monto que supera los $10 mil millones invertidos al año en las últimas tres Ferias. En la Feria de 2019, los recursos públicos representaron el 65% de la inversión total -el resto se financió con patrocinadores- y el grueso del total se utilizó para pagar graderías, cubrir el canal de aguas de la Autopista Sur, luces, logística, seguridad y gastos similares. Gastos todos que el año pasado no existieron. Además, por cada peso invertido en 2019, la feria devolvió 27 a la ciudad en turismo, rumba, hotelería y restaurantes entre otros. Es decir, de los $16 mil millones invertidos en el año 2019, la Feria dejó medio billón para la ciudad. Ese retorno este 2021 no se verá.

Claramente todos estamos a favor de apoyar a nuestros artistas en medio de la pandemia, pero como he insistido desde marzo, había que apoyarlos todo el año, a todos; no sólo a algunos durante 5 días en diciembre. Si a uno le garantizaran que la totalidad de esos $11 mil millones iban a manos de los artistas y bailarines de Cali, qué mejor. Pero el uso real de la plata de la feria no lo tiene claro ni el presidente de Corfecali como le oímos en una entrevista reciente en La W. Sólo dijo que por unos pocos videos de famosos de la salsa iban a pagar US$150 mil ($540 millones), recursos que han podido financiar las presentaciones de 108 bandas caleñas a $5 millones cada una. Para ver a los grandes de la salsa de manera virtual, recomiendo mejor ver gratis el concierto de la Fania en Zaire en 1974 por YouTube.

Para rematar, en el fin de año la administración invirtió más de $10 mil millones en un alumbrado móvil que dejó mucho que desear en lucimientos y calidad, sobre todo por muy caro. Mejor uso de esa plata hubiera sido arreglar el alumbrado de vías y parques y dotar a toda la ciudad con una decoración navideña austera. Sumados feria y alumbrado son $22 mil millones los mal gastados en fin de año. Esa es la plata que la alcaldía invertirá todo este año en la secretaría de desarrollo económico -la encargada de reactivar el empleo- o la que le recortó al presupuesto de seguridad para este 2021 en medio de un entorno de orden público descontrolado. Mejores usos hay para la plata de todos.

Infortunadamente son muchos más los ejemplos de manejos obtusos e irresponsables de los recursos de nosotros, los caleños. Desde dudas sobre los costos de los mercados distribuidos al inicio de la pandemia, hasta inconformismo por el endeudamiento de $650 mil millones aprobado por el Concejo sin destinación específica. A Jorge Iván Ospina lo exhorto a que rinda cuentas claras a la ciudadanía sobre el destino de cada centavo. Con su historial previo, debería ser el más interesado en hacerlo. Invito a los ciudadanos a que no perdamos la pista de la plata. No estamos para despilfarros o malos manejos, ni tampoco para que nos sigan pintando la cara.

Sigue en Twitter @alejoeder

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS