Navegación del río (I)

Escuchar este artículo

Navegación del río (I)

Mayo 19, 2020 - 11:55 p. m. Por: Alberto Silva

En la segunda mitad del Siglo XIX se inicia la navegación del río Cauca con buques movidos a vapor. En un lapso de cuarenta años, más de veinte buques fueron fabricados en Inglaterra y los Estados Unidos. Desarmados por piezas fueron transportados en barco por el Atlántico hasta Colón en el Caribe panameño. Luego cruzaron el Istmo en ferrocarril hasta Ciudad de Panamá en el Pacífico, donde fueron nuevamente embarcados hasta Buenaventura.

Allá en el puerto debieron re-empacarse en cajas más pequeñas, cargarlas a lomo de mulas y transportarlas por las selvas y los despeñaderos del cañón del río Dagua para trasmontar la Cordillera Occidental hasta Cali, De esta forma épica se dio inicio al proyecto de navegación del río Cauca con barcos de paletas movidas a vapor.
Fue titánico el transporte de toda esa maquinaria y piezas pesadas de esos navíos, halados a rastras con mulas y bueyes, en inmensas caravanas vallecaucanas por la manigua existente en ese tiempo, entre el puerto de Buenaventura y Cali. El primero en operar fue el vapor Cauca construido por la firma Yarrow Ship Builders de Glasgow, Escocia, y armado a orillas del Cauca en Puerto Simmonds, actual puente del Paso del Comercio en Cali, por el alemán Carl Hauer Simmonds y su ingeniero Charles Hardy. Fue botado al agua el 29 de febrero de 1888, período cuando se iniciaba con furor la siembra del café en Manizales y el futuro Eje Cafetero, producto agrícola que se venía transportando a lomo de bueyes hasta Mariquita, para tomar el río Magdalena y salir a Barranquilla en busca de los mercados de ultramar.

Con la apertura del trayecto fluvial por el río Cauca se intentaba cambiar la dirección del trasporte del grano desde la naciente industria cafetera en Caldas vía Mariquita, por la de buques a vapor hasta el pie de la Cordillera Occidental en Cali, pero allí se tropezaba con la mole de la cordillera que se interponía para salir al Pacífico.

Comenzó de esta manera, la última etapa de la deforestación del Valle del Cauca con la tala del poco bosque que aún quedaba en las orillas del río padre y sus afluentes, para alimentar las voraces calderas de los vapores y también del ferrocarril, que desde Buenaventura ya subía las alturas de la cordillera camino al municipio de La Cumbre, el parte-aguas continental entre el valle y el Océano Pacífico

Se preparaba así la futura población del Valle del Cauca al advenimiento del Siglo XX, con su carga de invenciones y descubrimientos científicos antes jamás soñados. Aquel 29 de febrero se rompió la monotonía en el río Cauca con el bramido del vapor Cauca, primer vapor botado al río por el ciudadano alemán Simmonds el cuál surcó la vía acuática partiendo desde el embarcadero bautizado en su nombre: Puerto Simmonds, ubicado bajo el actual puente de la autopista Cali-Palmira llamado ahora Paso del Comercio.

En las orillas del río se alborotaron las loras y guacamayas ante la novedad de ese engendro nunca visto que les pasaba por delante echando humo. Tema que les duró por el resto del día para su habitual conversa. Los micos y monos aulladores no se quedaron atrás y espantados formaron su algarabía de órdago que dicen se alcanzó a escuchar a kilómetros de distancia.

Continuará...

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS