Venezuela empieza el año con 'sismo' económico

Venezuela empieza el año con 'sismo' económico

Enero 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y agencias
Venezuela empieza el año con 'sismo'  económico

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El 30 de diciembre el Banco Central venezolano reveló que el país cayó en recesión en medio de una inflación del 63%, la mayor de América Latina. El 2015, gran prueba para Maduro.

La Venezuela de Maduro terminó el 2014 temblando de miedo y así, o peor, comienza este año: con temblores convertidos ya en amenaza de terremoto. El país, que entró en recesión el año pasado, con un desplome pavoroso en los precios del petróleo y la inflación más alta del continente (63%), sigue empujando más miedo que esperanza en el alma de sus habitantes, cada vez con mayores problemas para conseguir los productos básicos de su canasta, cada vez más desesperados.Y todo se ve aún peor, por ser este, año de elecciones legislativas. El Presidente está obligado a tomar medidas para evitar el caos, pero también parece temer, y contenerse, ante las imprevisibles repercusiones políticas que tendría cualquier decisión, sea cual fuere. No solo está en juego la economía nacional, sino la incalculable herencia de su antecesor: el chavismo.El martes pasado, por ejemplo, se esperaba que Maduro anunciara algunas medidas de política monetaria para revertir la situación, entre ellas la devaluación del bolívar y el aumento del precio de la gasolina más barata del mundo. Pero en tres horas de rueda de prensa sólo presentó algunas metas de su programa de recuperación económica para 2015, sin anunciar nada concreto.La contracción de 2,3% en el PIB del tercer trimestre siguió a las de 4,8% y 4,9% en el primer y segundo trimestres del año, respectivamente, según datos divulgados por el Banco Central de Venezuela (BCV). Además la inflación, índice que no se conocía desde agosto, fue de 4,7% en noviembre para un acumulado de 63,6% en 12 meses. Es la primera vez en el año (lo hicieron el 31 de diciembre) que se divulgan datos oficiales del PIB.El martes pasado, Maduro sin embargo se declaró entusiasta de cara al futuro: “Estoy convencido de que el año 2015 es el año del gran cambio del modelo económico”.¿Una mentira piadosa? ¿O una mentira grosera? El brutal derrumbe de los precios del petróleo, que genera nueve de cada diez dólares disponibles en Venezuela, la caída del Producto Interno Bruto (-4%), un déficit fiscal del 20% del PIB y un creciente malestar que la oposición parece incapaz de capitalizar, delinean un panorama en el que ese “gran cambio” del que habla el presidente Venezolano se ve más que lejano, casi imposible.“Por primera vez en 15 años veo un sistema político vulnerable”, dijo el politólogo John Magdaleno, al analizar la forma en que Maduro ha visto evaporarse el capital político forjado por su mentor. “Hay una situación de escasez y alta inflación que se va a agravar”, le puntualizó Magdaleno a la agencia de noticias AFP. En una entrevista televisada hace poco, el economista y analista político Luis Vicente León previó que lo que viene para Maduro es todo menos un buen tiempo: “La pesadilla de Maduro deben ser las parlamentarias, elecciones que por primera vez (durante la era chavista) se darán en medio de una crisis económica. Si toma medidas, tendrás costos políticos, si no las toma, tendrá crisis en plena ebullición”.Tras la muerte de Chávez en 2013, Maduro ganó la presidencial de abril por 1,5 puntos y en diciembre arrasó en las municipales con 9 puntos de ventaja. Pero un año después, su popularidad llega apenas al 24%, un tercio considera “muy mala” su gestión y más de 8, de cada 10 venezolanos encuestados, creen que el país está mal, según cifras de la consultora Datanálisis.“Ya desde el segundo trimestre estábamos en recesión. Dos trimestres consecutivos de caída en la economía es técnicamente una recesión”, afirmó el economista José Guerra, exgerente de Investigaciones Económicas del BCV. En 2014 una crónica sequía de divisas, llevó al país con las mayores reservas de petróleo del mundo a una acuciante escasez de uno de cada cuatro productos básicos y un alza de la inflación, incluso antes de que el precio del petróleo cayera a la mitad. Parte de este escenario de falta de productos básicos se explica en la caída de 12,3% en las importaciones del sector privado, en una economía que depende de las compras al exterior de alimentos y medicinas, entre otros rubros.El BCV explica los resultados del PIB y la inflación por las protestas opositoras registradas entre febrero y mayo que, afirma, “impidieron la cabal distribución de los bienes básicos a la población y la normal producción de bienes y servicios”, lo que habría redundado en “un repunte inflacionario y en una caída de la actividad económica”.Para hacer frente a lo que, insiste, es sobre todo una derivación de la crisis social, Maduro ha creado el Estado Mayor de Recuperación Económica, que entró a regir este sábado bajo su directa supervisión. De acuerdo con lo que ha dicho, en seis meses ejecutará un plan de recuperación que le permitirá poner las finanzas a flote. ¿Una mentira piadosa? Frente a los reclamos de medidas antinflacionarias, el año pasado el Banco Central tomó una decisión: nunca volvió a difundir datos de inflación. Pero consultoras privadas siguieron midiendo precios y terminaron estimándola en 80% anual, con un pico de 100% para alimentos. No sólo la inflación golpeó a los venezolanos. En marzo de 2014 el índice de escasez que elaboraba el Banco Central, registró la falta de casi uno de cada tres productos. Aunque esa estadística también desapareció, se calcula que ahora faltan más de la mitad de los bienes básicos. El venezolano pasó 2014 buscando aceite, agua embotellada, analgésicos, medicinas, papel higiénico, jabón, ropa interior... Por ello el viajero -cuando consigue boleto- se vuelca a visitar farmacias. “Los nuevos templos del turismo son CVS y Walgreens (cadenas farmacéuticas en EE.UU). Un ‘must’ en la agenda de cualquier viajero. Orlando y sus parques deben esperar. La Orca del Sea World perdió el rating ante el acetaminofén”, escribía este mes el guionista de telenovelas Leonardo Padrón. Y mientras tanto florece el contrabando, por ejemplo de gasolina, según el gobierno, con ganancias superiores al tráfico de cocaína. No es una exageración: un litro de gasolina en Venezuela cuesta medio milésimo de dólar al cambio paralelo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad