Putin presenta plan para salir de crisis en Ucrania, rechazado por Kiev

Putin presenta plan para salir de crisis en Ucrania, rechazado por Kiev

Septiembre 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AFP

El conflicto ucraniano se ha cobrado ya más de 2.600 muertos y ha abierto la crisis más grave entre Occidente y Rusia desde el fin de la Guerra Fría.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, presentó el miércoles un plan para solucionar el conflicto en el este de Ucrania, que fue rechazado por Kiev al considerarlo una "cortina de humo". Putin presentó su plan para alcanzar un cese del fuego tras una conversación telefónica poco antes con su homólogo ucraniano Petro Poroshenko. Pero el primer ministro ucraniano Arseni Yatseniuk rechazó el plan de Putin, al considerar que se trata solo de una "cortina de humo" para evitar las sanciones occidentales. "Este nuevo plan es una cortina de humo destinada a la comunidad internacional antes de la cumbre de la OTAN y una tentativa para escapar a inevitables decisiones de la Unión Europea para nuevas sanciones contra Rusia", declaró Yatseniuk en un comunicado.Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, instó a la OTAN a enviar "un mensaje inequívoco de apoyo" a Kiev, al tiempo que Polonia anunciaba que este mes tendrán lugar ejercicios militares internacionales liderados por Estados Unidos en el oeste de Ucrania. Putin dijo confiar en que Ucrania y los separatistas prorrusos del oriente ucraniano alcancen esta semana "un acuerdo definitivo". "Pienso que el 5 de septiembre, durante la reunión del grupo de contacto, podría alcanzarse y fijarse un acuerdo definitivo entre las autoridades de Kiev y las del sureste de Ucrania", dijo, citado por la agencia RIA-Novosti, durante una visita a Mongolia. El grupo de contacto sobre Ucrania está formado por representantes de Kiev, Moscú y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). La misma agencia añadió que el mandatario ruso ha presentado un plan en siete puntos para solucionar la crisis en el este de Ucrania, que incluye el fin de las operaciones militares del ejército ucraniano y de los separatistas prorrusos, y un intercambio de prisioneros. Putin aclaró así la posición de Moscú, después de una serie de declaraciones contradictorias de la presidencia ucraniana y el Kremlin. En un primer momento, la oficina de Poroshenko anunció que éste había acordado con el presidente ruso un alto el fuego duradero en el este de Ucrania. Poco después el Kremlin se desmarcó de esta versión, diciendo que Rusia no ha negociado ningún acuerdo, porque no es parte del conflicto armado en curso desde abril entre el ejército ucraniano y los secesionistas. Tras esto, la presidencia ucraniana matizó sus afirmaciones en un nuevo comunicado, indicando que en la conversación telefónica, Poroshenko y Putin alcanzaron "un acuerdo sobre el régimen de alto el fuego en el Donbass (región del este ucraniano donde se dirime el conflicto)". "Las partes alcanzaron un entendimiento sobre los pasos que facilitarán la paz", añadió ese segundo comunicado. Rusia no ha dejado de desmentir su implicación en la crisis ucraniana, pese a las acusaciones de los países occidentales y de la OTAN, que afirmó que Moscú desplegó armamento y más de 1.000 soldados en el país vecino. "Si Rusia está efectivamente (...) dispuesta a encontrar un acuerdo político, es una cosa que queremos con todas nuestras fuerzas", dijo el presidente norteamericano Barack Obama tras este cruce de declaraciones. "Pero eso implica respetar las normas internacionales, y no es lo que hemos visto en Ucrania", agregó. Por su parte, Alemania vio "un signo de esperanza" en Ucrania, pero expresó dudas sobre las intenciones de "la parte rusa". Obama también instó a la OTAN a enviar "un mensaje inequívoco de apoyo" a Ucrania y a "dejar abierta la puerta" a nuevos miembros. "La OTAN tiene que asumir compromisos concretos para ayudar a Ucrania a modernizar y reforzar sus fuerzas de seguridad", dijo el mandatario en la capital de Estonia, antes de asistir el jueves y el viernes a la cumbre de la OTAN en Newport, en el País de Gales. Además, "tenemos que reafirmar el principio que siempre guió a nuestra alianza: para los países que cumplen con nuestras condiciones y pueden contribuir a la seguridad de la Alianza, la puerta permanecerá abierta", declaró. Ucrania reactivó la semana pasada su proyecto de adhesión a la OTAN y ha pedido "ayuda práctica" a la Alianza Atlántica. En este contexto, el ministerio polaco de Defensa anunció que este mes tendrán lugar en el oeste de Ucrania ejercicios militares liderados por Estados Unidos. En las maniobras, llamadas "Rapid Trident 14", participarán cientos de soldados aliados, entre ellos españoles, británicos, alemanes, búlgaros, polacos, rumanos, lituanos y noruegos, en cooperación con las unidades ucranianas. EEl conflicto ucraniano se ha cobrado ya más de 2.600 muertos y ha abierto la crisis más grave entre Occidente y Rusia desde el fin de la Guerra Fría.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad