Papa Francisco critica corrupción y ataca a las élites durante visita a favela de Río

Escuchar este artículo

Papa Francisco critica corrupción y ataca a las élites durante visita a favela de Río

Julio 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

El papa Francisco arribó este jueves a la favela Varginha, donde miles de sus moradores y los de comunidades cercanas vivían un día de fiesta con cantos y oraciones en las calles encharcadas por las lluvias.

El papa Francisco en su primer viaje internacional durante su pontificado visitó este jueves una favela de Río de Janeiro, donde le pidió a sus habitantes conservar la esperanza aún frente a la corrupción mientras fustigó a los ricos, a quienes les pidió poner fin a la "cultura del egoísmo" , que ha marginado a los pobres de la sociedad. Fue una clara referencia a las violentas protestas que paralizaron varias ciudades del país en las últimas semanas cuando miles de brasileños, enfurecidos por una rampante corrupción, la mediocre prestación de los servicios públicos y la irrelevancia de la clase política brasilera, se tomaron las calles. En este viaje, el mensaje del papa también ha fustigado elites políticas y ha motivado a la juventud para para luchar por sus ideales, combatir la exclusión y las desigualdades. La favela hace parte de una zona extremadamente violenta y conocida por los lugareños como la `Franja de Gaza'. Pese a las fuertes medidas de seguridad y a una pertinaz lluvia, la presencia de Francisco energizó a los habitantes del lugar, a quienes abrazó y besó, sin importar que fueran bebés, jóvenes, o viejos y bendijo el altar mayor de una iglesia del barrio. Luego, rezó frente a una réplica de la patrona de Brasil, la Virgen de Aparecida, y entró a una vivienda amarilla donde visitó a sus moradores. El acceso a la residencia estaba restringido por razones de seguridad y no se pudo saber de inmediato qué conversó o hizo Francisco durante los diez minutos que duró la visita. Diego Rodrigues, de 26 años e inspector de un colegio, y amigo de la familia de los moradores de la vivienda, dijo que Francisco saludó a cada persona "y después rezó un ave maría con el grupo... nos dio un rosario a cada uno, se tomó fotos con todos y abrazó a cada uno" . "Fue muy emocionante, es indescriptible, nunca sentí nada igual, no tengo palabras para describirlo", dijo el joven que estaba en la vivienda cuando el papa entró. "Creo que todo el mundo se quedó sin habla, a excepción del papa". Siguiendo el ejemplo del papa Juan Pablo II, quien visitó dos favelas durante un viaje a Brasil en 1980 y la Madre Teresa de Calcuta, que visitó Varginha en 1972, Francisco le pidió a los residentes de la barriada que no se desanimaran. "Sean los primeros en tratar de hacer el bien, de no habituarse al mal, sino a vencerlo" , dijo. Las Misioneras de la Caridad, orden a la que pertenecía la Madre Teresa de Calcuta, han permanecido en la barriada desde entonces. En un nuevo pronunciamiento político, Francisco criticó el jueves la corrupción de aquellos que no buscan sino su bien personal y llamo a los jóvenes a no desanimarse porque la realidad y el hombre mismo pueden cambiar. "Queridos jóvenes, ustedes tienen una especial sensibilidad ante la injusticia, pero a menudo se sienten defraudados por los casos de corrupción, por las personas que, en lugar de buscar el bien común, persiguen su propio interés" , dijo el papa. A todos "les repito: nunca se desanimen, no pierdan la confianza, no dejen que la esperanza se apague. La realidad puede cambiar, el hombre puede cambiar" . Desde que asumió su pontificado en marzo, Francisco ha sostenido el mensaje de que la iglesia tiene que estar más cerca de la población y ayudar a los más necesitados. "Quienes tienen más recursos, a los poderes públicos y a todos los hombres de buena voluntad comprometidos en la justicia social: que no se cansen de trabajar por un mundo más justo y más solidario", dijo. El pueblo brasileño "especialmente las personas más sencilla, pueden dar al mundo una valiosa lección de solidaridad, una palabra a menudo olvidada u omitida, porque es incómoda... al punto que parece una mala palabra" , destacó el santo padre al subrayar que "siempre se puede agregar más agua al (asterisk)feijao(asterisk)" o los frijoles, o sea que siempre se puede compartir con los demás. La pequeña comunidad se vio inundada de fieles y escoltas ataviados con impermeables y sombrillas para recibir al jefe de la iglesia católica, que caminó hasta el lugar en medio de fieles que se acercaban y a quienes saludaba con la mano o dándoles una palmada en el brazo. "Es bueno tener un papa que va al encuentro de la juventud, que anda en la lluvia, que pisa este suelo bañado de sangre, que muchas veces es la sangre de nuestra juventud", dijo el residente de la favela Edgar Manzur. La lluvia y el frío han sido compañeros inseparables del papa Francisco, que arribó a Brasil el lunes, y de más de un millón de jóvenes que vinieron de muchos países de la región a participar la Jornada Mundial de la Juventud. Trasladan sede de actos finales de visita del Papa El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que la misa que el papa Francisco tenía programada para el domingo ha sido trasladada de una zona rural, ubicada a unos 50 kilómetros al oeste de Río, a la playa de Copacabana porque las lluvias han hecho de ese lugar un lodazal. Las principales actividades de esta jornada, prevista entre el 22 y 28 de julio, se celebran en la playa de Copacabana, vigilada constantemente por cuatro navíos patrulla y 22 embarcaciones de menor tamaño, mientras 800 soldados supervisan el tránsito y la movilización de los peregrinos. Según la agenda original, el domingo oficiaría la misa final de la XXVIII JMJ en el Campus Fidei de Guaratiba, donde se ha erigido un altar.Tras la misma recitaría el ángelus y anunciará la ciudad que acogerá el próximo encuentro mundial de los jóvenes católicos.Los aplausos y las ovaciones de los miles de asistentes resonaban en la cancha de fútbol de Varginha mientras el papa se dirigía desde lo alto de un palco pintado de blanco y amarillo, los colores del Vaticano. "No dejemos entrar en nuestro corazón la cultura de lo descartable" , pidió Francisco a los jóvenes entre gritos de los asistentes de "Francisco, yo te amo" . Poco antes, Rangler dos Santos Irineu dio la bienvenida oficial al sumo pontífice a la favela diciendo: "muchos nos preguntan porque esta comunidad fue escogida para recibir su visita y es esta la pregunta que también nosotros nos hacemos. Al final, esta comunidad de Varginha tiene una historia común con la mayoría de las comunidades (pobres) de Rio de Janeiro" . La respuesta es "porque somos pequeños, pobres, olvidados e incluso delante de los aplausos y luces, permanecemos fieles a Dios, sencillos, humildes y sencillos", agregó Irineu. Al conocerse que el papa visitaría Varginha, el siete de mayo, la alcaldía de Río de Janeiro decidió iluminar y asfaltar las calles y recoger la basura. "Todo aquellos que no era parte de lo cotidiano de los moradores (del barrio) se hizo realidad y esperamos que pueda continuar de esa forma", dijo Irineu. Policías y voluntarios se apostaron a ambos lados de la calle central de Varginha, salpicada de casas y comercios, para resguardar al papa mientras que helicópteros sobrevolaban el lugar francotiradores estaban apostados en techos de edificios cercanos. Varginha es una de las más pequeñas favelas de más de 1.000 que tiene Río. Está rodeada por dos canales de aguas negras, cuenta con una avenida principal muy transitada y un teleférico cuyo estrépito resuena en las alturas. La policía se tomó la barriada en enero y expulsó a una banda de narcotraficantes conocida como el Comando Rojo, y montaron una estación policial permanente, en un lugar que ha carecido de cualquier presencia gubernamental durante décadas. La toma del barrio hace parte de un programa masivo de pacificación de la ciudad iniciado en 2008 para asegurar que Río fuera una ciudad segura antes de la Copa Mundo, que se celebra el año entrante, y de los Juegos Olímpicos de 2016. Tras su visita a Varginha, Francisco se dio el gusto de reunirse con sus compatriotas argentinos en la catedral de Rio de Janeiro, en un breve acto dónde dio rienda suelta a su acento argentino y donde dijo que la sociedad contemporánea no cuida de los ancianos y que existe "una especie de eutanasia escondida... pero también una eutanasia cultural, no se los deja hablar, no se los deja actuar" . A los jóvenes les pidió que "por favor no se metan contra los viejos, déjenlos hablar... sepan que en este momento ustedes los jóvenes y los ancianos están condenados al mismo destino: exclusión" . Afuera de la catedral, miles de argentinos no pudieron ingresar debido a las largas filas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad