Opinión: Je Suis Charlie, sin islamofobia

Opinión: Je Suis Charlie, sin islamofobia

Enero 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Victoria Fontan | Docente de la Universidad Javeriana, francesa y experta en el EI
Opinión: Je Suis Charlie, sin islamofobia

Victoria Fontan, docente de la Universidad Javeriana, francesa y experta en el Estado Islámico.

El trasfondo del ataque es la desastrosa política internacional que ha escogido Francia.

El miércoles el magazín francés Charlie Hebdo fue brutalmante atacado por tres autoproclamados enviados de Al Qaeda, todos ciudadanos franceses. Cabu, uno de los caricaturistas asesinados, fue el presentador de Récré A2, un famoso programa francés similar a Plaza Sésamo, trasmitido en los 80. Hoy toda una generación de franceses que creció con él se hace la misma pregunta: ¿Por qué Cabu, un símbolo de la cultura francesa, ha tenido que morir por su irreverencia, su caústico humor? ¿No nos está permitido reír más? Cabu murió con otros colegas, junto a una valiente policía quien trató de parar la carnicería. A medida que el ataque tuvo lugar, los asaltantes supuestamente mencionaron su conexión con Yemen, y que el profeta había sido vengado. En el 2006, el magazín había republicado una infame caricatura del profeta Mahoma, en solidaridad con su autor, un caricaturista danés, que había sido amenazado de muerte.La escena política francesa se ha reunido para condenar el ataque en lo que los periodistas llaman un nationale unité, una unidad todo-partidista contra los actos de terrorismo; decenas de franceses salieron en la noche del miércoles a las calles en muestra de solidaridad. Su eslogan Je Suis Charlie, es un claro recuerdo de que el odio no prevalecerá y que la libertad de expresión es fundamental para la cultura francesa.Uno de los sospechosos, Cherif Kouachi, ya había sido sentenciado en 2008 por reclutar jóvenes para viajar a Iraq. En ese momento, él dijo que había sido motivado por las fotos de tortura de la cárcel de Abu Ghraib. Desde su campaña en Mali, Francia es ahora percibida por hacer la guerra contra el Islam. Su alianza con Estados Unidos contra el Estado Islámico, en septiembre pasado, ha alentado a los seguidores de este grupo a promover asesinatos a lo que han llamado “reconcorosa y sucia” Francia. Este llamado no ha caído en oídos sordos. Este ataque viene después de muchos otros anuncios advirtiendo a los servicios de seguridad franceses.Jóvenes musulmanes privados de sus derechos, quienes escogieron el recurso de la violencia. No solo los atacantes al magazín, sino cientos de jóvenes reclutados para viajar a Siria para unirse a las filas del Estado Islámico no nacen en el vacío. El combustible de su ira es una estructura social que los humilla y un Estado que los acosa. Si estos jóvenes hubieran tenido la oportunidad de acceder a un empleo y de ser considerados una parte igual de la sociedad francesa, posiblemente no hubieran optado por la violencia.El problema de estos jóvenes muestra el fracaso del Estado Francés, donde entre la población se incrementa cada vez más la islamofobia y no es visto como nada malo insultar el derecho a la religión por encima de otros derechos considerados sagrados en la sociedad francesa.Mientras Charlie Hebdo fue el objetivo de este ataque por su pasada publicación de la caricatura del Profeta Mahoma, el trasfondo de ese ataque es la desastrosa política internacional que ha escogido Francia.Lea también: Charlie Hebdo lanzará un número "superviviente" de un millón de ejemplares

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad