Opinión: Estados 'Desunidos' de Europa

Opinión: Estados 'Desunidos' de Europa

Julio 25, 2018 - 11:07 a.m. Por:
Enrique Falquez Segovia / Médico colombiano residente en Barcelona
Cataluña España

Manifestaciones en Cataluña.

Agencia EFE

Por más ilusionante que nos parezca el proyecto europeo, a día de hoy carece de un espacio jurídico común homologable a todos los países que lo conforman. A resultas de esto, los exgobernantes independentistas y golpistas de Cataluña toman ventaja con toda la carga desmoralizadora que para la mitad de sus compatriotas de país y la totalidad de los habitantes de la España no catalana, conlleva.

Si Europa existe tal como la conocemos hoy, es, y solo es, por la voluntad expresa de los sobrevivientes de las dos grandes guerras del siglo pasado, quienes se quisieron dar un espacio común sin fronteras, que persuadiera a dirigentes iluminados de no querer anexarse al vecino.

Si a eso le sumamos el deseo expreso de esos mismos habitantes de vivir bajo el único sistema de gobierno que a pesar de sus defectos, exalta la libertad humana y promueve la carta fundamental , estamos ante la quinta esencia fundacional de la Unión Europea: paz y democracia.

Pero este cuento tan bonito y que ha cumplido con creces con sus motivaciones fundacionales, es, como todo sistema complejo de autogobernanza, imperfecto y pleno de defectos. Uno de ellos ha permitido recientemente que un tribunal de primera instancia de cobertura provincial en la Alemania federal, haya puesto en entredicho la investigación profunda y cimentada que el tribunal supremo español ha hecho durante nueve meses acerca del golpe de estado perpetrado por los independentistas catalanes contra el estado español y sus instituciones.

El señor Carles Puigdemont , expresidente de Cataluña y cabecilla de dicho golpe, tiene pendiente ser juzgado en España por los delitos de sedición, rebelión y malversación de caudales públicos. Para evitar la acción de la justicia y antes de que el país despertara, Puigdemont se fugó dos días después de haber declarado solemnemente la independencia de Cataluña. Una euroorden de extradición expedida por España ha sido puesta en entredicho por el tribunal menor de la provincia de Schleswig-Holstein y el fugado no será extraditado a España por TODOS los delitos cometidos, si no solo por el de malversación, cuyas penas sólo suben a doce años. Y digo solo, porque si se le juzga por el mayor de los delitos, sedición y rebelión, las penas suben hasta treinta, que es lo que merece.

En estas circunstancias y ante el aparente ridículo en el que queda la justicia española, el juez del tribunal supremo español decidió retirar la euroorden para poder juzgar a Puigdemont en España, si vuelve, por todos los delitos y no solo por parte de ellos. Y aquí se evidencia el enorme agujero al que Europa se ve abocada a remendar. Ninguno de los fugados de esta causa asentados en países europeos, Belgica, Escocia y Alemania, será devuelto para ser juzgado en España. Vergüenza de proyecto europeo!…y desánimo de la población, atacada desde adentro por golpistas obstinados que huyen a países “amigos” que se niegan a devolverlos; imperfección enorme de las bases jurídicas que diseñaron la euroorden, la cual funciona como un reloj si se trata de un narcotraficante, asesino o terrorista pero hace la vista gorda con los que han tratado de desmembrar España practicando la deslealtad y el golpismo. Algo vital para el proyecto europeo va mal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad