Musulmanes en Francia, preocupados por represalias tras ataques terroristas

Musulmanes en Francia, preocupados por represalias tras ataques terroristas

Enero 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias

Varios ataques contra lugares de culto musulmán se han derivado de los atentados en París en los últimos días.

La tensión en los últimos tres días ha sido la última gota que se derrama en una historia de amores y odios entre los franceses y los musulmanes que viven en “el país de la libertad” desde hace más de medio siglo. Lea también: Doble secuestro concluye en Francia con muerte de tres yihadistas y cuatro rehenesDisparos contra una mezquita en Le Mans, un hostigamiento en una sala de rezo en Port-la-Nouvelle y una explosión de origen criminal en Villefranche-sur-Saône, delante de un restaurante kebab, son algunos de los ataques contra musulmanes derivados de los atentados en París. Aunque ninguna de estas respuestas violentas en varias regiones del país ha cobrado víctimas, sí han puesto sobre la mesa la posibilidad de fuertes represalias contra el pueblo musulmán en Francia, que cuenta con un promedio de entre 3,5 y 5 millones de miembros.“Evidentemente se trata de alguien que ha creído conveniente vengarse de algo o alguien”, declaró el fiscal David Charmatz, interrogado sobre un posible vínculo con el atentado a Charlie Hebdo.Es por eso que el mensaje de imanes de las principales mezquitas de Francia no se ha hecho esperar y condenaron en su tradicional rezo del viernes la violencia cometida en el nombre de su religión. Tanto en París como en el resto del país los imanes de las 2300 mezquitas francesas “condenaron con la mayor firmeza la violencia y el terrorismo” en sus oraciones.“Denunciamos con la más fuerte determinación estos crímenes detestables cometidos por terroristas, cuya acción criminal amenaza nuestra voluntad de vivir juntos”, dijo el presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) , Dalil Boubakeur.En las mezquitas, los imanes criticaron a los yihadistas que dijeron estar vengando al profeta Mahoma. “La gente que lanzó un ataque en nombre del islam no son musulmanes (...) El profeta no ha defendido la violencia contra los no musulmanes”, declaró Abdel Qader Achour, representante del centro fundamentalista Omar Ibn al Khattab, ubicado en París. Frente a una posible venganza, el presidente francés, François Hollande, pidió que no se segregue a la comunidad musulmana francesa e instó a la prudencia para interpretar la  ola de violencia desatada desde el miércoles en la Ciudad Luz, mientras la ultraderecha francesa, con Marie Le Pen a la cabeza, propuso unplebiscito para implementar la pena de muerte. “(Los atacantes) son fanáticos, no tienen nada que ver con la religión musulmana”, indicó en su mensaje televisado. El Mandatario agregó que “tenemos que demostrar nuestra determinación a luchar contra todo lo que pueda dividirnos y en primer lugar ser implacables con relación al racismo y el antisemitismo”.El mandatario francés, tras el dramático desenlace de la doble toma de rehenes por yihadistas, dijo que Francia supo “hacer frente” a esos ataques pero advirtió que “no ha terminado con las amenazas” que pesan sobre el país. Sobre la posibilidad de nuevos ataques de grupos terroristas en Francia y en otros países europeos, coincide el analista internacional Enrique Serrano, quien considera que el terrorismo es una herramienta útil para “atraer y provocar a los medios de comunicación”. Para el economista caleño Cesar López, radicado desde hace nueve años en Francia, pese a las provocaciones del semanario Charlie Hebdo, el atentado no era algo que se esperara. “Este ataque impactó al pueblo debido a sus principios de libertad de expresión, lo cual es algo fundamental en la República. Además, el resultado de 20 personas asesinadas en el transcurso de tres días es un hecho que ha tomado a todo el mundo por sorpresa”. Frente a posibles ataques contra la comunidad musulmana, el economista lo considera poco probable, debido a la estrecha relación entre comunidades y a su percepción de la cultura de los franceses. “Si bien hay temor, la cantidad de gente en las calles es la misma. Muchos se han dirigido a las instalaciones del semanario para llevar flores o mensajes de solidaridad. Lo mismo ha sucedido en los alrededores del supermercado judío”. Mientras que en París se ha declarado la alerta de atentado, López señala que la sensación de seguridad es amplio, debido al refuerzo de 9000 agentes de la policía en el distrito de París y la rápida acción de las autoridades. “Aunque se tiene un balance negativo en cuanto al número de muertos, el hecho de encontrar a los presuntos responsables en menos de 48 horas es una muestra de un servicio eficiente”, concluye el caleño residente en Francia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad