"Los medios se levantarán como el Fénix": director de El Nacional de Venezuela

"Los medios se levantarán como el Fénix": director de El Nacional de Venezuela

Diciembre 16, 2018 - 07:45 a.m. Por:
Kelly Sánchez / Reportera de El País
Miguel Henrique Otero

Miguel Henrique Otero, director del periódico independiente venezolano El Nacional.

Agencia EFE

En los kioscos de periódicos de Venezuela hasta el viernes se vendió la edición impresa del diario más importante de este país, El Nacional, y sin embargo, Miguel Henrique Otero, el presidente editor, quien desde 2015 vive exiliado en España, está convencido de que este episodio no es más que un paréntesis.

Desde hace seis años, cuando el Gobierno venezolano empezó a encarecer el papel, Otero supo que el día de apagar la rotativa llegaría más temprano que tarde, pero aguantaron hasta donde fue posible.

“Habíamos ‘sobre-stockeado’ el periódico, es decir, teníamos mucho papel. Después hubo solidaridad de periódicos del continente (...) Después teníamos algunos ahorros que invertimos comprando papel y, finalmente, racionamos el consumo de esa materia prima”, explicó.

Aunque vive el suceso como un momento de duelo, también lo ve como una oportunidad. “Quizás estamos saltando muchas etapas para llegar a lo que los periódicos del mundo van a terminar haciendo inevitablemente”.

¿Hace cuánto empezaron a pensar en decirle adiós a la edición impresa de El Nacional?

Hace seis años nosotros pensamos que no íbamos a durar más de seis meses produciendo el impreso, porque la fórmula que creó el Gobierno con una corporación en la que centralizó la compra de papel a dólar preferencial -nosotros teníamos que comprar a dólar libre- hacía imposible, desde todo punto de vista, surtir de papel al periódico porque el diferencial cambiario era más de mil a uno. Ni en las peores épocas de la Unión Soviética el diferencial cambiario llegó a algo parecido.

¿Entonces cómo hicieron para sobrevivir desde entonces?

Habíamos ‘sobre-stockeado’ el periódico, es decir, teníamos mucho papel. Después hubo una solidaridad de periódicos del continente y organizaciones como El Diario, por ejemplo, nos dieron papel para poder mantenerlo. Después teníamos algunos ahorros que invertimos comprando papel, así fuera a pérdida, y finalmente racionamos el consumo de papel: el número de ejemplares producidos y la paginación.
Esos seis meses que pensamos que iba a durar fueron seis años. Pero al final hacíamos un periódico de 15 páginas, 10.000 ejemplares; no salíamos ni lunes ni sábado. Podíamos seguir así e íbamos a terminar con pliego de una página y 1000 ejemplares, pero eso mata la marca, entonces dijimos vamos a parar.

Vea también: 'Video: sindicato venezolano responsabiliza a Maduro del cese de circulación de El Nacional'.

"A mediados de año sabíamos que era muy difícil llegar a final de año y, aún así, llegamos hasta el 15 de diciembre, pero sabíamos que eso iba a pasar. No es que de repente nos dimos cuenta, lo sabíamos. Era Crónica de una Muerte anunciada",
Miguel Henrique Otero,
director de El Nacional.

¿Consideran volver a prender la rotativa algún día?

Yo digo que esto es un paréntesis, paramos porque sabemos que se trata de algo temporal, que ahora dependemos de que exista ese régimen, pero la rotativa sigue allí, eso no se echa a perder, son tecnologías prehistóricas, queda allí y la activaremos cuando podamos volverlo a hacer.

¿Cómo hace para llevar la dirección del periódico en el exilio?

Todo es gracias a que tenemos un personal allá muy responsable, muy profesional, con mucha experiencia, que gerencia por una parte, que maneja la parte editorial y que puede manejarse de esa manera. A esta gente se le delega ese trabajo y lo ha hecho muy bien.

¿Qué es lo que más le duele de este cierre?

El Nacional es un periódico emblemático, es un periódico de la cultura periodística, de las ideas modernas, el periódico de la pluralidad. Si, por ejemplo, en un kiosco la gente pedía El Nacional y solo tenían El Universal, no lo compraban; y si la gente pedía El Universal y solo había El Nacional, se lo llevaban sin problema. El lector de El Nacional no compraba otro periódico, el lector del Universal sí se llevaba El Nacional. La fidelidad del lector era fuerte.

¿Qué representaba ese periódico para los venezolanos?

Algo histórico. Es una pertenencia con el país, una pertenencia cultural del venezolano, muchos de los cuales aprendieron a leer leyendo El Nacional. Era el periódico de la formación cultural del venezolano de clase media, del venezolano medianamente ilustrado.

¿Hay temor porque continúe la persecución al diario digital?

Siempre nos persiguen, no es que ahora nos vayan a perseguir, nos han perseguido todo el tiempo y la violencia contra los periodistas ha sido grande por parte de las autoridades. Si algo ha hecho el Gobierno es perseguir tanto a los del impreso como a los del puntocom, no pueden ver a un periodista del puntocom tomando fotos con una cámara sin que lo agredan.

¿Qué va a pasar con los periodistas del impreso?

Trabajarán en el puntocom.

¿Todos?

Todos.

¿Pero ha habido recorte de personal desde que inició el declive?

Hace ocho años éramos 1100 personas y ahora somos 280 porque hemos eliminado el periódico popular, eliminamos el gratuito, eliminamos suplementos, nos hemos concentrado en el impreso y en el puntocom. Todo lo demás lo eliminamos porque es un modo de sobrevivencia ante un régimen que quiere destruirnos. Entonces nos concentramos en el corazón de la empresa que es el impreso y el puntocom.

Lea también: '"Seguiremos dando la batalla": El Nacional de Venezuela en su última portada impresa'.

"Yo me hice allí. Desde pequeño iba al periódico con mi padre, que fue el fundador. Para mí este periódico es mi segunda casa, lo será toda la vida",
Miguel Henrique Otero,
director de El Nacional.

¿Toman este episodio como una oportunidad?

Lo tomamos como un duelo, pero sabemos que es una oportunidad porque lo que está sucediendo con los periódicos impresos y la migración a internet va a obligar, en un momento determinado, a que los periódicos fortalezcan la web y el impreso terminará siendo un producto derivado de la web. Todavía no hay muchos periódicos en el mundo que sean así, pero hacia allá va la ruta.

A nosotros nos están obligando a hacer eso de una manera brutal, pero es lo que estamos haciendo, entonces quizás estamos saltando muchas etapas para llegar a lo que los periódicos del mundo van a terminar haciendo inevitablemente.

¿Cuál es la estrategia del Gobierno venezolano para ir silenciando los medios de comunicación en el país?

Ellos fueron por etapas: primero la radio y la televisión, aprobaron la Ley Resorte, cerraron Radio Caracas Televisión con esa ley y lograron la autocensura de toda la radio y la televisión en Venezuela. Ahora no sale nada que no sea música y entretenimiento. Después fueron por los periódicos, aplicaron todo tipo de represión, pero al final lo que les funcionó fue encarecer el papel, porque ahí sí no hay manera de sobrevivir, toda esta política de precio diferencial cambiario para que los periódicos no pudieran adquirir papel. Con la web lo que están haciendo es bloqueando, eso es lo que les funciona.

¿Qué representa este episodio para la libertad de expresión?

Es un mal momento para la libertad de expresión en nuestro país. Cada vez hay menos posibilidades de expresión, cada ventana la cierran. La represión en Venezuela ha sido muy sofisticada, han ido cerrando las posibilidades valiéndose de diferentes mecanismos. Sin embargo, lo cierto es que, a pesar de la represión, el país se entera de todo lo que pasa por uno u otro medio.

¿Cómo ve el futuro de los medios en Venezuela?

Hoy están muy mal, pero lo que pasa es que no creo que ese régimen dure mucho y cuando el régimen se acabe, los medios se levantarán como el ave Fénix. Los periodistas están, las rotativas están, los lectores están, lo que no hay es la posibilidad de hacer periodismo.

¿Qué les dice a sus lectores?

Que vamos a seguir luchando, que El Nacional es un guerrero y como guerrero le cierran una puerta y abre otra; es un afianzamiento de nuestra misma personalidad como medio crítico, luchador y que está dispuesto a seguir denunciando. No nos vamos a doblegar, vamos a seguir batallando, vamos a seguir informando, vamos a seguir siendo fieles con nuestros lectores y fieles con lo que es la información.

Regresión

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) consideró el cese de la versión impresa del diario El Nacional como “una regresión más a la libertad de prensa con un régimen que sigue destruyendo los derechos de sus ciudadanos, el país y la democracia”.

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, se solidarizó en nombre de la organización “con El Nacional, su presidente editor Miguel Henrique Otero, y con todos los periodistas y trabajadores, quienes sufren este nuevo y grave atentado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad