Los editoriales con los que 300 diarios estadounidenses contraatacan a Trump

Los editoriales con los que 300 diarios estadounidenses contraatacan a Trump

Agosto 19, 2018 - 05:24 p.m. Por:
María Fernanda Payán / Corresponsal de El País en Washington
Donald Trump Estados Unidos

Como famoso de los reality shows y como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha mantenido una relación de codependencia con la prensa, a la que considera “enemigo del pueblo” en una respuesta visceral a sus críticas, pero a la que utiliza para movilizar a su base electoral.

Agencia EFE

Más de 300 periódicos de todo Estados Unidos publicaron el pasado jueves editoriales sobre los ataques que ha realizado el presidente de ese país, Donald Trump, a la prensa nacional.

En un esfuerzo conjunto, los medios de comunicación iniciaron un movimiento para defender la libertad de informar y resaltar que la violación de la misma supone un ataque a la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense.

Ante el llamado que hizo The Boston Globe para reunir a todos los diarios, semanarios y revistas para denunciar esas acusaciones, se utilizó la etiqueta #EnemyOfNone (enemigos de nadie) para referirse a la protesta sobre los ataques a la prensa por parte del Mandatario.

“Llamar a la prensa ‘el enemigo del pueblo’, al igual que va contra los valores estadounidenses, es también un peligro para el tejido cívico que hemos compartido durante más de dos siglos”, indicó el editorial de The Boston Globe, que fue respaldado por The New York Times, Miami Herald y Denver Post.

Trump respondió con un mensaje en su cuenta oficial de Twitter criticando y burlándose de los problemas financieros que tuvo el Boston Globe y de crear una colusión con otros periódicos por una prensa libre.

“The Boston Globe que antes fue vendido al New York Times por 1.3 Billones de Dólares (más 800 millones de dólares en perdidas e inversiones), o 2.1 Billones de dólares, fue vendido después por el Times por 1 Dólar. Ahora el Globe está en Colusión con otros periódicos por una prensa libre. Pruébelo!”, fue el diciente mensaje del magnate norteamericano.

Y agregó: “El hecho es que la prensa es LIBRE para escribir y decir todo lo que quiera, pero gran parte de lo que dice son NOTICIAS FALSAS, impulsando una agenda política o simplemente tratando de dañar a la gente”.

Agresiones como esa, que se han multiplicado durante las últimas semanas, han generado reacciones en los editoriales que de una u otra forma emiten el mismo mensaje de protesta sobre lo que Trump llama ‘fake news’ (noticias falsas) y de nombrar a los periodistas como “el enemigo del pueblo”.

Lea también: 'Más de 300 diarios de EE. UU. publicaron editoriales contra ataques de Trump a la prensa'.

Uno de los hechos más conocidos que enmarcan la situación es el caso de la periodista de CNN, Kaitlan Collins, quien fue vetada en un acto en la Casa Blanca al que habían sido convocados los medios de comunicación.

Emiliana Molina, corresponsal de NTN24 para la sede del Gobierno Nacional, sostiene que la libertad de prensa es un derecho y el hacer preguntas es parte de su trabajo como periodista, que no siempre va a ser del agrado de los políticos. “Eso no significa que nos pueden censurar o vetar de ruedas de prensa para que ellos puedan controlar que información se difunde”, agrega.

A su vez, José Aristimuño, consultor político y presidente de la firma NOW Strategies en Washington DC, afirma que este episodio muestra una vez más que Trump quiere fomentar un gobierno autoritario en donde su palabra es la última y en donde no hay una prensa libre que deje al pueblo pensar en otras posibilidades.

“No solo los medios son los que están en peligro sino también la propia democracia, que está siendo atacada por el Presidente de los Estados Unidos”; indica.

Como este incidente, existen muchos más, como el caso de Jorge Ramos, de Univisión, la cadena en español más grande del país, quien fue expulsado de una conferencia de prensa por realizar varias preguntas al candidato sobre sus propuestas en materia de inmigración.

Las frustraciones de reporteros y casas periodísticas han incrementado desde que el magnate llegó a la Presidencia de Estados Unidos y es la primera vez en la historia que estas tensiones están generando una crisis histórica en la mayor potencia del mundo frente a la libertad de prensa.

Ya se habla de muertes inexplicables de periodistas y empleados de medios de comunicación y por esta razón es considerada una de las naciones más peligrosas para el desempeño del oficio según el Comité para la Protección de los Periodistas.

Aristimuño opina que estos ataques son una señal para desacreditar a los medios. “Se parece mucho a lo que hacen en lugares autoritarios como Cuba y Venezuela” y agrega que es la muestra más contundente de que los diarios no están contentos con la situación.

“Me parece una excelente jugada de los medios. Este es el momento de alzar las voces y no dejar que ningún Gobierno dicte que debe o no ser publicado por la prensa”, afirma.

Frente al tema, Molina explica que el deber de los periódicos es informar, publicar historias que puedan lograr un cambio positivo en la sociedad. “No somos el enemigo de la gente”. “Es una profesión sumamente difícil y en ocasiones trabajamos con muy pocos recursos, pero la hacemos por una pasión, no con intenciones de engañar o mentir”.

Por su parte, La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se solidarizó con los medios de Estados Unidos y expresó su consternación tras la reacción del Mandatario a los editoriales publicados el jueves.

“Las arengas políticas antiprensa a través de campañas de desprestigio en las que se califica a periodistas y medios como cómplices de golpes de Estado, de atentar contra la democracia o verdaderos enemigos del pueblo, pueden generar peligrosos efectos colaterales”, señaló el presidente de la SIP, Gustavo Mohme.

Estados Unidos Donald Trump Medios

Periódicos de todo Estados Unidos defendieron el jueves la libertad de prensa y advirtieron del “peligro” que representa que el propio Presidente los ataque.

Agencia EFE

Cómo lo hace

En su estrategia para desacreditar y atacar a los medios de comunicación, primero Donald Trump utiliza los ataques como forma efectiva para cambiar de tema cuando está recibiendo críticas sobre él o su Gobierno.

Luego, estas situaciones son interpretadas como un tipo de acoso e intimidación a los periodistas y finalmente logra desacreditar a la prensa y ponerlos como “enemigos del pueblo”.

Ahora, después de todas las publicaciones, el Presidente ha decidido continuar enviando mensajes a través de su cuenta de Twitter atacando y burlándose de la prensa.

Y es aquí, donde el Senado de los E stados Unidos aprueba una resolución que “afirma que la prensa no es el enemigo del pueblo”, “reafirma el papel vital e indispensable de la prensa libre” y “condena los ataques a las instituciones de la prensa libre”.

Este dictamen, que no cita al magnate convertido en Jefe de Estado, lo promovió un senador demócrata de Hawái, pero no fue sometido a votación porque se aprobó por no haber objeciones al mismo.

Lo que se espera después de esta protesta es generar conciencia y hacer valer la libertad de prensa para evitar consecuencias devastadoras para el futuro de los Estados Unidos.

Así lo afirma Aristimuño: “Si no tomamos acciones ya, nuestras futuras generaciones lo lamentarán”. “No se debe permitir que se viole la Primera Enmienda y que sus voces sean monopolizadas y silenciadas por un Gobierno que pretende llegar al autoritarismo”.

Lo que sí está claro es que esta protesta es un medio para demostrar que el periodismo es necesario para sostener una democracia, lograr transparencia y mantener un equilibrio entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial en cualquier país, incluida la primera potencia del mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad