Líderes de Corea del Sur y del Norte se reúnen en cumbre histórica

Líderes de Corea del Sur y del Norte se reúnen en cumbre histórica

Abril 26, 2018 - 07:40 p.m. Por:
Agencia EFE
Kim Jong-un Moon Jae-in

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (d), camina junto al líder del Norte, Kim Jong-un (i), durante una ceremonia de bienvenida en el lado sur de la frontera militarizada que separa a ambos países, antes de iniciar su histórica cumbre en la aldea de Panmunjom en Paju (Corea del Sur).

Agencia EFE

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, protagonizan este jueves un histórico encuentro en la frontera entre los países de cara la cumbre en la que tratará la posible desnuclearización del régimen de Pyongyang.

Kim cruzó la línea de demarcación militar que separa las dos Coreas en un gesto histórico que le convierte en el primer líder norcoreano en pisar suelo del Sur desde que en 1953 acabó la guerra entre las dos Coreas, un conflicto cerrado por un alto el fuego pero no por un tratado de paz.

Antes de que Kim cruzara, él y Moon se dieron un apretón de manos a través de la línea fronteriza e intercambiaron unas breves palabras.

Cuando Kim ya se encontraba en el Sur se produjo otro emotivo momento cuando el mariscal norcoreano invitó a Moon a cruzar juntos de nuevo la divisoria hacia el Norte, cosa que hicieron sonrientes.

De vuelta en suelo surcoreano, ambos fueron recibidos con flores por dos niños nacidos en el pueblo surcoreano ubicado en el corazón de la zona desmilitarizada, la tensa frontera que divide ambos países desde hace casi 73 años.

Kim y Moon pasearon después, junto a una guardia de honor tradicional coreana que los acompañó, hacia Peace House, el edificio donde se celebra la cumbre.

Los dos saludaron a continuación a los miembros de las delegaciones surcoreana y norcoreana, antes de fotografiarse todos juntos.

Kim Jong-un Moon Jae-in

Moon y Kim estrecharon manos y conversaron brevemente en la frontera intercoreana, y a continuación ambos líderes pasearon escoltados por una guardia de honor tradicional coreana y asistieron a una ceremonia antes de dirigirse al interior de la Peace House, donde celebrarán la cumbre.

Agencia EFE

Seúl ha designado para su delegación a la canciller, Kang Kyung-hwa o al Ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon, mientras que Pyongyang incluyó al presidente honorífico norcoreano, Kim Yong-nam, o a Kim Yo-jong, hermana de Kim Jong-un encargada de propaganda e importante figura en el reciente acercamiento intercoreano.

Los dos líderes entraron después en Peace House, donde firmaron un libro de visitas y fueron retratados delante de un cuadro en el que aparece Bukhansan, emblemático parque nacional situado junto a la residencia presidencial surcoreana en Seúl.

Las dos delegaciones accedieron después a una sala aledaña en la que tienen previsto mantener intercambios informales antes del inicio de las conversaciones oficiales en torno a las 10.30 hora surcoreana (1.30 GMT).

¿Camino a la desnuclearización?

El éxito de la cumbre que celebran este jueves las dos Coreas dependerá en gran parte de que logren plasmar en compromisos y acciones concretas la voluntad de desnuclearizarse que ha expresado Pyongyang, según afirmaron expertos.

Muchos analistas son optimistas de cara al histórico encuentro que mantienen el líder del Norte, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, aunque también consideran improbable que se alcancen resultados muy concretos a corto plazo y destacan que se trata sólo de un primer paso en el proceso de diálogo con Pyongyang.

"Hace un año solo se hablaba de una posible guerra en la península, y ahora estamos ante una cumbre para tratar la desnuclearización y la paz permanente", destaca el investigador Cho Seong-ryoul, del Instituto surcoreano de Estrategia de Seguridad, quien confía en que la cumbre "sea el inicio de una serie de reuniones regulares" entre Kim y Moon.

"El año pasado fue uno de los más peligrosos de las últimas décadas. Mucha gente subestima lo cerca que estuvo de estallar una guerra en Corea", señala en la misma línea Andrei Lankov, profesor de Estudios Coreanos de la Universidad Kookmin en Seúl.

Los observadores coinciden en que este cambio radical ha sido posible por una "conjunción de factores" que incluye la voluntad de supervivencia del régimen norcoreano y los "papeles complementarios" que han desempeñado los líderes del Norte y del Sur, así como el presidente estadounidense, Donald Trump, quien tiene previsto reunirse con Kim a principios de junio.

A la hora de evaluar los resultados de esta primera cumbre, el punto clave sería "cómo clarificar el compromiso para la completa desnuclearización del Norte", destaca Kim Taehwan, profesor en la Academia Nacional de Diplomacia de Seúl.

El también académico y asesor del presidente surcoreano Kim Joon-hyung cree sin embargo que los pasos y compromisos concretos "deben detallarse más adelante", y que en la cumbre del viernes lo esencial es enviar "un fuerte mensaje conjunto" en esa dirección.

"Ahora no es el momento para hablar de una desnuclearización completa, verificable e irreversible, como reclama la línea más dura de la Administración Trump, sino que se trata de mantener el movimiento iniciado para lograr esa meta a largo plazo", dice este profesor de la Universidad de Handong.

Lankov, por su parte, se muestra mucho más escéptico y califica de "milagro" que el régimen decidiera abandonar sus armas nucleares, puesto que son "la única garantía de su supervivencia".

A su juicio, es más creíble que Corea del Norte aspire a "reducir su arsenal" y "ralentizar o detener temporalmente su programa nuclear", una situación "que permitiría mantener la distensión y con la que el mundo podría vivir".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad