La 'redefinición' de la Presidencia que ha hecho Trump en un año de poder

Escuchar este artículo

La 'redefinición' de la Presidencia que ha hecho Trump en un año de poder

Enero 19, 2018 - 11:45 p. m. Por:
Agencia EFE
Donald Trump

Según un sondeo de la cadena NBC, tan solo un 39 % de los estadounidenses aprueba el trabajo de Donald Trump desde su llegada a la Casa Blanca.

Agencia EFE

En su primer año en el poder, Donald Trump ha desafiado las normas y convenciones de la Presidencia de Estados Unidos para ajustar el cargo a sus objetivos políticos y personales, al punto de convertir el Despacho Oval en una plataforma para atacar a rivales y aliados.

El magnate, que hoy celebra el primer aniversario de su investidura, ha roto los esquemas marcados por sus predecesores y ha impuesto un estilo que comienza a transformar el concepto que los estadounidenses tienen de la Presidencia, aunque, por ahora, esos cambios no son irreversibles, según varios analistas.

“Trump parece entender el cargo y sus poderes como instrumentos para impulsar sus intereses personales”, dijo Jeffrey Tulis, experto en política presidencial en la Universidad de Texas.

Lea también: 'Trump reveló los ganadores de los premios 'noticias falsas' del 2018'.

“Su retórica y algunas de sus acciones no tienen precedentes en la era de la Presidencia moderna (desde 1933). Eso está cambiando el cargo, pero que esos cambios sean permanentes es algo que dependerá de cómo responde el Congreso”, agregó.

Aunque todos los mandatarios estadounidenses intentan expandir el alcance del Poder Ejecutivo, Trump ha mostrado dificultades para aceptar la independencia de otros actores de la democracia nacional, como los tribunales, la prensa e incluso agencias gubernamentales como el Departamento de Justicia, el FBI o la CIA.


“Trump ha demostrado un escaso conocimiento de la Constitución y muy poco respeto por su sistema de separación de poderes. Actúa como si el presidente debiera estar al mando, mientras que el Congreso y los tribunales se doblegan ante su voluntad”, indicó Bruce Miroff, profesor de políticas en la Universidad de Albany.

Además, ha despertado sospechas sobre posibles conflictos de interés al no publicar su declaración de impuestos ni deshacerse del todo de su imperio inmobiliario, que ahora gestionan sus hijos y que él ha publicitado con frecuentes visitas a sus clubes privados, cuyos miembros pagan cifras desorbitadas con la esperanza de verle.

Para el Presidente, Twitter es un enlace con su base electoral, pero también un arma poderosa contra sus enemigos, que van desde la prensa a miembros de su propio partido; y sus impulsivos mensajes en esa red social han llegado a dinamitar negociaciones con el Congreso y delicadas estrategias diplomáticas del Departamento de Estado.

Además: 'Trump reitera que México tendrá que pagar por el muro directa o indirectamente'.

El Mandatario parece estar, además, obsesionado con su imagen pública, y eso le lleva a “comportarse de formas que son totalmente ajenas a la Presidencia estadounidense”, como cuando “niega la legitimidad de los tribunales o declara que los medios son el enemigo del pueblo estadounidense”, subrayó Terry Moe, profesor de políticas en la Universidad de Stanford.

Los expertos pronostican que los tribunales, el Congreso y la prensa seguirán actuando para contener los posibles excesos del Mandatario, pero ninguno espera que aprenda a controlar sus tendencias “autócratas”.

Trump, el primer presidente de EE. UU. sin experiencia política ni militar, está orgulloso de desafiar las convenciones de Washington, y según su jefe de gabinete, John Kelly, nunca pregunta cómo actuaron sus predecesores en situaciones similares.

“Con la excepción del gran Abraham Lincoln, puedo ser más presidencial que ningún otro presidente que haya ocupado jamás este cargo, se lo aseguro”, dijo en julio pasado.

Donald Trump

El primer año de Trump se resume en 2000 tweets y una sola ley importante, “la reforma fiscal, que favorece a las grandes empresas”, dijo el experto Felipe Sahagún.

Peores indicadores

Lo cierto es que el magnate arriba a su primer aniversario con la aprobación más baja de un presidente en la historia moderna en sus primeros doce meses en la Casa Blanca, según un sondeo publicado por la cadena NBC.

Según ella, tan solo un 39 % de los estadounidenses aprueba el trabajo que ha desempeñado como mandatario, mientras que el 57 % la desaprueba y un 51 % rechaza “fuertemente” labor desde que alcanzó la Presidencia.

La diferencia de aprobaciones se agudiza entre los votantes de cada partido, ya que el 78 % de los republicanos se muestra satisfecho con Trump en sus primeros 365 días en el poder y solo el 8 de los demócratas comparte esta opinión; entre los independientes, uno de cada tres -33 %- lo ve positivo.

En comparación con otros mandatarios, la aprobación de quien hoy ocupa la Casa Blanca mucho de la de sus antecesores en su primer año: el también republicano George W. Bush cosechó un 82 % y los demócratas Bill Clinton y Barack Obama mantuvieron un 60 % y un 50 %, respectivamente.

Sobre los logros más positivos desde la llegada al poder de Trump el 20 de enero de 2017, el 20 % escogió “la fuerte economía y el bajo desempleo”, mientras el 13 % apoyó su idea de “poner Estados Unidos primero”. El 37 % dijo que ninguna de las respuestas potenciales les parecían “positivas”, dada la actuación del Presidente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad