La mala hora que viven los expresidentes de Latinoamérica

La mala hora que viven los expresidentes de Latinoamérica

Julio 31, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Expresidentes Latinoamérica Lula Da Silva Cristina Fernández Rafael Correa

Corrupción, lavado de activos, fraude procesal, las causas más recurrentes de investigaciones judiciales en contra de expresidentes en la región. En general, todos han tenido algún cara a cara con la justicia de su país. Colombia, Brasil y Ecuador, los casos más sonados.

Agencia EFE

La crispación política se apodera de Suramérica. Al menos en cinco de sus países los expresidentes enfrentan problemas con la justicia y los cargos van desde corrupción, tráfico de influencias, hasta fraude procesal.

Algunos alegan persecución política, mientras la epidemia de judicializados se desperdiga por el continente y se afectan los procesos que se venían adelantando de integración como Mercosur, Unasur y Celac.

Mauricio Jaramillo, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, dice que es difícil saber si hay persecución, “habría que mirar caso por caso”.

Sin embargo, explica que en el de Luis Inacio Lula Da Silva, en Brasil, “hay un proceso lleno de inconsistencias y violaciones al debido proceso que él ha comprobado ante la justicia”.

Sobre la situación de Rafael Correa, en Ecuador, dice que el caso está “plagado de contradicciones”, además porque uno de los acusadores (el político y abogado Fernando Balda), anunció en su cuenta en Twitter con varios meses de anticipación, que se abriría un proceso en contra del exmandatario, como finalmente ocurrió.

Lea también: 'Álvaro Uribe fue citado a indagatoria el 3 de septiembre en la Corte Suprema'.

Jaramillo considera que en el caso de Perú de Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, presos desde hace más de un año, la justicia ha actuado no solo con claridad sino con celeridad y “se puede pensar que el sistema judicial funciona mucho mejor que hace quince años y ya no se puede esconder bajo su estatus de expresidentes, sino que todos los ciudadanos deben someterse y eso refuerza el Estado de Derecho”.

Lula, entre la cárcel y su aspiración presidencial
El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Agencia EFE

El sindicalista y creador del Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil, Luis Inácio Lula Da Silva, fue presidente de Brasil en dos oportunidades entre 2003-2011.

Desde 2014 tiene líos con la justicia por el caso Lava Jato que vincula a políticos y empresarios en una trama de sobornos con recursos de la empresa petrolera Petrobras.

En julio de 2017 fue condenado en primera instancia a nueve años de prisión por corrupción pasiva y lavado de activos.

En abril pasado fue ratificada su condena por lo que se entregó a las autoridades y desde entonces, el expresidente está en una cárcel de Curitiba.

El país carioca lleva varios años sumido en una crisis política. Pues la sucesora de Lula, Dilma Rousseff fue destituida por haber maquillado cuentas fiscales y haber firmado decretos económicos sin aprobación del Congreso.

Lea también: 'Juez ordena liberar al expresidente de Brasil, Lula da Silva'.

A pesar de su enredo judicial, Lula no ha renunciado a su candidatura a las elecciones presidenciales que se celebrarán en octubre próximo y este fin de semana será oficializado como el aspirante del Partido de los Trabajadores.

Ni siquiera su condena ha menguado el acompañamiento de la ciudadanía que lo tiene liderando las encuestas.

Ayer un grupo de militantes vinculados a varios movimientos sociales comenzó una huelga de hambre para pedir la libertad “inmediata” del expresidente.

“Apelamos al Supremo por el fin de las condenas sin delito, de las prisiones ilegales sin amparo en la Constitución y por la libertad inmediata del expresidente Lula, para que pueda ser votado por el pueblo brasileño”, según el manifiesto firmado por los “voluntarios” y entregado a la máxima corte del país.

Proceso sin fuerza
Cristina Fernández

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

Agencia EFE

Seis procesos tiene en su contra la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Se le investiga por su presunta complicidad en un ataque antisemita. Se trata del caso de supuesta filtración de iraníes que atacaron la Asociación Mutal Israelita Argentina, la muerte en extrañas circunstancias del fiscal Alberto Nisman, que llevaba ese proceso; fraude en perjuicio de la administración pública por el pago de una deuda al Estado con un valor del dólar mal avaluado; asociación ilícita para favorecer con contratos a una empresa de infraestructura; lavado de dinero.

Cristina, que dirigió Argentina entre 2007 y 2015, goza de alta popularidad, por encima del presidente Mauricio Macri, de quien dice, le “ha hecho daño a la economía del país”. Macri afirma que los líos actuales se derivan de los errores cometidos por los Kirchner

La sin salida de Correa
Rafael Correa, expresidente de Ecuador 01

Rafael Correa es requerido por la justicia ecuatoriana por su presunta implicación como autor intelectual del secuestro de un exlegislador opositor en Colombia 2012.

Foto: Archivo de El País

Rafael Correa, quien gobernó Ecuador durante diez años está siendo investigado por haber participado, presuntamente, en el secuestro del exasambleísta Fernando Balda, en Colombia en 2012.

En este momento, el exmandatario vive en Bélgica, pero tiene una orden de prisión preventiva y, pese a que debe acudir cada quince días ante la Corte Nacional de Justicia, no lo ha hecho por el tema de distancias.

Desde Europa, Correa asegura que es víctima de persecución, pero, a juicio de analistas, la justicia en Ecuador se politizó desde el momento en el que el expresidente dejó ese órgano dependiente del poder Ejecutivo a través de un referendo en 2011. De las 17 demandas que interpuso sobre sus rivales por distintos motivos, solo perdió una. Ahora, él tendrá que responder a esa justicia que creó.

El enredo de los falsos testigos
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez, expresidente y Senador de la República.

Agencia EFE

El caso más reciente de un expresidente vinculado a procesos judiciales es el del actual senador colombiano Álvaro Uribe Vélez.

La semana pasada la Corte Suprema de Justicia lo llamó a que rindiera indagatoria sobre un presunto caso de soborno y fraude procesal.
Al expresidente se le vincula a la presunta manipulación de testigos en la investigación que se adelanta contra su hermano Santiago por presunta creación de grupos paramilitares.

En este proceso está vinculado el congresista Álvaro Hernán Prada, cercano al expresidente. Iván Cepeda, senador del Polo Democrático y rival político del exmandatario, sigue anexando documentos al proceso.
Uribe ha alegado actuar bajo la ley en la recaudación de pruebas para favorecer a su hermano y el pasado lunes recusó a los tres magistrados que lo llamaron a indagación por haber filtrado a los medios de comunicación pruebas que lo comprometen.

Ya Álvaro Uribe se había enfrentado por distintos motivos a la Corte Suprema de Justicia durante su gobierno.

El expresidente mantiene una popularidad que supera el 50%, pese a haber dejado la Jefatura de Estado hace 8 años.

Su apoyo fue decisivo para que Iván Duque se quedará con el primer cargo de la Nación en junio pasado, con más de diez millones de votos.
Así mismo, el Centro Democrático se consolidó en las elecciones de marzo pasado como el partido con más participación en el Congreso con 19 senadores y 32 representantes a la Cámara.

Perú no es inmune

Los escándalos políticos no son ajenos a Perú donde su expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia son investigados por la Fiscalía de su país por presunta financiación irregular de sus campañas electorales de 2006 y 2011. Al parecer, las donaciones no fueron declaradas a tiempo.

Humala estuvo preso durante nueve meses en prisión preventiva y en diciembre pasado los esposos tuvieron la posibilidad de estar con sus familias para Nochebuena. En abril pasado fue liberado.

Humala criticó que la Fiscalía siga “la estrategia de Odebrecht”, de revelar mayores detalles sobre las campañas políticas “porque ahí Odebrecht no va a pagar reparaciones civiles”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad