Indignación en el mundo por ataque contra semanario en París

Indignación en el mundo por ataque contra semanario en París

Enero 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias

Presidentes y líderes mundiales calificaron el atentado como un acto de terrorismo contra la libertad de expresión.

El ataque de este miércoles en París a la revista francesa Charlie Hebdo, que había sido amenazada en varias ocasiones por publicar caricaturas de Mahoma, fue condenado en todo el mundo como un acto de terrorismo contra la libertad de expresión. Doce personas murieron en la sede de la publicación cuando unos hombres armados perpetraron el asalto antes de darse a la fuga.El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó enérgicamente el ataque terrorista. "Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas de este ataque y con el pueblo de Francia en este momento difícil", expresó el mandatario estadounidense en una nota oficial. "Toda la Casa Blanca se solidariza con las familias de todos los que resultaron muertos o heridos en este ataque", declaró Josh Earnest, portavoz del presidente estadounidense, en la cadena MSNBC. "Altos funcionarios de la Casa Blanca están en estrecho contacto con sus homólogos franceses (...). Estados Unidos está dispuesto a colaborar con los franceses para ayudarles en la investigación", añadió el portavoz. El papa Francisco expresó "su firme condena del horrible atentado" y exhortó a todos los católicos a "oponerse con todos los medios a la propagación del odio y de toda forma de violencia". En un comunicado divulgado por la oficina de prensa del Vaticano, el papa manifestó "su cercanía y solidaridad espiritual" a todos los afectados por el atentado que causó la muerte de doce personas, entre ellos varios periodistas, y advirtió que "cualquier razón" no justifica "la violencia abominable". En la declaración, el papa argentino advierte que "cualquiera que sea la razón, la violencia homicida es abominable, no se justifica, la vida y la dignidad de todos deben ser garantizadas y tuteladas con decisión", agregó. "Toda instigación al odio debe ser rechazada, el respeto hacia el otro cultivado", recalcó. La jefa de gobierno alemana, Ángela Merkel, también condenó el "abominable atentado" al semanario satírico francés Charlie Hebdo en París. Se trata de "un ataque que nada puede justificar contra la libertad de prensa y de opinión, un fundamento de nuestra cultura libre y democrática", afirmó la canciller en un comunicado. También, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, calificó el ataque como "brutal e inhumano"."Estoy profundamente consternado por el ataque brutal e inhumano contra la redacción de Charlie Hebdo. Es un acto intolerable, una barbarie que nos interpela a todos como seres humanos y como europeos", dijo Juncker en un comunicado.El primer ministro británico, David Cameron, dijo que "los asesinatos de París son nauseabundos. Estamos al lado de los franceses en la lucha contra el terrorismo y la defensa de la libertad de prensa". Más tarde, en el Parlamento, tildó de "bárbaro" el asalto y dijo que los atacantes "nunca nos robarán esos valores", refiriéndose a la libertad de prensa y la democracia. "Atacar una redacción con armas pesadas, es el tipo de violencia que vemos en Irak, Somalia o Pakistán", declaró ante la sede de la revista Christophe Deloire, secretario general de la organización internacional de defensa de la prensa Reporteros Sin Fronteras. Pero, "¿podíamos esperar vivir este horror en Francia? Esta pesadilla se ha hecho realidad. Este ataque terrorista es un día negro en la historia de nuestro país", agregó Deloire.Vladimir Putin, presidente de Rusia, "condenó duramente este crimen cínico y confirmó su disposición a seguir con la cooperación activa en la batalla contra la amenaza del terrorismo"."Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas de este ataque terrorista y con el pueblo de Francia en este momento difícil", expresó. Además, deseó "una rápida recuperación a todos aquellos que han sufrido en manos de extremistas" . El ministro de Cultura turco, Omer Celik, dijo a CNN-Türk que "es un atentado contra la humanidad" y pidió que no se mezcle al islam con estos actos. "Rechazó toda identificación del islam con este ataque cobarde. No podemos defender el islam con esta masacre. El ataque tiene por objetivo reforzar la percepción negativa que pesa sobre extranjeros y musulmanes en el clima que reina en Europa, donde aumentan la islamofobia y el racismo".Igualmente, el gobierno de España, a través del ministerio de Relaciones Exteriores, expresó su más "enérgica condena". "España apuesta hoy con más rotundidad que nunca por la libertad de prensa como un derecho fundamental e irrenunciable", agregó. "España reitera su repulsa categórica ante cualquier tipo de acto terrorista". El jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, escribió en Twitter: "horror y consternación por la masacre de París, cercanía total con (el presidente francés François) Hollande en este momento terrible, la violencia siempre perderá ante la libertad". La directora general de la Unesco, Irina Bokova, también dijo estar "horrorizada". "Mi pensamiento está con las familias de las víctimas y de los heridos. Es también un ataque contra la prensa y contra la libertad de expresión", afirmó. En el mismo sentido se pronunció la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, al expresar que "la sociedad francesa, como la nuestra, es abierta, democrática y se basa en una prensa libre y crítica. Son valores enraizados en todos nosotros que hay que proteger".Para el caricaturista italiano Vauro Senese, célebre por sus posiciones políticas y excolaborador de Charlie Hebdo, se trató de "una acto de guerra más de que un atentado". "Tengo miedo del mundo que nos espera, feo, sin diálogo ni sonrisa, de sólo violencia. Mi respuesta mañana será la de publicar una caricatura en los diarios Corriere della Sera y Fatto Quotidiano. Creo que es la única respuesta posible", comentó.Por su parte, el jefe de la diplomacia italiana, Paolo Gentiloni, calificó en un tuit de "infame" el ataque y se solidarizó con las familias, los colegas, el gobierno y todo el país. El presidente François Hollande describió el ataque contra el semanario, que había despertado a menudo críticas de musulmanes, como un "atentado terrorista, sin duda" y dijo que "en las últimas semanas" se habían frustrado otros atentados. Francia elevó su nivel de alerta al máximo y reforzó la seguridad en casas de oración, tiendas, oficinas de medios de comunicación y medios de transporte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad