Fácil acceso de los niños a las armas abre debate en Estados Unidos

Fácil acceso de los niños a las armas abre debate en Estados Unidos

Enero 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
Fácil acceso de los niños a las armas abre debate en Estados Unidos

La tragedia ocurrió en un supermercado de la cadena Walmart en la localidad de Hayden, en Idaho.

Un niño de 2 años disparó contra su madre. Cada año, 30.000 personas mueren por armas.

El caso de una mujer que falleció en un accidente cuando su hijo de dos años sacó el arma que ella tenía en su cartera y le disparó hizo resurgir el debate sobre las medidas para proteger a los menores de las armas en Estados Unidos.Veronica J. Rutledge, una investigadora de física nuclear de 29 años, recibió el impacto de bala el martes cuando estaba comprando junto a su hijo y tres sobrinas en un supermercado de la cadena Walmart en la localidad de Hayden, en Idaho (noroeste).El menor logró alcanzar el bolso de su madre diseñado especialmente para portar armas ocultas, que le había regalado su marido por Navidad, informaron familiares a la prensa local.Este caso revivió el eterno debate sobre la facilidad de acceso a armas de fuego en este país. En Estados Unidos se registran unas 30.000 muertes cada año relacionadas con armas de fuego. La mayoría son suicidios y asesinatos, pero otras tienen que ver con menores que logran agarrar pistolas cargadas.En agosto, una niña de 9 años que estaba aprendiendo a usar un subfusil Uzi mató accidentalmente a su instructor en Arizona (suroeste) al no poder controlar el arma cuando disparó.En 2011 fallecieron por disparos accidentales 140 niños y adolescentes, según un estudio del Brady Center to Prevent Gun Violence (Centro Brady para prevenir la violencia con armas).Y en otro estudio de la organización Everytown for Gun Safety, se revela que entre diciembre de 2012 y 2013, “al menos cien niños murieron en tiroteos no intencionales”.“Como padres, cada día tomamos decisiones racionales sobre la seguridad de nuestra familia: atamos el cinturón de seguridad de nuestros hijos, les obligados a llevar cascos para ir en bicicleta y les enseñamos a mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar”, dijo Brady Center to Prevent Gun Violence en un comunicado.“Pero cuando se trata de seguridad relacionada con las armas, muchos padres no toman la misma posición lógica”, se agregó.En Estados Unidos 1,7 millones de niños viven en hogares en donde hay al menos un arma de fuego que no está bajo llave, de acuerdo con esta entidad.Walmart, donde se registró el trágico suceso, es además la mayor cadena de supermercados de Estados Unidos que vende armas. En los últimos años, la empresa ha detectado un aumento de las ventas a mujeres que quieren mayor protección personal.Idaho, un estado principalmente rural, tiene uno de los índices de posesión de armas más altos del país, así como una tasa de criminalidad por debajo de la media nacional.El número de licencias para tener armas ocultas ha ido en aumento en todo el país en los últimos años, según datos gubernamentales. En diciembre de 2011 había ocho millones de permisos, mientras que en junio de 2014 había 11,1 millones.Florida (sureste) es el estado que más autorizaciones ha emitido -1,28 millones-, mientras que Dakota del Sur (norte) tiene la mayor tasa de residentes con esta licencia -12%-.Al caso de Idaho se suman muchos otros. En noviembre, en el vecino estado de Washington, un niño de 3 años resultó gravemente herido cuando un vecino de 4 años le disparó por accidente en el rostro mientras jugaban en una casa.Y en abril un niño de 2 años mató a su hermana de 11 mientras estaban jugando con un arma dentro de una vivienda en Filadelfia. Una tragediaEl suegro de Veronica J. Rutledge, Terry Rutledge, dijo al diario Washington Post que se trató de "un accidente terrible, terrible". “Un niño de dos años curioso agarra un bolso, abre la cremallera, encuentra el arma y dispara a su madre en la cabeza”, contó sobre el incidente.El viudo no sabe cómo explicar a su hijo lo sucedido, de acuerdo con Terry Rutledge. “Tiene que decirle por qué su madre no vuelve a casa”, señaló.“Y más adelante, cuando (el niño) haga más preguntas, tendrá que volverle a explicar lo que pasó. Tendremos que revivir esto varias veces”, apuntó.Veronica Rutledge trabajaba en el Laboratorio Nacional de Idaho, financiado por el gobierno, y era coautora de varias publicaciones.Ella y su esposo, que se casaron en 2009, eran amantes de las armas, pasaban mucho tiempo en campos y galerías de tiro y también disfrutaban cazando.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad