Escuchar este artículo

Extradición de Alex Saab, una novela
a la que le faltan varios capítulos

Julio 19, 2020 - 12:31 p. m. Por:
Redacción de El País

Imagen del pasaporte de Alex Saab

Colprensa

Después de agosto se podría conocer el final de la novela en la que se ha convertido la posible extradición del colombiano Alex Saab a Estados Unidos, luego de que fuera capturado hace cerca de cuarenta días en el archipiélago de Cabo Verde.

Esto debido a que el pasado jueves, a escasas horas de expirar el plazo fijado por el Gobierno de ese país africano para apelar su decisión de enviar al empresario a Norteamérica, cuatro abogados, liderados por João do Rosário, presentaron 60 páginas al Tribunal de Apelación de Barlovento sustentando su oposición a dicho traslado.

Según la defensa de Saab, señalado de ser testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, la detención del barranquillero, ocurrida el 12 de junio en el aeropuerto Amilcar Cabral, cuando hacía una parada técnica en su vuelo a Irán, es ilegal.

Dicha defensa contaría con la colaboración del holandés exdirector de asuntos legales de Interpol, Russel Martha, se lee en el diario digital argentino Infobae, que precisa que el jurista ya se encuentra en Praia, capital caboverdiana, tras ser contratado por el colombiano de ascendencia libanesa.

Y a él se sumará otro ‘peso pesado’ del derecho internacional, el exjuez español Baltasar Garzón, según trascendió esta semana, pero ya no para demostrar que la captura de Saab se dio antes de que la circular roja de la Interpol llegara a Cabo Verde, lo cual ya fue desechado por ese Gobierno africano al avalar la extradición.

Ahora los abogados buscarán convencer al Tribunal de Barvolento de que al empresario se le violó su investidura de diplomático.

Esto luego de quien se busca que responda en tribunales de EE. UU. por presuntos delitos de blanqueo de dinero fuera reivindicado como ciudadano venezolano y “agente” del Gobierno chavista, según analistas, para protegerlo pero también para resguardar la información que él tendría sobre el regimen imperante en la nación vecina (ver nota adjunta).

En efecto, según el portal, la defensa argumenta que Alex Saab “tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial desde Venezuela en tránsito por Cabo Verde”.

Y agrega que los dispendiosos procedimientos derivados de la impugnación ante el tribunal ubicado en la isla de San Vicente, donde el empresario estuvo detenido hasta hace poco, podrían tardarse varias semanas.

Para empezar, de acuerdo con otros medios de comunicación, el magistrado ponente que reciba la reclamación tendrá diez días para resolverla, pero luego Saab o el Ministerio de Justicia (según el sentido del fallo que se produzca) podrán apelar.

Quién es

Alex Nain Saab Morán es un abogado de 48 años de edad que, según Univisión, se inició en la vida laboral en Barranquilla vendiendo llaveros de promoción y uniformes de trabajo.

Luego se unió a un grupo de empresarios colombianos que se dedicó a exportar mercancías a Venezuela, utilizando el polémico sistema de cambio preferencial de divisas Cadivi.

Fue así como terminó relacionado con la compañía Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar, con sobreprecios, alimentos y víveres al régimen de Maduro, destinados a los gubernamentales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Por actividades como esas, en el 2017 la exfiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó de ser uno de los testaferros del Mandatario chavista y dos años después, según Infobae, un funcionario de Washington aseguró que “con los CLAP, que se entregan a los más pobres, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron, al parecer, con cientos de millones de dólares”.

De acuerdo con un portal argentino, Saab y su mano derecha, el también colombiano Álvaro Enrique Pulido, son acusados por la Justicia de EE.UU. “de blanquear hasta 350 millones de dólares supuestamente defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela” ya mencionado.

Agrega que, según Washington, entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015, ambos se habrían confabulado con otras personas “para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses”, lo que origina que el país norteamericano tenga jurisdicción en el caso que ahora ocupa también al Gobierno de Cabo Verde.

De hecho, la primera semana de julio, cuando todavía no le había dado luz verde a la extradición de Saab, el presidente de la nación africana, Jorge Carlos Fonseca, aseguró ante los periodistas: “No recuerdo haber recibido tantas llamadas de teléfono de jefes de Estado extranjeros”.

Pero las denuncias no paran ahí. Tras la captura, los periodistas venezolanos Ewald Scharfenberg y Roberto Deniz escribieron un artículo en The New York Times en el cuentan que “Saab se había convertido en una especie de embajador comercial de la autodenominada Revolución bolivariana, sin rostro y sin ley”.

Y agregan que, según las investigaciones que los obligaron al exilio, el ‘amigo’ de Maduro “tiene poderes incluso para nombrar a directivos de empresas estatales venezolanas de minas y petroquímica, para comprar alianzas de diputados supuestamente opositores que después intentaron tomar la Asamblea Nacional. Y, sobre todo, concebir y poner en marcha oscuras operaciones de evasión de las sanciones internacionales”.

Pero mientras el regimen de Maduro intenta impedir que el detenido sea llevado a suelo estadounidense y las autoridades del archipiélago africano muestran videos donde aparece custodiado por ocho agentes con armas de fuego y chalecos antibalas, en medio de una caravana de camionetas 4x4, el jueves, justo antes de vencerse el plazo para apelar, corrió el rumor de que Saab le habría mandado un mensaje a Washington en el sentido de que estaría dispuesto a negociar con la Justicia norteamericana a cambio de una sustancial rebaja de su pena.
¿Otra maniobra para dilatar su comparecencia ante los tribunales o una medida desesperada por la inminencia de una extradición que el Gobierno bolivariano no logrará evitar? La respuesta a estos interrogantes solo se sabrá en los próximos capítulos de una novela que al parecer no terminará tan pronto como quiere Estados Unidos.

Por qué es una pieza clave

En opinión de analistas, el Gobierno de Nicolás Maduro ha dado grandes muestras de la importancia que tiene Alex Saab para el régimen chavista y de lo fundamental que es evitar su extradición a Estados Unidos.

Por ello, aseguran, ha sido muy insistente en defender al empresario como un ciudadano venezolano y en reconocerlo como funcionario del mandato bolivariano.

“Todo esto denota un gran interés por parte de Venezuela y demuestra, de alguna manera, los vínculos profundos que existían y que se han ido construyendo entre el régimen y el que algunos han llamado el testaferro de Maduro”, afirma el internacionalista colombiano Nicolás Garzón.

A su vez, el politólogo Mauricio Jaramillo agrega que entre las razones por las que Saab es una pieza fundamental para Venezuela es porque tiene información privilegiada respecto de cómo el Gobierno de Nicolás Maduro ha tratado de evitar las sanciones de Estados Unidos, “poniendo dinero en algunos circuitos económicos en los que no tendría acceso Washington a través de sus sanciones”.

Otra razón, continúa Jaramillo, es porque se trata de “una figura diplomática que el régimen quiere defender porque, además, en una señal para el resto de personas del círculo de Maduro de qué tanto el mandatario es capaz de defender a sus aliados y qué tanto riesgo está asumiendo al acompañarlo”.

Por otra parte, Nicolás Garzón sostiene que Saab es una pieza de interés para el Gobierno de Estados Unidos porque constituye otro elemento “que le permitirá ir construyendo la idea de que Maduro está involucrado en negocios ilícitos, de que ha participado en corrupción y pues eso le sirve a Estados Unidos para reforzar la idea de que el régimen venezolano tiene que ser derrocado”.

De esta manera, explica, con el caso de Saab Washington intenta poner mucha más presión sobre el Gobierno chavista, dando un golpe fundamental a una de sus fichas claves, como lo parece ser el empresario colombovenezolano detenido en Cabo Verde el pasado 12 de junio.

“Alex Saab es uno de los hombres claves para identificar dónde está la fortuna que fue robada por el régimen de Nicolás Maduro a través de diferentes mecanismos de corrupción”, le aseguró en días pasados a El País Ronal Rodríguez, vocero del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS