Evo Morales, favorito para otro período en la Presidencia de Bolivia

Evo Morales, favorito para otro período en la Presidencia de Bolivia

Octubre 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias.
Evo Morales, favorito para otro período en la Presidencia de Bolivia

Anoche los candidatos a la Presidencia de Bolivia cerraron campaña. Este domingo se espera elegir Presidente y Vicepresidente de la República, 130 miembros de la Cámara de Diputados y 36 de Senado.

El gobernante aspira a su tercer mandato. Pese a las críticas de opositores, Morales sacó adelante la economía del país.

Los bolivianos se preparan para votar este domingo con el dilema de renovarle un apoyo masivo al presidente Evo Morales o inclinarse a favor de los opositores para que sean un contrapeso al poder del gobernante. Morales, a quien las encuestas dan como favorito para ganar un tercer mandato con el 59% de los votos, anticipó que dará un “mazazo” en las urnas y se mostró seguro de superar el 64% logrado en 2009. En ese propósito, ha pedido a los electores que además de darle el voto lo hagan también por los candidatos a diputados de su partido para repetir dos tercios del Legislativo que le permitiría, según opositores, reformar la Constitución para incluir la reelección indefinida. El expresidente Carlos Mesa en su columna periodística dijo que “Bolivia vive una vorágine de individualismo” . El domingo se elegirá al presidente, vicepresidente y a 166 legisladores. Los opositores aspiran a lograr la mayor cantidad de diputados para frenar las pretensiones del Mandatario. “No está en riesgo la continuidad de Morales sino la gobernabilidad de su propio régimen”, dijo el candidato Juan Del Granado, cuarto en las encuestas. Con dos tercios en el Legislativo que obtuvo en 2009, Morales casi no tuvo fiscalización, controló el Poder Judicial, según opositores, e hizo pactos con los sindicatos grandes para lograr apoyo, lo que motivó críticas incluso de obispos católicos sobre el sesgo “autoritario” que adoptó Morales. Opositores han denunciado que en el Gobierno existe corrupción, despilfarro, tráficos de influencias e, incluso desvío de coca al narcotráfico. “El domingo puede haber una sorpresa”, dijo Samuel Doria Medina, segundo en las encuestas con el 18%, que lidera la alianza de centroderecha Unidad Demócrata (UD) . “Aunque la popularidad del Mandatario ha disminuido, la división de la oposición en cuatro candidaturas lo ha favorecido”, dijo el politólogo Marcelo Silva, quien apuntó que indígenas, campesinos y sectores populares se mantienen fieles a Morales pero que el grueso de la clase media se ha distanciado. “El Presidente no une. Con su discurso confronta a los bolivianos”, dijo Katia Quenallata, ama de casa de clase media.La economía, la clave Evo Morales, quien fue un cultivador de la hoja de coca, sin formación académica, pero con gran intuición, ha conseguido instalar la estabilidad económica y social en el país. Saltó a la política combatiendo los planes de Estados Unidos para erradicar los cultivos de hoja de coca, convirtiéndose en el primer Presidente indígena del país. “Morales ha modificado mucho la política y el uso de simbolismos en el tema étnico-indígena y ha tenido éxito, pero donde hubo menos cambios de los que el gobierno quiere hacer suponer, es en la economía”, dijo el profesor Eduardo Gamarra de la Universidad de la Florida. El manejo de la economía le ha ganado al Mandatario elogios internacionales. Bolivia vivió una bonanza inédita con buenos precios de materias primas y un aumento en los ingresos por hidrocarburos desde que Morales nacionalizó esa industria en su primer año de gobierno en 2006. El PIB pasó de US$9574 millones en 2005 a US$31.000 millones en 2013 y los ingresos por exportaciones subieron nueve veces, y 500.000 personas salieron de la pobreza, según el Banco Mundial, mientras que la pobreza extrema redujo sustancialmente. “Morales tiene un discurso del Siglo XX pero manejó la economía de forma distinta a Venezuela, con criterios modernos que no son diferentes a países considerados neoliberales”, dijo Gamarra. En los primeros años de su gobierno, Morales emprendió reformas sociales y económicas y en los últimos hizo obras de gran impacto como tener el primer satélite boliviano, teleféricos, carreteras, aeropuertos y construye la planta de fertilizantes. Pero los opositores dicen que hay despilfarro. “Ya no somos un país mendigo, vamos a ganar y vamos a continuar esta revolución que ha cambiado Bolivia”, dijo Evo Morales. Nacido hace 54 años en el seno de una familia de la etnia aymara, una de las mayores de Bolivia, Morales se dedicó desde niño a la crianza de llamas en Isallavi, en la desértica zona andina de Oruro. Tras migrar al Chapare, centro del país, luego que las heladas destruyeran los cultivos de sus padres, Morales comenzó a destacar jugando fútbol y pronto fue elegido dirigente deportivo del sindicato de campesinos cocaleros en el Chapare. El Chapare se convertiría años después en epicentro del negocio de la droga que empujó a miles y miles de campesinos a cultivar coca. Morales siempre defendió el uso tradicional de la planta, que en Bolivia se destina a la práctica ancestral del mascado y a infusiones, entre otros. A raíz del crecimiento del negocio ilícito, EE. UU. presionó por la eliminación de las plantaciones de coca, lo que desató en Morales un profundo sentimiento antinorteamericano que extrapoló a su gobierno, iniciado en 2006. El Chapare lo catapultó como diputado en 1995, convirtiéndose en el líder indiscutido de esa región. Tras su sorpresiva victoria en las elecciones de 2005 con una votación de 54%, el mayor guarismo en el último medio siglo, Morales comenzó a desarrollar una política con fuerte contenido indigenista y estatista, una constante crítica hacia Estados Unidos y estableció fuertes lazos políticos con Cuba, Venezuela e Irán.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad