Enfermera colombiana narra cómo atendió el accidente de tren en España

Escuchar este artículo

Enfermera colombiana narra cómo atendió el accidente de tren en España

Julio 25, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Elpais.com.co | Vanguardia Liberal
Enfermera colombiana narra cómo atendió el accidente de tren en España

Fotogramas de un vídeo, que se encuentra en Internet y recoge las primeras imágenes del descarrilamiento de un tren en Santiago de Compostela, que deja hasta el momento 80 personas fallecidas entre las que se encuentran dos colombianos.

Jenny Andrea Colmenares Pabón, una enfermera santandereana de 37 años que reside en España, narró cómo fueron las doce horas en que atendió las víctimas del tren descarrilado en Santiago de Compostela, España.

“Es muy duro ver morir a gente en tus manos, pero no te puedes echar a morir, porque así no puedes ayudar a nadie...”. De esta manera, la enfermera santandereana, residente en Santiago de Compostela, España, Jenny Andrea Colmenares Pabón, resumió al diario virtual de Bucaramanga Vanguardia.com lo que vivió atendiendo a las víctimas del accidente de tren que cobró la vida de 80 personas y dejó 178 heridos. Jenny Colmenares pasó 12 horas atendiendo a los centenares de heridos que llegaron al Complexo Hospitalario Universitario de Santiago - Chus, tras el descarrilamiento del tren Alvia, que cubría la ruta entre Madrid y la localidad gallega de Ferrol. Ella es santandereana, residente hace 12 años en España, y atendió a los heridos del fatal accidente en una sala de emergencias que parecía un campo de batalla. “Teníamos que evitar que las personas se nos murieran en los brazos. Hubo personas que fallecieron mientras le poníamos sangre, y llegó un punto en que nos quedamos sin sangre para atender a los heridos. Ese momento fue angustiante. Fueron horas terribles las de la noche (de este miércoles). En Colombia uno vive este tipo de temor, por el conflicto armado, pero ser protagonista así como ocurrió anoche, nunca me pasó...”, relató. Este accidente es el primero registrado en una línea de la red de alta velocidad en España y se produjo poco antes de las 9:00 de la noche del miércoles (2:00 de la tarde hora colombiana) cuando el tren Alvia descarriló en una curva de las inmediaciones de la estación de Santiago de Compostela. El accidente ferroviario, que causó al menos 80 muertos, es el más grave registrado en el año en el mundo y el segundo peor en España desde 1944. "La gente estaba desesperada" Cuando Jenny Andrea Colmenares Pabón vio a los heridos del tren y la grave condición con que ingresaban al hospital, pensó que se trató de algo realmente muy grave. “Trabajé como enfermera en Bucaramanga y cuando vi ese tipo de heridas y quemaduras, supe que había sido una explosión o algo grande”, dijo en una conversación vía telefónica con Vanguardia.com. Las primeras informaciones que llegaron al centro hospitalario eran imprecisas, e incluso, recuerda la santandereana, “la gente empezó a decir que se trató de un atentado terrorista. No sabían lo que pasaba...”. Con el paso del tiempo, afirma la enfermera, algunos heridos hablaron de la principal hipótesis que manejan las autoridades españolas como causas del accidente. “Los heridos hablaban de la alta velocidad del tren. Yo he viajado vía Madrid en tren y sé que la velocidad baja en una curva, pero ellos decían que él conductor iba al doble de la velocidad permitida...”. “Recuerdo que había un pasajero herido y muy desesperado. Él se levantó a ayudar hombro a hombro con todos los que estábamos allí (en la sala de emergencias). Ese señor me conmovió, estaba buscando a su esposa y gracias a Dios la encontró...”, aseguró Colmenares Pabón. Uno de los escenarios más duros para esta santandereana fue atender a los familiares que llegaban al hospital en busca de sus seres queridos. “Ellos estaban muy alterados, por no saber si sus familiares estaban heridos o muertos. La gente se agolpa para saber algo, pero no les podía decir nada...”. “Fue muy duro ver a la gente así. En un momento iba al baño a descansar, pero también a desahogarme, porque no puedes llorar frente a los heridos...”, afirmó esta santandereana de 37 años. Angustia en ColombiaJenny Andrea Colmenares ha pasado los últimos 12 años en la región española de Galicia. Previamente vivió 17 años en el barrio Estoraques de Bucaramanga, donde nació su único hijo y donde aún viven sus padres. “Mi familia se enteró por periódicos, pero no había comunicación con esta zona. Mucha gente estaba tratando de llamar a Santiago de Compostela y las líneas colapsaron. Sólo hasta este jueves pude llamar a Bucaramanga. Eran las 10:00 de la mañana de España, y como las 3:00 de la mañana en Colombia. Mi madre no había podido dormir de la preocupación...”, relató. El pasado miércoles el accidente se registró a las 9:00 de las noche (hora de España). Una hora después Jenny Andrea terminaba su turno, pero la magnitud de la tragedia y su vocación de servicio la hizo trabajar 13 horas más, es decir, abandonó el hospital a las 10:00 de la mañana de este jueves. Los colombianos en Santiago de CompostelaEsta santandereana explicó que “hay muchos colombianos en Santiago de Compostela", pero no tiene información sobre nacionales heridos en este accidente. “No me ha tocado atender a algún compatriota...”. Sin embargo, informaciones de prensa relatan que la antioqueña Sara Fuenmayor, de 36 años, falleció en el tren que se accidentó. Así mismo, la Embajada de Colombia en España y el Consulado en Madrid confirmaron que hay cuatro personas heridas de nacionalidad colombiana, que están siendo atendidos en un hospital de la región. Para Jenny Andrea, los colombianos están de alguna manera mejor preparados para recibir este tipo de acontecimientos.“Vivía bien en Bucaramanga, pero me casé con un gallego y me vine para España. Él no está acostumbrado a ningún tipo de tragedia, y le ha dado muy duro el accidente del tren. Él nunca ha visto tan cerca la muerte. En cambio, yo de pequeña viví en Tame, Arauca, y por desgracia tuve que vivir la violencia a flor de piel. Eso te sirve para reaccionar a tiempo y conservar la calma, aunque uno nunca está 100% listo para ser protagonista de las tragedias”. En teoría, esta santandereana debería volver hasta el viernes al hospital, pero admite que su nombre es de los primeros que aparece en la lista de voluntarios, “para volver inmediatamente”, ya que el trabajo está lejos de finalizar. Según confiesa, “hay gente en aldeas de España que ni siquiera saben que ocurrió un accidente, porque están incomunicadas. Por tanto, aunque es muy duro ver morir gente, tienes que lavarte el dolor y continuar. Ya habrá tiempo para desahogarte...”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad