Charlas con Papá Jaime

Charlas con Papá Jaime

Junio 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE

El líder espiritual Jaime Jaramillo aconseja aprender a escuchar. “así es como se llega al corazón del ser humano”. Lecciones de vida.

"Por sus obras los conoceréis", dice la Biblia. Y en verdad hablan por sí solas las obras de Jaime Jaramillo, más conocido como "Papá Jaime", quien en los últimos 37 años ha rescatado de las alcantarillas a más de 65.000 niños por los que nadie daba un peso. No en vano entre sus grandes amigos ha contado con gigantes de la talla de la Madre Teresa de Calcuta, junto a la cual recibió el Premio Mundial de la Paz. Nadie mejor que él para hablar sobre una "espiritualidad" que va más allá de la simple palabra y se traduce en acciones que transforman el mundo.Han reeditado su bestseller ‘Te amo pero soy feliz sin ti’, que ha sido traducido al portugués, al italiano, al inglés.Cuando lo hice, estaba pensando que un bestseller es aquel libro que más corazones toca. Quería escribir un libro que ayudara a salir de una depresión, de un apego, de un rencor, o que sirviera para mejorar una relación. Si depositas la felicidad en el exterior, es muy inestable porque dependerá de otras personas o de las circunstancias. El apego encarcela. Si vuelas con alas prestadas, te estrellas.¿De dónde surgió la idea de escribir un libro como ese?La idea del libro surgió por las cosas que la gente me decía. En todos mis viajes por el mundo y al final de las charlas y conferencias que daba, siempre había gente que se me acercaba y me decía que su vida estaba derrumbada por una mala relación con un ser amado. Para esos dolores del alma la solución no es médica o psiquiátrica sino espiritual. Tenemos que despertar de la inconsciencia. Ni siquiera los enemigos pueden hacernos tanto daño como nuestra propia mente.Háblenos más sobre la inconscienciaLo que mata al mundo es la inconsciencia, porque nos han programado para sufrir, para sacrificarnos y depender de otros. Incluso nos hablan de acercarse a Dios por medio del sufrimiento, para muchas religiones somos miserables de todas formas: por tener, o por no tener. Cuando hacemos un alto, reflexionamos y somos conscientes de nuestra programación equivocada, podemos salir de ese círculo vicioso.Su filosofía de vida tiene mucho de orientalLlevo 37 años yendo a la India, entonces tengo una amalgama oriente - occidente equilibrada, porque todo extremo es vicioso. Lo agitado del mundo occidental se puede matizar con la espiritualidad de los orientales, pero ese excesivo desapego por la familia y ese apego exagerado al ‘Maestro’ que tienen los orientales, también es dañino. Lo que hay que lograr no es tener devoción por el maestro, sino ser fiel a la conciencia del corazón. Si la gente está consciente de quien es, y de sus propios retos por superar, alcanzará la felicidad.¿Cuál es la principal lección que ha aprendido en estos años de trabajo con los niños de las alcantarillas?De mi experiencia con los niños de las alcantarillas, con más de 65.000 niños rescatados de allí, con los presos y los criminales más oscuros, con los pobres más pobres y con los ricos más ricos, es que el 95% de todos los seres malgastan si vida y su energía vital buscando lo mismo.¿Buscando qué cosa?Buscando impresionar a los demás. Se nos pasa la vida intentando recibir el halago y la aprobación de los demás, hasta que se acaba el tiempo y nos quedamos con el remordimiento: ¿por qué no fui mejor papá? ¿Por qué no me arriesgué?¿A qué se debe esa obsesión nuestra por el qué dirán?La obsesión de nuestra sociedad por la ‘autoestima’ es alta. Cuando los psicólogos hablan de autoestima, en el fondo están educando en el ego, en ser mejores que el otro, en ganarles a todos, y esa es una programación hacia la infelicidad. Estamos programados por la educación para ser lo que no somos y para hacer lo que no queremos. Educamos a los niños para complacer a un adulto ignorante y miedoso.¿Cómo romper ese molde?Lo que les enseño a los niños es: despierten. Lo primero es, en silencio, conocerse profundamente a sí mismo para liberarse de las cadenas mentales y las falsas creencias que nos hacen sufrir. En ‘Te amo pero soy feliz sin ti’ doy varias pautas, hablo de la visualización creativa, del servicio amoroso e incondicional, como el de la Madre Teresa de Calcuta. Los dos recibimos el Premio Internacional de la Paz y nos hicimos muy amigos. Llegamos a ser uña y mugre. Claro, yo era el mugre (risas). Y ella me decía "Papamillo, el poder es para servir". La espiritualidad que no desemboque en amor y servicio incondicional a los demás, no es espiritualidad.¿Cuál es su definición de espiritualidad?Sabes que verdaderamente eres espiritual cuando no les das a nada ni a nadie el poder de perturbarte y disfrutas cada paso de tu camino. Espiritualidad no es vestirse como monje o rezar todo el día. Si estás en Dios piensas, hablas y sientes con amor. Si pienso con rencor, me quejo y me siento víctima o verdugo, estoy en el infierno. Cuando la gente se pelea por religión, yo les digo que la única religión verdadera es el amor, con independencia de los credos.Recomiéndenos un ejercicio espiritual para padres e hijosSal con tu hijo cerca de la naturaleza, puede ser en un parque, en una montaña, en cualquier sitio donde puedan estar solos y en contacto con la naturaleza. Jueguen un rato, hagan lo que él quiera. Date un tiempo para escucharlo, y a cada cosa que diga pregúntale: ¿Y por qué? ¿Y por qué? ¿Y por qué? ¿Y cómo?Profundiza en lo que él tiene para decir, hasta llegar al fondo de su corazón. Te sorprenderán las cosas que él pensaba o sentía y que tú mismo no sabías. En este momento especial fuera de la rutina escucha a tu hijo sin juzgar, sin dar lecciones, sin dar consejos, sin regañar o etiquetar. Así es como llegas al corazón del ser humano, cuando aprendes a escuchar.¿A usted le ha dado resultado?Yo mismo he hecho este ejercicio con mis dos hijos, y ahora con mis nietos hago el mismo ritual de darles un tiempo sagrado, independiente para cada uno, sin celulares y sin afanes. Gracias a este ejercicio descubrí, en su momento, que mis hijos estaban viviendo cosas que yo ni sospechaba que estuvieran pasando, desprecio, persecuciones, peleas, acoso escolar, drogas en la escuela... Cuando los jóvenes buscan quién los escuche y los comprenda y no lo encuentran, acuden a los espacios equivocados o no pueden elaborar sus problemas y llegan a la droga. Incluso al suicidio.¿Cómo prevenir que esto ocurra?Siempre escucha a tu hijo si te dice "no quiero ir al colegio", es porque algo pasó. Si a la hora de ir al colegio le da dolor de estómago, llora o se siente mal, es porque hay otros que lo golpean, que lo maltratan. Y de allí a la droga... hay sólo un paso.¿Y el papel del colegio?Si le dices al rector del colegio, dirá: "no, en este colegio no hay matoneo, fue sólo un caso aislado que ya está controlado"; si acudes a la psicóloga, te dirá lo mismo; si acudes a la junta de padres de familia, tampoco hallarás apoyo. Son los padres los únicos que no pueden cerrar los ojos ante la realidad. Hay que dejar de pensar que las drogas o el suicidio es algo que les pasa a los hijos de los demás. No es así, la droga se lleva a cualquiera por delante, al rico, al pobre, al que tiene padres perfectos y al abandonado, al buen alumno y al regular.La comunicación parece ser la clave Todo en la vida es comunicación. Lo que hablas es lo que sientes, lo que sientes es lo que experimentas, La palabra es todo, es el reflejo de lo que sientes. Y las palabras se quedan grabadas en el corazón. Para prevenir las drogas, el primer paso es aprender a escuchar a nuestros hijos, para que nos hablen y también nos escuchen.La psicología moderna habla mucho sobre el rol del padreHe leído miles de artículos de psiquiatras y psicólogos, y no abordan la parte espiritual. Un niño puede ser violado, torturado o asesinado con o sin padre. Tengo niños de la Fundación que se han liberado del resentimiento y hoy son alegres, dulces y sin rabia, así no tengan padre, pues han despertado, se han hecho conscientes de quiénes son y han podido salir adelante. Igualmente, conozco niños con papás y mamás extraordinarios que terminan siendo pandilleros. Eso no va en el papá ni en la mamá. Hasta una madre soltera puede enseñarle a su hijo a pensar, a conocerse, a soñar, a dar sin esperar, a no pensar en el qué dirán, a volver a lo básico. Muchas veces la familia es pésima y la única imagen que tienen los niños de Colombia es una abuela. Si esa abuela les ayuda a despertar a la consciencia, ese niño podrá salir adelante.También se habla mucho de pensamiento positivoLos psicólogos de hoy tienen muchas modas, una de ellas es la "autoestima", otra es la "depresión", otra es que todo tiene que ver con "papá y mamá". Otra moda de hoy es la "actitud mental positiva", pero resulta que nadie cambia por repetir como autónoma "me siento bien", "me siento bien", "soy feliz". Eso es superficial. En cambio, cuando un niño despierta y dice "el problema es este, debo cambiar mi forma de pensar", hay esperanza. Yo he estudiado las terapias de programación mental y neurolingüística, algunas herramientas son valiosas, pero la salvación es espiritual.¿Eso ha visto en su experiencia?Sí. Todo lo que yo hablo y escribo está basado en mi experiencia de 37 años rodeado de gente que no quería vivir, gente torturada y violada que salió de las alcantarillas. Tengo niñas que salen de la indigencia, llegan a la Fundación y a los 6 meses quieren volver a la calle con la pareja que las maltrataba. Una me dijo: "es que amo a mi novio", y yo le dije "¿y para ti qué es amor?"; ella me dice "él está pendiente de mí", y yo le digo "pero te puñalea, ¿eso es amar?"; ella lo justifica "eso lo hace sólo cuando está drogado, y yo le respondo "pero si siempre se la pasa drogado...". Si esa niña puede desprogramarse de su falsa noción de amor, podrá ser libre, de lo contrario sufrirá toda la vida. Eso no es cuestión de "actitud" como dicen los psicólogos, es cuestión de conciencia. Sólo si somos conscientes de la realidad podemos cambiar las creencias falsas que nos conducen a la infelicidad.¿Cuál es el mayor desafío de los padres de hoy?El mayor desafío como padres es enseñarles a los hijos a descubrir su propia esencia, a encontrar sus propios dones y talentos, y a desarrollarlos para que encuentren el amor en cada cosa que hagan, para que amen lo que hacen y hagan lo que aman. Sólo ha que parar, reflexionar y cambiar las creencias equivocadas. Eso es tan posible que conozco casos de gente por la que nadie daba ni un peso, y que hoy son premio de paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad