Así es el turismo armamentista en Estados Unidos

Así es el turismo armamentista en Estados Unidos

Septiembre 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Así es el turismo armamentista en Estados Unidos

Los polígonos de tiro con armas poderosas en locales cerrados han pasado a ser una atracción popular en Estados Unidos. El caso de una niña que mató, accidentalmente, a un instructor revivió la eterna polémica de las armas de fuego.

El caso de una niña de 9 años que mató accidentalmente a su instructor en una prática de tiro con una Uzi evidencian esta prática.

La muerte de un instructor de armas a manos de una niña de 9 años que disparaba una Uzi automática pone de manifiesto la cara trágica de lo que se ha convertido en una práctica comercial popular en Estados Unidos: el turismo armamentista.Mientras las leyes mantienen las armas poderosas fuera del alcance de la mayoría de la gente, los polígonos de tiro con armas poderosas en locales cerrados han pasado a ser una atracción popular. Turistas japoneses atestan los locales de Waikiki, Hawai y la decena que se han abierto en Las Vegas ofrecen despedidas de solteros y bodas con profusión de balas, en las que los novios pueden disparar ametralladoras y posar con Uzis y cintos con cartucheras de balas.“La gente quiere experimentar situaciones que no puede experimentar en otro sitio”, explicó Genghis Cohen, propietario de Machine Guns Vegas. “No hay una película de acción en los últimos 30 años sin una ametralladora”. La muerte accidental de un instructor de armas en Arizona suscitó un enérgico debate y mucha gente se pregunta qué clase de padres permiten que niños pequeños manipulen una ametralladora.El instructor Charles Vacca, de 39 años, estaba al lado de la niña el lunes de la semana pasada en el campo de tiro Last Stop en White Hills, Arizona, a unos 100 kilómetros (60 millas) al sur de Las Vegas, cuando la pequeña apretó el gatillo. El sacudón elevó el caño de la Uzi y Vacca fue impactado en la cabeza. Los fiscales dijeron que no presentarán cargos. La identidad de la niña y su familia no se han dado a conocer.Atracciones similares funcionan desde la década de 1980 en Las Vegas, aunque han aumentado en los últimos años. El entusiasmo por las armas tiende a aumentar en momentos en que se cree que podrían imponerse mayores restricciones, dijo Dan Sessions, gerente general de Discount Firearms and Ammo, que opera el Vegas Machine Gun Experience.También entra a tallar el costo prohibitivo de un arma automática: un M5 puede costar 25.000 dólares, mientras que la oportunidad de disparar a blancos con apariencia de zombis con un AR-15 y otras tres armas cuesta menos de 200.Turistas de Australia, Europa o Asia, cuyos civiles tienen prohibido el manejo de muchos tipos de armas, buscan aprovechar el derecho constitucional de los estadounidenses a poseer armas.“La gente tiene una fascinación por las armas”, afirmó Cohen, originario de Nueva Zelanda, quien calcula que un 90 % de sus clientes son turistas. “Ven las armas como una característica de la cultura estadounidense y quieren experimentarla”.Sin embargo, aparte del machismo, los propietarios admiten que un movimiento en falso puede terminar en tragedia. El negocio de Cohen está instalando un sistema de contención para impedir que el caño de las ametralladoras salte hacia arriba después de disparar, el mismo movimiento que segó la vida del instructor esta semana.Y en 2008, un niño de 8 años murió accidentalmente al herirse en la cabeza con una Uzi en una exposición de armas cerca de Springfield, Massachusetts. Christopher Bizilj disparaba contra calabazas cuando el arma se sacudió y lo mató.Esta tragedia, según Lindsey Zwicker, del Centro de Leyes para la Prevención de la Violencia Armada de San Francisco, se aprobó una ley que prohíbe a cualquier menor de 16 años manipular ametralladoras en campos de tiro.Actualmente, 21 estados, entre ellos Arizona, no cuentan con ninguna ley que restrinja el acceso a las armas a menores de 18 años, mientras estén siendo supervisados por sus padres.En un estudio de la organización Everytown for Gun Safety, citado por el diario El País de España, entre diciembre de 2012 y 2013, “al menos cien niños murieron en tiroteos no intencionales”. Y “alrededor de dos tercios de esas muertes tuvieron lugar en el hogar o un vehículo que pertenecía a la familia de la víctima, a menudo con armas que poseían legalmente pero que no estaban puestas en un lugar seguro”.José Guzmán, director de la organización Padres y Parientes de Hijos Asesinados en Arizona, aseguró que los niños de hoy en día desde muy temprana edad muestran inquietud por usar armas reales, en gran parte a causa de los videojuegos. El hijo del activista fue asesinado por un joven de 15 años de edad con un rifle AK-47, desde ese momento creó la organización.Asimismo, aseguró que a esa edad no se tiene la capacidad mental ni física para manejar un arma, mucho menos un subfusil que cuenta con más de 30 tiros en el cargador.Tambiém consideró Guzmán que en Estados Unidos debería aplicarse la misma regulación que prohíbe la venta de alcohol o cigarrillos a los menores de 21 años. “Esta es una alerta no solo para el país, sino para todos los padres de familia sobre la relación que fomentamos nosotros mismos entre nuestros hijos y las armas de fuego”, advirtió.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad