Alrededor de 39 millones de latinos no tienen acceso a alimentos

Alrededor de 39 millones de latinos no tienen acceso a alimentos

Septiembre 11, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Venezolanos en Cali

Por la crisis alimentaria y económica, miles de venezolanos han salido de su país e instalándose en campamentos en ciudades como Cali.

Raúl Palacios / El País

El hambre creció en 2017 en América Latina y el Caribe hasta afectar a unos 39 millones de personas debido a la desaceleración económica en Suramérica, marcada especialmente por el caso de Venezuela.

Las últimas estimaciones del informe sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, que varias agencias de las Naciones Unidas publican cada dos años, revelan un deterioro de la situación a nivel regional, donde el número de personas que padecen hambre pasó de 38,9 millones en 2016 a 39,3 millones en 2017 (el 6,1 % de la población).

Lea también: La crisis de las organizaciones de cooperación Latinoamericanas

Aunque el nivel de hambre es relativamente bajo en comparación con otras regiones, ese aumento en Latinoamérica se explica sobre todo por la desaceleración económica en América del Sur, afirmó el director de Estadística de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Rosero.

En esa zona, la prevalencia de la subalimentación (o carencia crónica de nutrientes) subió del 4,7 % de la población en 2014 al 5 % proyectado para 2017 o, en términos absolutos, de 19,3 millones de habitantes a 21,4 millones.

Dicha tasa disminuyó en el mismo periodo dos puntos en el Caribe, afectando al 16,5 % de la población el año pasado (7 millones de personas con hambre) y seis décimas en América Central, hasta el 6,2 % (11 millones).

El informe indica que la tendencia al alza en América del Sur puede ser el resultado de la persistencia de los precios bajos para la mayoría de los productos básicos exportados, especialmente el petróleo.

De esta forma, mermó la capacidad de importar alimentos, invertir en la economía por parte de los gobiernos y proteger a las personas más vulnerables ante la reducción de los ingresos fiscales.

“La desaceleración económica se observa en Suramérica, que se explica especialmente por la situación de Venezuela”, apuntó Rosero, que detalló que en ese país la tasa media de subalimentación fue del 11,7 % de la población entre 2015 y 2017 (3,7 millones de venezolanos en total), casi cuatro veces más que en el trienio 2010-2012.

El experto señaló que a nivel nacional proporcionan estimaciones con la media de tres años para suavizar la gran variabilidad en la información que manejan.

En toda la región, los mayores porcentajes de hambre en el último trienio se dieron en Haití (el 45,8 % de su población, equivalente a 5 millones de personas), Bolivia (19,8 % de población, 2,2 millones) y Nicaragua (16,2% de población, un millón).

Se “roban la carne”

El informe de la FAO coincidió con las declaraciones del vicepresidente para el área económica de Venezuela, Tareck El Aissami, quien dijo que “lacras colombianas” se llevan la carne del país con la complicidad del Gobierno de Colombia para “desestabilizar" el programa de “recuperación económica” que impulsa el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

“No solamente el combustible se lo llevan, se lo roban, como lo hemos denunciado (...) sino que también la carne opera con la misma lógica criminal. Son las lacras colombianas que se llevan la carne venezolana hacia Colombia”", dijo el funcionario en na alocución transmitida por el canal estatal VTV.

También señaló a los productores de carne al decir que en este sector empresarial “persiste una intención velada de boicotear y esconder el producto al pueblo”.

“Nosotros no vamos a permitir que nos sigan saboteando y que sigan afectando al pueblo venezolano solamente por pretender golpear o desestabilizar el programa económico y en segundo lugar seguir la política criminal del contrabando de extracción hacia Colombia en complicidad con el gobierno colombiano”, dijo.

El Aissami dijo que el Gobierno venezolano tomará “acciones contundentes” para estabilizar el circuito de comercialización de la carne, un alimento que desapareció de los anaqueles después de que el presidente Maduro anunciara el control de su precio junto a otros 24 productos de la canasta familiar

Lo que viene

La crisis alimentaria en Suramérica podría seguir empeorando este año debido las gigantescas migraciones de venezolanos.

La mayoría se han instalado en Colombia, otros están en Ecuador, Chile y Perú. Muchos están alojados en albergues para ser alimentados.
Pese a ello, el Gobierno de ese país asegura que el éxodo no es cierto y que todo es un “montaje”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad