"Creo que podíamos haber hecho más... Hoy estoy pasando el trago amargo": Yerry Mina - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

Escuchar este artículo

"Creo que podíamos haber hecho más... Hoy estoy pasando el trago amargo": Yerry Mina

Julio 08, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Daniela Cárdenas Vásquez - Reportera de El País
yerry mina

Yerry Mina fue homenajeado en Guachené (Cauca) por su participación en el Mundial de Rusia.

Jorge Orozco / El País

Ya van dos días desde que llegó Yerry Mina a su pueblo natal, Guachené, y desde entonces no ha dejado de sonreír como niño, tal como lo hizo cada que anotó un gol en el Mundial de Rusia 2018 con la Selección Colombia.

Y cómo no, si el sábado fue recibido como todo un héroe, como el ‘salvador’ que fue para la ‘tricolor’ en los tres partidos que disputó —Polonia, Senegal e Inglaterra— en la máxima cita del fútbol.

Su nombre no deja de sonar por todos los rincones del país y del mundo. Las tres anotaciones que marcó pusieron a celebrar no solo a su ‘Guay’, (Guachené), sino a toda Colombia, y esas mismas personas que celebraron a cuestas de él lo recibieron orgullosos en el regreso a su tierra, luego de convertirse en el goleador de la Selección.

La última vez que Yerry estuvo de vacaciones en su pueblo —en diciembre de 2017— el ‘panita’ soñaba con jugar con Messi en el Barcelona. Hoy, seis meses después, volvió tras haber cumplido su prometido.

“Le agradezco a Dios por este bonito gesto que está haciendo en mi vida. Gracias a mis paisanos, toda la gente de mi pueblo y a toda Colombia por todo lo que están haciendo por mí. Ha sido un espectacular recibimiento, no tengo palabras para describir lo que siento”.

(Te puede interesar: "Nos tocó desinformar", Carlos Ulloa, médico de la Selección Colombia)

Esas fueron las primeras y únicas palabras de Yerry en su llegada al puente El Hormiguero (que une al Valle y al Cauca, a 30 minutos de Cali), donde abordó el carro de bomberos en el que inició la celebración que los guacheneseños habían planeado para vivir un gran día con su hijo ilustre.

En lo más alto del vehículo, Yerry junto a Dávinson Sánchez, su pareja en la zaga en Rusia, derrocharon todo su amor por los aficionados de las veredas del Cauca que asistieron para homenajearlos.

Durante el recorrido, que inició a las 11:00 de la mañana, los hijos del pueblo aprovecharon para fotografiarse con los cientos de aficionados que integraron la caravana y para estampar sus firmas en todo tipo de prendas que les hacían llegar. Fue un momento solemne, tanto para ellos, como para los hinchas que sintieron el calor de los futbolistas que dejaron el nombre de Guachené por todo lo alto.

(Lea además: Las raíces de Yerry Mina: anécdotas del 'pequeño gigante' que soñaba ser feliz)

En medio de la celebración y la euforia, el espigado central tomó una pausa para atender a El País y expresar lo que sintió desde su llegada a Rusia para disputar la Copa Mundo.

“Cuando llegué al Mundial fue difícil por el momento que estaba pasando en mi carrera deportiva, pero siempre confié en Dios, confié en que él iba a hacer su obra en mí y bueno, así fue. Cuando me tocó actuar aproveché la oportunidad y además el equipo estuvo unido y compacto siempre. Somos una familia y echamos siempre para el mismo lugar. Entonces creo yo estábamos motivados. Lastimosamente así es el fútbol. Pero ahora quedan varios mundiales”.

Pese a su buena participación, la cual él califica como “maravillosa”, Yerry siente un sinsabor, un trago amargo que está empezando a superar.

“La verdad, ya estoy pasando el trago amargo. Creo que podíamos haber hecho más, podríamos haber conseguido la Copa Mundo, pero no fue así, lastimosamente. Ahora estoy enfocado en prepararme para las cosas que se nos vienen, que son grandes”.

Tal y cómo decía un particular cartel en uno de los carros que guió la caravana hasta Guachené: “Fueron a Rusia a ver el Mundial, y el Mundial fue en Guachené”.

(Lea además: ¡Guachené, encendido! La monumental fiesta por la llegada de Yerry y Dávinson)

Eso le ocurrió a los millones de aficionados de todo el mundo que viajaron hasta el país europeo para ver el despliegue de magia que prometían figuras como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o Neymar, pero se encontraron con la ‘cabeza de oro’ de Yerry.

“Estoy agradecido con Dios por este maravilloso Mundial que hice personalmente. Pero no hubiera sido posible sin el trabajo de todos los compañeros y todos los integrantes de la Selección. También gracias al público y a todo Colombia por el apoyo y buena energía que nos enviaron”.

El hijo de Guachené no jugó el primer compromiso de Colombia en la cita rusa —el único perdido—, motivo por el cual siguió trabajando fuerte para lograr la titularidad.

“No jugué contra Japón, pero estaba tranquilo. Venía trabajando bien. El ‘profe’ decidió meter a ‘Muri’ (Óscar Murillo), pero bueno, teníamos que echar todos para el mismo lado, como siempre lo hemos hecho, y así fue. Jugamos con el corazón cada partido, todo el equipo quería pasar, podíamos hacerlo, pero no se pudo”.

Ahora, Yerry disfrutará de unos días de vacaciones en Cali y Guachené mientras inicia la pretemporada en Barcelona para definir lo que será su futuro en el club donde espera triunfar.

Siga aquí: Especial de El País Mundial Rusia 2018, todo lo que tiene que saber sobre la cita global

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios