La defensa de la Selección, el punto más flaco de Colombia ante Japón: análisis de un juego sin sincronización - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

El baile que nunca fue... La defensa de la Selección no estuvo sincronizada ante Japón

Junio 19, 2018 - 09:50 a.m. Por:
Jamir Mina Quiñónez / reportero de El País 
Colombia vs Japón

La Selección Colombia no tuvo una buena presentación ante Japón en su primer partido del Mundial.

EFE

Santiago Arias, Ósca Murillo, Dávinson Sánchez y Johan Mójica. Ese era el conjunto. Los llamados a estar sincronizados, casi como una coreografía de ballet, para que la Selección iniciara su sueño mundialista con el pie derecho; pero nada de eso fue así. 

Entre los cuatro nunca hubo baile, nunca hubo entendimiento y mucho menos sincronización: eran piezas sueltas ante un compacto ataque japonés, que no hizo más goles por su poca puntería. 

Los nipones pegaron primero. Aprovecharon un descuido de Dávinson, quien no estuvo lúcido, y remataron a puerta, atajó David Ospina y en el rebote Carlos Sánchez -en un acto de desespero y poca cabeza fría- utilizó su brazo derecho para evitar el gol. Expulsión mañanera, desde el camerino que llaman. 

A pesar del empate de Juan Fernando Quintero, los cuatro del fondo siguieron sin entender el partido que estaban jugando. Siguieron siendo piezas sueltas.  

Lea también: ¡'Nipón' aquí 'Nipón' allá! Japón fue un equipo compacto y derrotó a Colombia

El segundo gol de Japón fue el ejemplo más concreto. Cuatro jugadores de Colombia rodeaban a un japonés, al final el 'nipón' cabeceó un balón que venía de un tiro de esquina. Una vez más: piezas sueltas que, aunque eran cantidad, no sumaban. 

Dávinson, acostumbrado a jugar con Yerry Mina o Cristián Zapata en la saga central, no se entendió con Óscar Murillo, un defensor que tiene su mismo perfil, zurdo. 

A su vez, Murillo no hizo conexión con Mójica, el lateral izquierdo en reemplazo del lesionado Fabra, y Sánchez nunca cruzó palabra con Santiago Arias, el lateral derecho. Una descoordinación total. 

Los japoneses, en cambio, aprovecharon cada uno de esos desajustes: explotaron las bandas, le metieron presión a Dávinsón, el más nervioso de la saga central, y se animaron en campo colombiano a hacerle el 'ole' a los jugadores cafeteros. 

Sin duda, Pékerman tendrá que poner la lupa sobre la saga central colombiana, porque hasta ahora es el punto más flaco de esta selección que sueña con hacer historia en el Mundial Rusia 2018.

Siga el completo cubrimiento del Mundial Rusia 2018 aquí

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios