Fútbol, una pasión sin género: tres historias de caleñas fanáticas de este deporte - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

Fútbol, una pasión sin género: tres historias de caleñas fanáticas de este deporte

Junio 25, 2018 - 06:05 p.m. Por:
Jhon Montenegro - Semillero de Periodismo USC / El País
Fanáticas del fútbol

Desde hace varios años el Mundial y el fútbol en general, dejó de ser del gusto exclusivo de los hombres. Actualmente las mujeres disfrutan, sufren y vibran por igual con esta actividad deportiva.

Foto: Wirman Ríos / El País

Una vez cada cuatro años, el Mundial de Fútbol, el evento más importante de esta disciplina y uno de los más destacados a nivel mundial, logra durante un mes, concentrar la atención de millones de personas de todos los continentes, en cada partido, gol y jugada.

Sin importar la nacionalidad, millones se preparan durante 48 meses para ver rodar ‘la pecosa’ una vez más en la cita que reúne a 32 selecciones, en esta oportunidad en Rusia, luchando por un solo objetivo: ganar la Copa.

Desde hace varios años el Mundial y el fútbol en general, dejó de ser del gusto exclusivo de los hombres. Actualmente las mujeres disfrutan, sufren y vibran por igual con esta actividad deportiva. La participación de la Selección Colombia en Brasil 2014 motivó aún más la congregación y el aliento del género femenino para esta cita mundialista.

Sin embargo, aunque ya en pocas ocasiones, todavía se puede escuchar a los hombres decir que el fútbol debe ser un deporte exclusivo de su género. Que ellas deben solo deben ver y callar, como convidadas de piedra.

En Colombia las mujeres vibran con el fútbol y las caleñas no son ajenas a este fenómeno. Por eso El País habló con tres profesionales que se emocionan cada que ven el balón rodar, para que contaran cómo viven su pasión por estos días. Mujeres que demuestran que este deporte también es lo suyo.

Magnolia, una mujer muy táctica
Magnolia Garcés, fanática del fútbol

Magnolia Garcés, es estudiante de noveno semestre de Comunicación Social y Periodismo. Ella sabe combinar muy bien sus dos pasiones: la reportería y el fútbol.

Foto: Wirman Ríos / El País

“Este Mundial lo estoy viviendo muy diferente porque ahora no solo lo miro por diversión, sino con más criterio. Mi trabajo como reportera gráfica me ha permitido analizar mejor las jugadas, ya puedo decir: ‘lo hicieron mal’ o argumentarle a cualquiera con mucha más propiedad”, cuenta Magnolia Garcés, estudiante de noveno semestre de Comunicación Social.

El gusto por la fotografía la puso en contacto con el deporte rey. Como integrante de un medio deportivo virtual de la ciudad, empezó desde hace dos años a cubrir partidos del Atlético F.C. El trabajo en cancha la llevó a adquirir rápidamente los conocimientos que tiene ahora.

“Estudio mucho las posiciones, las alineaciones, las tácticas y trabajar con fútbol me permitió conocer más de este deporte”, comenta. Garcés no solo ha asumido una posición contemplativa del deporte, sino que también lo practica a nivel de competencia universitaria.

Estar en la posición de volante de marca la ha hecho comprender cosas que se deben sentir en el campo y que no se pueden estudiar.

Magnolia es estudiante de noveno semestre de Comunicación Social y Periodismo. Ella combina muy bien sus dos pasiones: la reportería y el fútbol.

“De los jugadores de la Selección me gusta mucho Carlos Sánchez porque realiza una posición similar a la que yo tengo, lo sigo admirando a pesar de la situación que vivió en el partido contra Japón”, reflexiona.

Magnolia cree que dentro de los nombres de los jugadores convocados al Mundial debió estar Edwin Cardona, jugador que fue determinante en la clasificación y que siempre se destacó en los partidos de la eliminatoria anotando goles importantes. Ella también ve hacia el futuro y cree que no pasará mucho tiempo para que el joven jugador del Huesca de España, Juan Camilo ‘El Cucho’ Hernández sea un elemento importante para el combinado nacional.

“Pensar que el fútbol es solo para hombres es un estigma a la mujer, es una discriminación hacia nosotras. En la actualidad se ha abierto la mentalidad, ya se evidencia un poco más de aceptación”, expresa Garcés.

Respecto a esta situación Andrés Saavedra, de 21 años de edad, comenta que “el fútbol también debe ser un espacio para ellas. Si bien hay mundiales y competiciones de fútbol femeninos, pienso que se les debería dar más visibilidad en Tv. Debemos aprender que el deporte debe ser un espacio que no tiene por qué ser exclusivo de un género”.

Con su pasión hasta en las aulas
Blanca Torres, fanática del fútbol

Blanca Lucía Torres se dedica a la docencia desde hace 25 años. Su padre fue la primera persona en explicarle los conceptos principales del fútbol.

Foto: Wirman Ríos / El País

Para nadie es un secreto que durante la época mundialista un gran porcentaje de los estudiantes centra más su atención en los partidos que en las clases, aún más cuando los encuentros se cruzan con sus horarios académicos.

Por eso, Blanca Lucía Torres, una hincha acérrima del Deportivo Cali, especialista en lúdica y recreación, y docente de primaria en la sede Juan Pablo II del Colegio El Diamante, decidió hacer del Mundial una fiesta y no una pesadilla.

Valiéndose del amor que desde muy pequeña siente por el fútbol, comprendió rápidamente que asociar las clases con todo lo que tenga que ver con la cita mundialista era una gran oportunidad para que los niños se sientan parte de una dinámica académica sin que pierdan el ánimo y la euforia que se vive por el Mundial.

Blanca Lucía Torres se dedica a la docencia desde hace 25 años.

Su padre fue la primera persona en explicarle los conceptos principales del fútbol. Es hincha del Deportivo Cali.

“En las clases los invito a construir cuentos sobre lo que más les llame la atención de los partidos, sus jugadores favoritos y de todo lo que vean por televisión”, comentó. Para ella esta estrategia es muy importante en áreas como la geografía, donde los estudiantes se sumergirán en actividades en las que pueden relacionar las banderas, los países y ubicaciones geográficas de las selecciones participantes. “Finalmente el Mundial también es cultura”, agregó.

Pero no todo va a ser trabajo. A Blanca, como hace cuatro años, la cita orbital la tiene enloquecida y muy feliz, por eso busca la manera para que sus estudiantes no se priven de ver los partidos de la Selección Colombia cuando juega en horas de clase.

Fisioterapeuta y futbolera
Angélica Gómez, fanática del fútbol

Angélica recuerda que su pasión por el fútbol empezó a cultivarse la primera vez que fue a ver un clásico Cali – América en el Estadio Pascual Guerrero, cuando apenas tenía 7 años de edad.

Foto: Wirman Ríos / El País

Una de las cosas que más lamenta Angélica Gómez es que en esta edición del Mundial varias selecciones de gran tradición se quedaron afuera y aún más, que ella no podrá ver a sus dos favoritas: Italia y Holanda, las cuales no lograron el tiquete a Rusia en la clasificación europea.

Sin embargo, esta fisioterapeuta caleña es amante de la Selección Colombia. Ella sostiene que “en los amistosos previos al Mundial no vimos esa Selección compacta y sólida de hace cuatro años, en parte, porque muchos jugadores ya no están y ha habido muchos cambios, a pesar de que la base aún se mantiene vigente”.

No obstante, también reconoce que Colombia para este Mundial contó con nuevos jugadores importantes y un regreso fundamental: Falcao García, en quien ve a ese capitán que es ahora y tanto anheló ver en Brasil comandando al equipo, en compañía de Yepes. El mismo Falcao del cual guarda recuerdos tan memorables como los dos penales anotados frente a Chile que le terminaron dando el cupo al onceno tricolor después de tantos años.

"Ver las barras, la emoción y gritar los goles, es algo que eriza la piel”.

Angélica Gómez, fisioterapeuta.

Angélica recuerda que su pasión por el fútbol empezó a cultivarse la primera vez que fue a ver un clásico Cali – América en el Estadio Pascual Guerrero, cuando apenas tenía 7 años de edad. “Al principio no entendía nada de fútbol, pero ahora sí. Alego, peleo y debato, como cualquier hombre”, explica.

Ese bagaje y conocimiento futbolístico lo adquirió progresivamente con su presencia constante y fiel en el estadio apoyando al América, a donde siempre va con sus amigos. Incluso, ellos tienen una bandera que distingue al grupo, que se hace en occidental en cada partido.

La mayor parte de los partidos del Mundial los deberá seguir desde su lugar de trabajo y como su labor está relacionada con la atención de niños, no perderá ocasión para estar pendiente de los goles y de las jugadas importantes en compañía de ellos.

Esta pasión que sienten mujeres por el fútbol es recibida con agrado por caleños como Juan Sebastián Chaves Gil, periodista de investigación, quien enfatiza que hay un marcado problema en el imaginario colectivo sobre el tema. “Noto que aún hay muchos hombres que creen que este deporte no es para mujeres y eso no debería ser así; lo importante es que ellas se sientan cómodas con su gusto, sin importar qué puedan pensar otras personas”, aseguró.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios