¿El Mundial enterró la táctica de posesión? Las selecciones de 'toque' ya están fuera - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

Escuchar este artículo

¿El Mundial enterró la táctica de posesión? Las selecciones de 'toque' ya están fuera

Julio 02, 2018 - 11:48 p. m. Por:
EFE / El País
Alemania vs Corea del Sur

Alemania vs Corea del Sur

EFE

La prematura eliminación de Alemania, España y Argentina abre una gran incógnita sobre el futuro de Joachim Löw, Fernando Hierro y Jorge Sampaoli y alimenta el debate sobre la idoneidad del modelo de juego en un torneo en el que la posesión mal entendida claudicó ante el vértigo.

Los dos últimos campeones del mundo -Alemania lo fue en 2014 y España en 2010- se sitúan a la cabeza en cuanto a tenencia del balón. Ambas se entregaron al pase por el pase, sin celeridad, sin profundidad, sin remate; como la Argentina de Leo Messi, fatalmente lastimada por la velocidad y el arrojo de Kylian Mbappé.

¡Lo estaban esperando! Prensa mexicana no desaprovecha para pedir la salida de Osorio

Ya había advertido, no obstante, Javier Mascherano en la antesala del certamen que “en los últimos años el fútbol ha ido para el lado de las transiciones”. “Los que manejan las transiciones defensa-ataque y ataque-defensa son los que consiguen tener mejores resultados”, aseguró ‘el Jefecito’, cuando todavía era un futbolista activo de la ‘albiceleste’.

Para manejar esas transiciones, el volante argentino reparó en la existencia de diferentes planteamientos: “Te puedes replegar y dejar que te ataquen, puedes darle el control del balón al rival y desde ahí contraatacar o puedes tener todo el tiempo el balón y que el rival no te lastime controlando las pérdidas”.

¡Maldición del anfitrión! España siempre ha perdido contra el organizador del Mundial

“El 80 ó 90 por ciento de los equipos, salvo España o Alemania, utiliza el contraataque para lastimarte. Brasil, por ejemplo, ataca el espacio”, explicó en aquel momento.

En el fútbol moderno controlar el juego implica ocupar los espacios. Ese es el origen del juego imprevisible que, de diferentes formas, llevó al éxito a la Alemania de Joachim Löw en el Mundial de 2014 y a la España de Vicente Del Bosque en 2010. “No importa tanto si pones a un jugador más o menos defensivo, sino cómo ocupas el espacio y cómo tener una estructura”, cerró Mascherano.

Alemania, España y Argentina, sin embargo, perdieron la suya. La ‘Mannschaft’ acudió a Rusia dispuesta a quebrar la maldición del campeón, pero no superó siquiera la fase de grupos. “Nos lo merecimos”, asumió Löw tras ver cómo su equipo se despedía sin liderazgo, sin magia y sin gol (dos en todo el torneo).

En un mismo día, Messi y Cristiano habrían jugado su último partido en un Mundial


‘La Roja’, por su parte, aunque se marchó sin perder, se fue presa de un juego ramplón y predecible, sin atender a las alarmas que sonaron desde los partidos ante Portugal, Marruecos e Irán. En octavos, al cruzarse con la selección anfitriona, terminó aguantando la embestida hasta refugiarse en el tiempo que le permitó terminar a salvo hasta el alargue.
Pero ya en los cobros desde el punto blanco, Rusia machacó a España.

El caso español, sin embargo, es especial teniendo en cuenta lo sucedido con el técnico Lopetegui, destituido antes del primer encuentro mundialista. Porque con Lopetegui España había llegado invicta al Mundial, y exhibiendo un estilo de juego sólido y lírico. De manera que a pesar de tener la posesión como base de su funcionamiento, la tenencia de pelota no era la única arma de la que presumía el equipo. El problema es que tras lo sucedido con Lopetegui, España ya nunca volvió a ser el mismo equipo.

El capitán de ‘La Roja’ lo explicó literalmente: “Cuando aún no habíamos debutado sucedió algo que no esperábamos. No voy a valorar los actos ni las decisiones, pero la inestabilidad nunca es buena compañera.

Aceptamos todos los comentarios y críticas, pero no olvidemos que ganar es casi una casualidad, porque perder pierden todos, menos uno. Solo aquél capaz de recuperarse, persistir e insistir hasta la extenuación, tiene la oportunidad de levantar la gloria, el título. Es precisamente eso, la gran dificultad, lo que encumbra las victorias en hitos”.

Este es el Spartak Stadium, la cancha donde Colombia buscará hacer historia en Rusia

Orgulloso en todo caso de haber muerto peleando, Ramos lanzó un mensaje de cara al futuro de la selección: “Si queréis pensar en fracaso, sois libres. Nosotros preferimos pensar que es una nueva oportunidad para llorar, levantarse y seguir batallando”.

Por el lado de los verdugos españoles, el técnico de la selección rusa, Stanislav Cherchésov, reconoció que aunque la forma de jugarle a España no es su favorita, sí fue la más eficaz. Puntualmente sobre la disposición de tres centrales dijo: “No era la mejor, pero sí la que más convenía”.

La vertiginosa Francia dirigida por Didier Deschamps es otro de los equipos que usó la velocidad para sacar de camino a su primer obstáculo después de avanzar en primera fase. Su víctima terminó siendo la Argentina de leo Messi, que cayó arrollado por Kylian Mbappé.

Periodista mexicana ataca a Osorio por supuesta respuesta machista en rueda de prensa


El entrenador Jorge Sampaoli, esperanzado en que el ‘10’ gaucho lo iluminase todo, convirtió la posesión en un continuo momento de espera para la achatada genialidad del rosarino. Su adiós, el adiós de su equipo, junto con el de Alemania y España, abre una reflexión que va más allá: la posesión mal entendida y mal manejada, es un postre para la nueva horda de felinos hambrientos que lideran Mbappé y compañía.

Siga aquí: Especial de El País Mundial Rusia 2018, todo lo que tiene que saber sobre la cita global.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios