Así fue el camino de Francia y Croacia hacia la final del Mundial de Rusia - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

Así fue el camino de Francia y Croacia hacia la final del Mundial de Rusia

Julio 12, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - enviado especial de El País a Moscú
seleccion francia seleccion croacia

Francia y Croacia lucharán por la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Diseño: El País

Así llegaron Francia y Croacia a la disputa del campeonato mundial de fútbol en Rusia 2018. El domingo se verán las caras en el estadio Luzhniki de Moscú.

Francia respondió a su favoritismo

Francia estaba en el ramillete de favoritos para ganar el Mundial. No contaba con el mismo peso de Alemania o Brasil, pero los ‘bleus’ aparecían allí, en una segunda línea, al lado de Argentina, para levantar el trofeo en Rusia 2018.

El equipo de Didier Deschamps tomó las cosas en serio desde el primer partido. Y con un fútbol fuerte atrás con Varane y Umtiti, dinámico en el medio con Kanté y Matuidi, y con dos atacantes veloces, contundentes y efectivos como Mbappé y Griezmann, se fue abriendo su espacio para luego estar en boca de todos como un serio candidato al título.

El estilo de Francia, aunque no es tan vistoso para la tribuna, por momentos sí tiene lucidez, rapidez y contundencia. Deschamps ha sabido amalgamar los estilos de sus jugadores, sacándole provecho en los juegos decisivos como el de octavos frente a Argentina, en el que después de una lluvia de goles, 7 en total, los galos se fueron con el botín por su victoria 4-3.

A diferencia de Croacia, que en primera ronda hizo puntaje perfecto, Francia sumó 7 unidades en tres juegos, pero aún así terminó primero de su zona.

(Lea también: La petición especial que los franceses le hicieron a Deschamps para la final)

En su grupo hizo la tarea
En el C, al seleccionado francés le tocó compartir con Australia, Perú y Dinamarca, rivales que por sus características se convertirían en exámenes muy rigurosos. En el primer partido superó 2-1 a Australia, lo que le permitió sumar sus primeros 3 puntos y ganar en confianza.

En su segunda salida se encontró con un Perú decidido a hacer un gran partido, y lo logró el onceno suramericano porque apenas cayó 1-0 ante Francia.

En el tercer compromiso Francia sufrió más de la cuenta frente a Dinamarca, un equipo que le jugó mano a mano y que también le manejó el balón. El resultado final fue 0-0 con lo que Francia se aseguró el primer puesto con 7 puntos.

Duro escollo en octavos
Para Francia la hora de la verdad comenzó en octavos. El rival era nadie menos que Argentina, equipo que hizo una mala campaña en su grupo, pero que en instancias decisivas se crece. Sin embargo, en la cancha resultó otra historia. Aunque el partido terminó 4-3 para Francia, el seleccionado europeo fue muy superior, haciendo la diferencia en todos los sectores. Con ese triunfo tan vital en lo anímico y futbolístico, Francia ya había mostrado sus dientes.

(Le puede interesar: ¡Árbitro suramericano! Néstor Pitana dirigirá la final entre Francia y Croacia)

Otro difícil examen fue superado
En cuartos de final Francia se encontró con Uruguay. Otro suramericano y otro equipo que en fases claves también se crece y saca a relucir su famosa ‘garra charrúa’. Pero el seleccionado galo no se detuvo en esa situación y como sucedió en anteriores encuentros, salió a hacer su trabajo hasta lograr la diferencia con un 2-0 que lo llevó a semifinales. La receta fue sencilla: mucha dinámica, más tenencia del balón y definición en los momentos más apremiantes.

Tumbó a otro favorito
Si a Francia le faltaba un partido para que se le diera el máximo favoritismo en Rusia, ese fue el duelo contra Bélgica. La razón es simple: su rival venía desplegando tal vez el mejor fútbol del Mundial y encima había dejado en cuartos de final nada menos que a Brasil. Pero Francia pasó el trago amargo de los primeros minutos y con su fórmula de siempre equilibró las cargas y después anotó el gol que le entregó la clasificación a la final, algo que no conseguía desde 1998.

Los jugadores que hacen la diferencia
La columna vertebral de Francia es de las mejores y decisivas del Mundial. El arquero Lloris, los centrales Varane y Umtiti, el volante Kanté y los delanteros Mbappé y Griezmann son los que llevan la responsabilidad de mantener el equilibrio del equipo, de garantizar la seguridad defensiva y de hacer la diferencia en ataque.

Estos jugadores, sin embargo, tienen otros escuderos de oro como Pogba y Matuidi, que también dan una mano en momentos en que las otras figuras están marcadas o no producen lo que de ellos se espera.

Croacia mostró su clase

Un finalista con sobrados méritos. Ese es Croacia, un equipo que llegó a Rusia sin ningún favoritismo, pero que con fútbol se ganó un espacio grande en el Mundial, hasta el punto de llegar a su primera final en un certamen de esta categoría.

A su fútbol vistoso, llevado de la mano por el estandarte de esta nueva generación, Luka Modric, además de Rakitic, Perisic, Mandzukic y Vida, Croacia le sumó carisma.

Es por eso que en cada estadio donde ha jugado, el equipo del hasta hace poco desconocido técnico Slatko Dalic recibe los aplausos de una afición, no solo croata, que ha sabido responder a la simpatía del onceno europeo.

La última muestra fue el miércoles en el estadio Luzhniki de Moscú, cuando se fue ovacionado después de tumbar a Inglaterra.

(Lea además: Kalinic, el croata que echaron del Mundial por negarse a jugar... ¿Qué estará pensando?)

Así comenzó su sueño
Croacia inició su camino en el Grupo D enfrentando a Argentina, Nigeria e Islandia. Tres partidos jugados y tres ganados, con 7 goles a favor y apenas uno en contra. Campaña perfecta.

En el primer partido venció 2-0 a Nigeria y en el segundo, que serviría como verdadero termómetro por ser Argentina el rival, Croacia no tuvo compasión y con un fútbol claro, exquisito y vertiginoso, arrolló a la celeste 3-0.

A partir de ese momento se empezó a ver a Croacia con otros ojos. En el último partido de su zona, los balcánicos, a media máquina, superaron 2-1 a Islandia para ganar de esa forma su zona.

Unos octavos peleados
En esta fase Croacia se encontró con Dinamarca, una Selección que pregonaba casi que el mismo libreto futbolístico con el balón en el piso, el toque de primera y un fútbol claro y definitivo en terreno contrario.

Por eso salió un partido muy difícil, bien jugado y con marcas precisas mutuamente. En los 90 minutos reglamentarios igualaron 1-1, por lo que se tuvo que apelar a la prórroga. En el alargue, Modric falló un tiro penal.

Después de 120 minutos hubo necesidad de lanzamientos desde el punto penal y allí el arquero Danijel Subasic fue el héroe de la jornada al atajar tres remates. Triunfo croata 3-2.

Más penales
En cuartos de final Croacia repitió la película de los daneses. Se enfrentó a la fuerte y muy motivada Rusia. Terminó el encuentro 2-2 y hubo alargue. Sin embargo, en los 30 minutos adicionales no se hicieron daño porque ambas escuadras tomaron precauciones defensivas. No hubo otra opción que ir a los penales y allí de nuevo Croacia encontró la bendición al ganar 4-3 y pasar a semifinales.

Triunfo trabajado
En semifinales a Croacia le tocó un hueso duro de roer: Inglaterra. Los ingleses venían embalados también y sumando mucho favoritismo por la campaña que hacían. Como era de esperarse, el partido fue de gran exigencia para ambos equipos, especialmente para los croatas, que en 4 minutos ya estaban perdiendo 1-0.

Pero esta Croacia dio muestras de nunca rendirse. En los 90 minutos peleó el encuentro, se recuperó del difícil comienzo de partido y con mucha valentía y pundonor logró el empate para forzar al que es su tercer alargue en este Mundial. Y en esa prórroga, los croatas sacaron sus arrestos físicos y futbolísticos para lograr el histórico segundo gol que les dio la anhelada clasificación a la gran final de Rusia 2018.

Artífices de la campaña
Son varios los responsables de que Croacia esté a las puertas de su primer título mundial. Modric es su conductor ideal, el capitán y el guía futbolístico del equipo.

El hombre que marca las pautas a seguir en la cancha y el que ilumina a sus demás compañeros con su fútbol claro y rendidor. Después está el arquero Subasic, artífice en algunos partidos y en definiciones desde el punto penal. El central Vida es el alma desde la zaga, Rakitic es el socio de Modric en la generación de fútbol, y después están Perisic y Mandzukic como los complementos ideales para un equipo muy equilibrado.

(Lea también: Alargues en octavos, cuartos y semifinales: el récord de Croacia, el equipo que más jugó en Rusia)

Así vestirán en la final
Francia vestirá de azul oscuro en la final, mientras que Croacia portará su habitual camiseta ajedrezada roja y blanca.

Según Fifa, los ‘bleus’ llevarán su equipación azul más oscura por completo, incluidos pantalones y medias, en tanto que el guardameta vestirá de amarillo. Croacia, a parte de su camiseta ajedrezada, portará los pantalones y las medias blancos y el guardameta irá todo de verde.

Siga aquí: Especial de El País Mundial Rusia 2018, todo lo que tiene que saber sobre la cita global

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios