Escuchar este artículo

Así es como el Pacífico busca reactivar el ecoturismo

Agosto 31, 2021 - 11:45 p. m. 2021-08-31 Por:
Redacción de El País
Ballenas jorobadas

Una ballena jorobada adulto se asoma sobre las aguas de Bahía Málaga, a una hora de distancia en lancha del puerto de Buenaventura. Los cetáceos se reproducirán y darán a luz a sus crías hasta finales de octubre en el Pacífico colombiano.

Bernardo Peña / El País

El horizonte permanece inmutable por unos segundos. A lo lejos solo se percibe una delgada línea verde, los manglares de Bahía Málaga. Los pasajeros de cuatro lanchas en alta mar están expectantes, algunos con celular en mano, a la espera de grabar “ese instante”. Y de repente ocurre: tras un leve soplo, una ballena jorobada hace el tan esperado salto.

Ser testigo de esta escena, así sea muy corta, es lo que está atrayendo cientos de turistas a las playas de Buenaventura estas recientes semanas desde que las ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) llegaron en julio para aparearse y dar a luz a sus crías, los ballenatos.

“Ellas hacen un recorrido de más de 8.000 kilómetros desde la patagonia chilena para aprovechar el agua cálida de nuestro mar, que llega a 27 grados celsius, y reproducirse entre julio y finales de octubre. Son alrededor de 2.000 yubartas las que llegan a todo el Pacífico colombiano, entre Bahía Málaga, Gorgona y Chocó”, explica el biólogo Eduardo Sevilla, de la Dirección Ambiental de la CVC en Buenaventura.

El experto destacó que su visita al territorio ya es un indicativo de que el ecosistema marítimo del Puerto se encuentra en buen estado, además de que al ser un atractivo turístico, la comunidad se esfuerza por conservar el territorio.

De hecho, para Jhon Eider Valencia, supervisor de la playa de Maguipi, “la pandemia nos hizo reflexionar y ver la naturaleza de otra manera, pues fue en ese entonces cuando empezamos a ver micos, aves y otros animales que antes no era común encontrar. Es por eso que queremos promover un turismo más sostenible”.

Valencia agregó: “Aprovechamos la tranquilidad que por aquí se experimentó durante el paro para abrir nuevos caminos entre los territorios y armar puntos de camping para que los visitantes estén más conectados con los sonidos de la fauna y el rugido del mar. No queremos que el turismo solo sea playa, pues aquí hay diversidad en la flora, como los manglares”.

Puede leer: Agroindustria, la esperanza para que la economía del Valle siga adelante

Una opinión similar tiene Nixon Arboleda, secretario de Turismo de Buenaventura, quien destacó que el Distrito ha estado con los empresarios del Puerto en espacios como la Feria de las Flores en Medellín o la Catedral de Sal en Zipaquirá, Cundinamarca, para promocionar la oferta turística.

“Tras la parálisis que sufrimos desde mediados de marzo hasta finales de septiembre hubo pérdidas por más de $100.000 millones en el sector turístico, así como una importante disminución del empleo. Sin embargo, hicimos lo posible para aprovechar ese tiempo para implementar los protocolos de bioseguridad y trabajar con las comunidades de La Barra, Juanchaco, Ladrilleros o San Cipriano a través de Comités de Bioseguridad para estar preparados a la hora de reactivarnos”, señala el Secretario.

El funcionario agregó que esto ha implicado un balance muy positivo en la reactivación, aspecto que además ha sido fortalecido últimamente por el avistamiento de ballenas.

Arboleda aseguró: “Este es un espectáculo sui generis en el que si bien tiene lugar en casi todo el Pacífico, es más fácil presenciarlo en Buenaventura, en donde uno puede encontrarse a las yubartas tras un recorrido de una hora en lancha tras haber partido desde el casco urbano”.

Por su parte, el director de la CVC, Marco Antonio Suárez, reconoció que la apuesta de la región debe ir enfocada hacia el ecoturismo, tanto por las implicaciones de proteger el medio ambiente como permitir el sustento de la comunidad de la zona. Es por eso que hace poco se adoptó el Plan de Manejo del Parque Natural La Sierpe tras diálogos con los residentes de las playas de Chucheros y La Plata.

“Además de declarar 25.178 hectáreas como área de protección, estamos definiendo con la comunidad los usos que se permitirán en este Parque de manera sostenible, sobre todo en el turismo de naturaleza y apoyarlos con sistemas fotovoltáicos y construir un acueducto en Chucheros, para lo cual ya aprobamos una inversión de $1.400 millones para adjudicar la obra en octubre y terminarla el año entrante”, anunció Suárez.

Entretanto, en medio del oleaje de Bahía Málaga aún serán visibles los anchos lomos de las ballenas o acaso, su cuerpo entero tras un rápido salto, un suceso que se traduce en un golpe de suerte para quienes visitan Buenaventura por esta temporada, antes de que los más de 2.000 cetáceos regresen a las gélidas aguas del Pacífico sur para alimentarse ellas y a sus ballenatos, nacidos en el mar de Buenaventura.

Lea además: Café y cacao buscan nuevos mercados internacionales

Turismo en el Pacífico: Buenaventura

Dos mujeres observan el horizonte en el sector de La Plata, en los alrededores de Buenaventura. Los paisajes son otro de los grandes atractivos turísticos.

Bernardo Peña / El País

Declarar nuevas áreas protegidas

En medio de la adopción del Plan de Manejo en La Sierpe, el director de la CVC, Marco Antonio Suárez, recordó que la meta a 2023 es contar con 56.000 hectáreas más de áreas protegidas en el Valle del Cauca, con el fin de contar con un total de 650.000 hectáreas de las más de dos millones que tiene el departamento.

A esto se suma la entrega de dos viveros con la capacidad de producir 2.000 natos y 3.000 mangles para las comunidades de La Bocana que se dedican a la piangua. Para Margarita Hurtado, representante legal de las piangueras, “estos cultivos son imprescindibles tanto para el sustento de nuestras familias como para cocinar platos típicos para los turistas, como arroz, atollado o empanadas”.

Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS