Vecinos del sur de Cali se unen para derrotar la delincuencia, entérese cómo

Escuchar este artículo

Vecinos del sur de Cali se unen para derrotar la delincuencia, entérese cómo

Julio 21, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Diana Isabella Sánchez B. | Reportera de El País
Vecinos del sur de Cali se unen para derrotar la delincuencia, entérese cómo

Habitantes de la Comuna 22 crearon un grupo de seguridad que trabaja en coordinación con la Policía del cuadrante. Con la iniciativa, el hurto a residencias ha reducido un 40 %. Y hay más control en las vías de acceso.

Habitantes de la Comuna 22 y del barrio Tequendama trabajan por la seguridad en conjunto con la Policía para contrarrestar los robos.

Hace dos meses, un grupo de asaltantes ingresó a través de un lote baldío a una vivienda ubicada en Pance, en la Comuna 22, en el sur de Cali. Los delincuentes sometieron y amenazaron con armas de fuego a dos de los habitantes de la casa y se llevaron joyas, computadores y celulares, entre otros objetos. Luego, abandonaron la propiedad. Gracias a la información que las víctimas suministraron a la Policía del cuadrante, estos pudieron determinar que uno de los asaltantes había sido su empleado, que tenía conocimiento de los horarios de la familia así como de la ubicación de los objetos de valor. Poco tiempo después, dos de los delincuentes fueron capturados. Este es uno de los ejemplos del trabajo conjunto entre la ciudadanía y las autoridades, mediante el Grupo de Convivencia y Seguridad de la Comuna 22, responsable de que los delitos de mayor impacto, como el hurto a residencias y a personas, hayan disminuido un 40 % en los últimos dos años, de acuerdo con estadísticas de la Policía. “En el 2010, el 50 % de los delitos que se cometían en la Comuna no se denunciaba porque los procedimientos se tardaban mucho y no había confianza en las autoridades. La percepción de seguridad era nula y el número de hurtos a residencias era muy alto. Si las estadísticas decían que se habían cometido 55 robos en casas, cuando yo hablaba con mis vecinos, esa cifra podía subir hasta los 100 casos”, cuenta Sandra Mejía, presidenta de la Corporación Cívica Comuna 22. Hace tres años, Sandra fue víctima de un hurto cuando se encontraba en casa con sus tres hijas. Dos asaltantes las custodiaban, mientras ocho personas más recorrían su residencia en busca de objetos de valor. Se llevaron joyas, computadores, dinero e incluso un carro. Este fue el detonante que la motivó a convocar a sus vecinos para la creación de un grupo ciudadano que trabajara por la seguridad del sector, epicentro comercial, educativo, deportivo y empresarial del sur de Cali. “En el 2011 realizamos cerca de 75 reuniones comunitarias en las que le dijimos a la gente que debíamos empezar a confiar en la Policía y colaborar con ellos. Se trabajó tanto en este aspecto que la gente lo interiorizó, empezó a unirse y a informar si se cometía un delito o si veían algún movimiento sospechoso en el sector”, dijo Sandra.Hoy la Corporación tiene 61 miembros entre habitantes del sector, administradores de unidades residenciales, de edificios empresariales y de centros comerciales; de este grupo, 30 personas hacen parte de la red de cooperantes de la Policía, y a través de avanteles reportan hechos delictivos a la estación de La María. Precisamente, hace poco una mujer fue víctima de un robo en el barrio Ciudad Jardín. Los delincuentes la siguieron desde un almacén veterinario hasta una heladería; cuando se bajó de su vehículo, dos hombres que se movilizaban en motocicleta, la abordaron y la despojaron de su reloj, un Rolex valorado en cerca de $30 millones. Habitantes y comerciantes del sector se dieron cuenta de estos hechos e inmediatamente alertaron a la Policía del cuadrante, que capturó a los delincuentes a la altura de la vía Panamericana y les incautó un arma de fuego. El reloj fue devuelto a su dueña. “En esta Comuna, el delito de mayor impacto es el hurto a residencias y a personas, y debido al trabajo que se ha realizado de la mano con la comunidad y la Policía del cuadrante, se han reducido un 80 %. Así mismo, el hurto a vehículos ha disminuido en un 50 % y los homicidios un 95 %”, destacó el intendente José Pérez, jefe de la Red de Apoyo del Sur. Retos en seguridadPese a los buenos resultados que se han logrado en la Comuna 22, el hurto a residencias sigue siendo el mayor flagelo para esta población. Un habitante del sector manifestó que si bien ha habido una reducción en estos delitos, “no pasa una semana sin que escuche que robaron o intentaron robar en una vivienda”. Camilo, quien vive en la Parcelación Pance, fue víctima de un robo el pasado 1 de mayo mientras se encontraba en su residencia en compañía de su padre, su hermana y su novia. A las 6:00 p.m. dos hombres forzaron la puerta de la casa, los reunieron en la sala de estar y los amenazaron con armas de fuego y con los cuchillos que se encontraban en la cocina. Cinco hombres más esperaban afuera de la residencia.“Todo sucedió en aproximadamente una hora y media. En tres ocasiones uno de ellos me llevó a recorrer los cuartos para que les mostrara en dónde estaban los objetos de valor. Me decían que no me fuera a hacer matar. Se llevaron artículos de mano como joyas y dinero, nada grande. Por último, nos amarraron en el cuarto principal y se fueron”, cuenta Camilo. Cuando lograron desatarse, informaron a la Policía del cuadrante, sin embargo, los asaltantes no fueron capturados. “En el 2010 se presentaban entre dos y tres hurtos a residencias diariamente. Hoy los casos son aislados, sin embargo, esto no quiere decir que no ocurran porque hay que tener en cuenta que este es un sector de estratos 5 y 6; los delincuentes saben que pueden encontrar objetos de gran valor”, comentó el coronel Eliécer Gutiérrez, comandante del Distrito 8 de la Policía, que opera en la zona. Resaltó que en el 2012 se desarticularon tres bandas dedicadas al hurto de residencias y se realizaron 40 capturas por este delito. “Las denuncias por parte de la comunidad se hacen en un 70 % al número de la Policía del cuadrante y no al 123, lo cual nos hace ganar tiempo, además de que a mayor número de denuncias, mayor actividad por parte de las autoridades para disminuir la inseguridad”, recalcó el coronel Gutiérrez.Sandra Mejía aseguró que “la confianza en las autoridades y la percepción sobre seguridad se han incrementado en un 80 %, según encuestas que hemos realizado. La gente ya denuncia y los asaltantes se han percatado de que si entran a la Comuna no les va a ser tan fácil delinquir porque hay una vigilancia permanente, no solo de la Policía, sino también de los habitantes”. Vigilancia comunitaria en TequendamaEn el barrio Tequendama, ubicado en la Comuna 19, al sur de Cali, sus habitantes también se unieron para combatir la inseguridad. El hurto a personas es su principal flagelo. Yelby Ramírez, coordinador del grupo de seguridad de la Junta de Acción Comunal del barrio Tequendama, cuenta que esta iniciativa de vigilancia comunitaria surgió en el 2012 a raíz de la inseguridad que percibían en el sector. A partir de ese momento, convocaron a los habitantes del barrio para ubicar puestos de control, así como alarmas para cada una de las cuadras. “Actualmente hay 150 vigilantes distribuidos en el barrio, 100 están dispuestos las 24 horas del día y los restantes son los que realizan turnos de reemplazo”, aseguró el coordinador.Además, este barrio cuenta con tres frentes de seguridad en los que hay alarmas activadas por celular. Es decir, que en caso de que se cometa algún delito, la persona debe marcar un número específico que disparará la alarma tanto en el frente como en la Estación de Policía del Lido y en el comando central de la Metropolitana de Cali. Al activar este dispositivo, las autoridades y los vigilantes reciben la dirección desde la que se envió la alerta.La efectividad de este sistema de seguridad se evidenció el mes pasado cuando un delincuente interceptó a un joven para robarle su celular. Un vecino del sector que presenció el hecho, activó esta alarma y los vigilantes pudieron detener al ladrón. Posteriormente, la Policía del cuadrante llegó al lugar para su captura. “En la Policía hacemos un trabajo mancomunado con los habitantes de Tequendama. Gracias a estas acciones, el hurto a personas y a residencias se ha reducido en un 70 % durante este año. La gente confía más en nosotros y tienen conocimiento de cuál es el número telefónico del cuadrante, lo que permite un trabajo más directo”, afirmó el coronel Leonardo García, comandante del Distrito 3 de la Policía. “Estamos combatiendo la indiferencia. A principios de este año un ladrón le quitó el maletín a un muchacho. Varios vecinos vimos lo ocurrido y reaccionamos para detener al asaltante, y aunque logró escapar, recuperamos las pertenencias del joven, entre las que había un celular y su billetera. Todavía hay gente reacia a cooperar con la seguridad del barrio, pero poco a poco estamos trabajando en crear conciencia para que entiendan que esto nos beneficia a todos”, dijo Yelby Ramírez. Sin embargo, tanto en la Comuna 22, como en el barrio Tequendama, saben que aún queda mucho trabajo por hacer para garantizar mayor seguridad para sus habitantes.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad