Sindicalistas del Valle exigen mayor protección ante constantes amenazas

Sindicalistas del Valle exigen mayor protección ante constantes amenazas

Septiembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Sindicalistas del Valle exigen mayor protección ante constantes amenazas

Este es el panfleto que llegó esta semana a la sede de la CUT en el Valle del Cauca. En el mismo se declaran objetivo militar varios sindicatos de la región.

En la última semana, un nuevo panfleto fue repartido en varios sindicatos de Cali. A esto se suma un atentado contra un líder sindical en el barrio El Ingenio.

Un llamado al Gobierno Nacional para que se refuercen los esquemas de protección de los sindicalistas y se investiguen las amenazas contra los mismos, hicieron varios líderes sindicales del Valle del Cauca. La preocupación por la vulnerabilidad de los miembros de los sindicatos creció la semana pasada, tras la difusión de un comunicado, supuestamente firmado por 'los Rastrojos', en el que se amenaza a varias agrupaciones y organizaciones sociales de la región.En el texto, supuestos miembros de un 'comando urbano' de esa banda criminal declaran objetivo militar a los integrantes de Sintraemcali, Sintragobernaciones, Sintraunicol, Sintramunicipios Cartago, Sintrahospiclínicas, Sinaltracampo y Sintrainagro. También son nombrados varios dirigentes sindicales de la región.A estas personas las acusan de ser "burócratas sindicales disfrazados de civiles" que "engañan a las personas enseñándoles doctrinas comunistas". Además, las relacionan con grupos guerrilleros como las Farc, el ELN y el EPL. Ante esto, el presidente de Sintraemcali, Jorge Iván Vélez, explicó que no es la primera amenaza que llega a la organización este año, pues "hemos recibido alrededor de ocho en los últimos meses. Casi que una por mes, en las que dicen ser de las bacrim o de las Águilas Negras". El dirigente sindical afirma que estas amenazas llegan a través de panfletos, que son dejados en las sedes de las organizaciones sindicales, o por medio de mensajes de texto y llamadas a celular. "Hemos presentado las denuncias ante la Fiscalía y puesto a disposición todas las cámaras de video de nuestras sedes, que fueron instaladas por el Ministerio del Interior", dijo Vélez. Sin embargo, agregó que aún no hay claridad sobre quiénes son los autores materiales de estas amenazas, por lo que piden a las autoridades que se adelanten las respectivas investigaciones.Hasta el momento, la organización solo conoce de la identificación de una persona por estos hechos, quien fue ubicada por la Fiscalía en Popayán y señalada de realizar las llamadas intimidatorias. Por su parte, Álvaro Muñoz, afiliado a Sintrahospiclínicas, expresó que llama la atención que estas amenazas lleguen días después de que varios sindicatos realizaron una marcha por las calles de Cali, en la que hicieron "una defensa del patrimonio público de la ciudad".Wilson Sáenz, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores en el Valle del Cauca, CUT, recordó que en esta movilización participaron cientos de personas y que "deducimos que estas amenazas se dan tras estas manifestaciones pacíficas". Agregó que para la CUT es preocupante el caso de la presidenta de Sintragobernaciones, Luz Edith Pabón, pues "su nivel de vulnerabilidad es muy alto y sus medidas de seguridad no son suficientes". El riesgo de la mujer habría aumentado luego de las protesas que se registraron en las últimas semanas, en las que se exigía que se girara el presupuesto para las entidades culturales del departamento.El dirigente expresó que este año han sido asesinadas 14 personas en Colombia por pertenecer a una organización sindical o social. "Las amenazas se han recrudecido en los últimos dos años, especialmente en momentos electorales, a raíz de que el sector de la CUT Valle hace oposición al Gobierno y no compartimos su reelección bajo el sofisma de la paz".Denuncian reducción en los esquemas de protecciónA la lentitud de las investigaciones sobre los autores de las amenazas contra las organizaciones sindicales se suma la denuncia de varios dirigentes sobre la reducción en sus esquemas de seguridad por parte de la Unidad Nacional de Protección. Uno de estos casos es el de María del Rosario Franco, dirigente de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, Fecode, quien a pesar de haber sido víctima de atentados tuvo una reducción en su esquema de seguridad hace tres meses. "Me dejaron un chaleco antibalas y un celular, cuando según mi evaluación yo estoy en un nivel de riesgo extraordinario extremo", denunció la mujer al indicar que su riesgo aumenta porque tiene que viajar por varios municipios del país. Una situación similar denunció hace unas semanas Orlaín Murillo, dirigente de la CUT Valle, al explicar que muchos de los esquemas son compartidos por tres y cuatro personas y a algunas otras se los han retirado. "No pude volver a Jamundí porque en días pasados me estaban haciendo seguimientos. Tuve que pedir acompañamiento de la Policía para volver a Cali", contó. Este panorama ha sido constatado por el mismo defensor regional del Pueblo, Carlos Hernán Rodríguez, quien expresó su preocupación "frente al grado de amenazas y vulnerabilidad en el que se encuentran las personas que ejercen esta actividad". Por esta razón, indicó que su entidad ha "realizado requerimientos a la Unidad Nacional de Protección para que las personas que están en las juntas directivas sean objetos de protección. Esta entidad está haciendo las evaluaciones". Sin embargo, afirmó que en varias ocasiones los mismos líderes sindicales le han contado las dificultades que tienen al hacer las peticiones de seguridad ante el Gobierno. Lo ocurrido este año en Cali:- El 26 de junio fue atacado con una sustancia desconocida el exdirector de la CUT Valle, Álvaro Vega. Al hombre le arrojaron un líquido que le causó quemaduras superificales en su rostro, cuando se movilizaba por la calle 5 con carrera 39, en el sur de Cali.- El 21 de mayo fue incinerado el vehículo de José Ernesto Reyes, vicepresidente de Sintraemcali. Los delincuentes le prendieron llamas en la madrugada, cuando estaba parqueado en las afueras de la vivienda del sindicalista, en el barrio Nueva Floresta. - El 16 de abril fue atacada la sede de Sintraemcali en el barrio San Nicolás. Según se dijo en ese momento, cuatro personas lanzaron una bomba incendiaria que ocasionó una explosión en la fachada del lugar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad