Robo de bicicletas, otra amenaza en las calles de Cali

Robo de bicicletas, otra amenaza en las calles de Cali

Abril 29, 2018 - 08:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Robo de bicicletas, otra amenaza en las calles de Cali

Estas bicicletas fueron recuperadas por la Policía, si reconoce alguna acuda con su documentación al barrio Ciudad Modelo, en la Sijín.

Foto: especial para El País

Recostado sobre la fachada de la parroquia San Ignacio de Loyola, en el barrio Terrón Colorado, está César, el hombre de 26 años que fue agredido por un grupo de ciclistas hace dos semanas luego de que intentara robarse una bicicleta deportiva de $10 millones.

El joven, quien tiene raspones y cortes por cicatrizar en su rostro y la ‘huella’ de un ataque con machete del que fue víctima en la nuca hace rato, cuenta que cuando se lanzó a robarle la ‘bici’ al señor él estaba en otro mundo.

“Fue algo que hice porque estaba drogado, muy drogado, tuve que ‘empeparme’ para tomar valor y hacerlo, además porque tenía una deuda por pagar que necesitaba resolver... pero vea, no pedí apoyo de la familia para eso y preferí ir a robar”, afirma el joven, quien desde los 14 años consume drogas, adicción por la que ha estado en estaciones de Policía y que ahora promete abandonar.

Lea también: 17 bicicletas robadas fueron recuperadas por la Policía en Cali

Aunque en muchas oportunidades tuvo que huirle a las “liebres”, como le dice él a los enemigos, la muerte por poco lo encuentra ese día cuando intentó robarse una bicicleta porque, según él, necesitaba ‘saldar’ una deuda que tenía de $450.000. “Intentó ‘cazar’ y lo ‘cazaron’”, apunta una persona que está cerca a César, quien reside en el sector de Terrón Colorado conocido como Villa del Mar, en medio de un acto de perdón el viernes pasado entre ciclistas y César.

Según datos de la seccional de la Fiscalía, en la capital del Valle, entre el 1 de enero y el 11 de abril de este año, se robaron 110 bicicletas, 48 casos más que el año pasado, en el mismo periodo, cuando hubo 62 denuncias.

Una fuente del ente acusador explica que la cifra diaria de denuncia es relativa, hay días en los que solo ingresa un caso, pero hay otros donde las querellas pueden ser cuatro, cinco, diez o hasta veinte. Las comunas 14, 15, 17, 19 y 22 son las más afectadas con este delito, según otro análisis reciente de la Sijín de la Policía de Cali.

De igual forma, el análisis de la Sijín indica que el 75 % de los hurtos de bicicletas en la ciudad son por factor oportunidad, es decir, el delincuente vio el ‘papayazo’ para asaltar al ciudadano desprevenido, mientras que el porcentaje restante se reparte en otras modalidades, una de ellas el engaño, que es cuando una persona pide prestada la bicicleta y no la regresa, por ejemplo.

Desde donde habla César, líderes de Terrón Colorado dicen que no es muy común en el sector el robo de bicicletas, como lo denuncian ciclistas aficionados que diariamente suben desde las 5:00 a.m., al punto que se extrañaron de lo ocurrido hace dos semanas, cuando el joven de 26 años fue agredido en medio del intento de atraco.

Sin embargo, tres pandilleros del barrio sí se conocen el entramado detrás del robo de una bicicleta en esa zona, aunque insisten en que los ‘parches’ de su sector, por la iglesia Loyola, no han cometido los atracos en esa vía.

“Son unos chinos de allá de Villa del Mar, nosotros estamos acá en un proceso de paz y tenemos prohibido robar”, añade uno de ellos como punto de partida para explicar que la persona que se roba un vehículo de estos es porque ya tiene dónde ir a guardarlo en la misma zona del hurto.

“‘Cicla’ que se roban va para el centro de la ciudad, vaya y búsquela a la Calle 16. ¿Cómo la bajan hasta allá? Eso es lo de menos, hasta en ocasiones se van en ella y listo, pero eso sí, la sacada de la bicicleta no es el mismo día del atraco”, revela un joven que porta gorra de medio lado, camiseta y bermudas.

Insiste en que los que se dedican a este tipo de robos no le ‘tiran’ a cualquier bicicleta, prefieren las “luqueras”, es decir, las costosas, que son las usadas para montar en carreteras o montaña. Aunque unas pueden arrancar en $800.000, otras alcanzan precios de $5 millones, $10 millones o hasta $20 millones.

Otro lo de jóvenes, quien tiene gafas oscuras, dice que los ladrones tienen fríamente calculado todo, hasta los turnos de los cuadrantes de la Policía en diferentes sectores del barrio.

“Digamos que se roban una bicicleta ahora, esa no sale del barrio ahí mismo, no, la sacan después del cambio de turno cuando los policías que tuvieron la novedad ya se fueron”, afirma uno de los jóvenes afuera de la parroquia al decir que al delincuente le darán por ese vehículo hurtado entre $350.000 y $400.000, como máximo.

Y es que si César hubiera logrado el hurto de la bicicleta, insisten los pandilleros, el rumbo del vehículo de dos ruedas, de no ser el ‘Planchón de Santa Elena’ o el ‘Mercado de Pulgas’ de la galería de Siloé, era la Carrera 10 con Calle 16, donde se consiguen bicicletas de todo los tamaños y precios, así como también partes de las mismas, en especial llantas, cadenas y tenedores.

Robo de bicicletas, otra amenaza en las calles de Cali

Esta semana, la Policía hizo operativos en Santa Elena y otros puntos por el robo creciente de bicicletas. En el ‘Planchón’ fueron recuperados 17 de estos vehículos.

Especial para El País

El País estuvo en la Calle 16, a tres cuadras del Palacio de Justicia, y evidenció la venta de bicicletas usadas e incluso de ‘bicipartes’. De unos seis de esos vehículos que se encontraron exhibidos sobre el andén de la Carrera 10, a plena luz del día, uno de ellos era de gama media de la marca GW, el resto eran de baja, es decir, su precio está por debajo de los $150.000.

Sobre el andén, junto a partes de bicicletas como rines con sus respectivas llantas (dos por $40.000) está la ‘cicla’ GW, su costo es de $500.000. El vendedor, un hombre que está recostado sobre una silla, dice que es el único precio y asegura que no hay problema con los documentos ni con la ley.

“Se la entrego con factura”, añade, al tiempo que una mujer dice que hace rato la tiene exhibida y nada que la puede vender. “Pero dígale a él cómo quiere la bicicleta y que cuando le llegue una como la quiere lo llame”, dice otra vendedora que está al lado.

En la esquina, cerca a ese local, un hombre dice que vale $100.000 una bicicleta tipo cross. Otra de menor calidad cuenta que la deja en $40.000. Al lado del negocio que está sobre el andén, otro señor dice que está complicada la venta de bicicletas usadas tras recientes operativos de la Policía en la zona donde varios de estos vehículos fueron decomisados.

Y es que preguntando más adentro de la Calle 16, las bicicletas ya no están exhibidas, hay que indagar en algunos negocios si venden de segunda. Un joven, que atiende en una ferretería, dice que tiene una a la venta y llama a otra persona. La bicicleta es de color verde y cuenta que vale $280.000, “está como nueva, la entrego con factura”.

Lo que se pudo constatar en el terreno es que el ingreso de bicicletas usadas para poner a la venta no es para todos los negocios, solo para unos dos que están sobre la Carrera 10 y uno que está adentro de la Calle 16.

“Acá nos llega mucha bicicleta buena de segunda, por ahí cada quince días, pero entonces lo que hace uno es que las pinta y se llevan a un negocio de la Octava (Carrera 8). La ‘cicla’ llega bien fea, pero uno la pone linda y así la gente se enamora, quedan como nuevas. De 35 bicicletas que lleguen por ahí dos son de alta gama”, dice otro hombre del lugar, al que se le omite el nombre.

Las bicicletas usadas, dice una persona que sabe del negocio, luego de un proceso de transformación, pueden costar más de $500.000, mucho menos que el valor comercial que puede ser de $1.300.000. “Pero la verdad son más las bicicletas de bajo costo las que se consiguen en esta zona de la ciudad, como también puede pasar en el ‘Planchón de Santa Elena’”, asegura.

El coronel Albert Hernán López, jefe del Área de Prevención y Educación Ciudadana de la Policía de Cali, dice que esta es una de las zonas priorizadas para adelantar operativos contra el hurto de bicicletas en la ciudad, junto a Santa Elena y Siloé.

De igual forma, el oficial reconoce que actualmente hay dos ‘vacíos’ para combatir el delito del robo de bicicletas: no existe una base de datos oficial de propietarios de estos vehículos y a la hora de denunciar las personas están entregando información muy superficial sin adjuntar copia de la factura y el número serial.

“A raíz de eso vamos a empezar un plan para marcar las bicicletas y, además, construir una base de datos con número de serie, cédula y nombre del propietario, cosa que podamos tener un sitio dónde verificar la tenencia de una bicicleta. Ya tenemos 700 ciclistas listos para iniciar el empadronamiento y esperamos este año cerrar con 3000 usuarios. Si alguien está interesado solo debe ir a la sede de la Sijín en Cali”.

Acompañamientos

Los días martes, jueves, sábados y domingos y festivos, la Policía adelanta acompañamiento a grupos de ciclistas aficionados que hacen deporte hacia Cristo Rey, Alfaguara, Ciudad Jardín, kilómetro 18, Avenida Cañasgordas, Bulevar del Río, Dapa y Tres Cruces. Los horarios de la medida son entre las 5:00 a.m. y las 10:00 a.m., y las 6:00 p.m. y las 11:00 p.m.

“Ya estamos trabajando con 50 grupos de ciclistas que representan 3000 biciusuarios de la ciudad. Hemos hecho tres operativos donde se logró recuperar 44 bicicletas robadas y mediante trabajos de inteligencia y Policía Judicial se ha establecido que no hay bandas organizadas robando bicicletas sino que son muchachos que consumen drogas y ven la oportunidad de robar y lo hacen”, dice el coronel Albert Hernán López, jefe del Área de Prevención y Educación Ciudadana de la Policía de Cali, quien indica que los operativos contra este delito seguirán. “Bicicleta sin documentación debe ser incautada”.

Líderes del ciclismo en Cali le plantearon a la Policía la posibilidad de que se instale en las bicicletas un microchip con GPS para ubicar los vehículos hurtados en tiempo real.

Si la bicicleta robada supera los $3.500.000 es posible que el juez considere medida intramural para un detenido, pero si es menor, es excarcelable, dice la Policía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad