"Relación tormentosa", tras tiroteo en la Policía Nacional

"Relación tormentosa", tras tiroteo en la Policía Nacional

Enero 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Los patrulleros Sneider Bobadilla Pacheco y Martha Isabel Correa, según la Fiscalía, sostenía una relación tormentosa.

Fiscalía asumió la investigación y ha entrevistado a los testigos del hecho en el que un patrullero disparó contra otra uniformada y un mayor en la Dirección.

La principal hipótesis que maneja la Fiscalía sobre el tiroteo en el interior del edificio de la Dirección de la Policía , que dejó dos muertos y un herido, es de un crimen pasional. Así lo señaló Carmen Torres, directora seccional de Fiscalías de Bogotá, quien dijo que “se conoció que la pareja -de los patrulleros Sneider Bobadilla Pacheco y Martha Isabel Correa- sostenía una relación tormentosa. Sobre el mayor sabemos que él solo reaccionó para defender a la patrullera de la agresión que estaba sufriendo”, explicó la funcionaria del ente investigador.“Se ha solicitado varias órdenes y de momento recibimos 15 entrevistas de testigos presenciales de los hechos y de personas que tenían conocimiento de la relación que tenían entre ellos. Además se van a revisar los videos de la zona donde se registraron los hechos. Las entrevistas que se han realizado y de quienes conocían esa relación, es que no se llevaban en los mejores términos, por eso se maneja la hipótesis de que es un crimen pasional, porque la patrullera le manifestó no querer seguir con la relación”, agregó la fiscal Torres.El patrullero Bobadilla disparó contra su novia y el mayor, quienes trabajan en el área de relaciones internacionales de la Policía.Este joven, que permanece bajo pronóstico reservado, era guardia de seguridad del edificio de la Dirección General de la Policía Nacional y por tanto uno de los pocos autorizados para permanecer armado en el interior de uno de las entidades más custodiadas de la Policía.Ese día, el uniformado dejó al perro de seguridad a cargo de un compañero, subió al tercer piso, buscó a la patrullera Martha Isabel Correa, su compañera sentimental desde hacía algún tiempo -unos dicen que desde hacía pocos meses, otros que llevaban varios años juntos-, y empezó a discutir. Al escuchar los gritos, el mayor Ricardo Alberto Romero Sanabria, un curtido oficial en la lucha contra el delito, intentó mediar en la situación.Entonces, el patrullero disparó contra su novia tres veces en el pecho y el abdomen, con su arma oficial de dotación. Luego, abrió fuego contra el mayor y se intentó suicidar.El general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional, aseguró que todo obedeció a “un hecho de intolerancia”.Asimismo la fiscal explicó que la investigación va a hacer adelantada por unidades del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía. También se conoció que hace seis meses al patrullero Bobadilla le realizaron un examen psicológico y físico de rutina y que esta prueba no arrojó ningún comportamiento sospechoso. Su sueño ser policíaLa patrullera Martha Isabel Correa Chavarro, quien de acuerdo con sus familiares siempre soñó con ser Policía, había nacido en Bogotá hace 25 años. Era funcionaria del Grupo de Asuntos Internacionales de la Dirección de la Policía Nacional, estaba soltera y no tenía hijos.Según su familia, una de sus prioridades era sacar adelante a sus padres y a sus cinco hermanos, con quienes vivía en Bosa, un barrio popular del sur de la capital.En su carrera como uniformada llevaba cuatro años pero ya había recibido 25 felicitaciones por su buen desempeño como Policía y su abnegada entrega para cumplir de manera efectiva con las labores que se le asignaban.Cuando se graduó de bachiller hizo una carrera técnica de Asistencia en Administración Documental en el Sena, estudios que le sirvieron para ser asignada al Grupo de Asuntos Internacionales de la Dirección de la Policía Nacional.Su primo Orsain Muñoz Chavarro le contó a Colprensa que “la familia está muy consternada y destrozada, estamos esperando a que las investigaciones nos digan qué fue lo que pasó. Estamos desconcertados”, dijo entre sollozos. Muñoz recordó que su prima era “una niña muy dinámica, muy tranquila y dedicada a su trabajo, su sueño siempre fue ser Policía”. Una hoja de vida impecableEl mayor Ricardo Alberto Romero Sanabria ejercía como oficial del Grupo de Asuntos Internacionales de la Dirección de la Policía Nacional. Nacido en Bogotá hace 36 años, estaba casado con la también oficial de la Policía, capitán Carolina Ibagué Rojas, actualmente asignada a la Dirección de Inteligencia. De su unión queda un pequeño hijo de apenas 4 años. El destacado oficial llevaba 16 años en esa Institución, era Administrador de Empresas, con un diplomado en Política Pública y Seguridad y un curso de Integridad Interfuerzas en Estados Unidos.En su hoja de vida figuran cinco menciones honoríficas, dos condecoraciones por servicios distinguidos, dos medallas de Naciones Unidas y 50 felicitaciones, los últimos reconocimientos como resultado de su eficiente desempeño. El mayor Romero había participado en una misión en África y hablaba tres idiomas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad