Proceso de paz: inicia nuevo pulso por participación política de las Farc

Escuchar este artículo

Proceso de paz: inicia nuevo pulso por participación política de las Farc

Julio 01, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País y EFE
Proceso de paz: inicia nuevo pulso por participación política de las Farc

Las negociaciones entre el Gobierno Nacional y las Farc en procura de lograr el fin del conflicto armado con esa guerrilla se iniciaron en noviembre del 2012. Hasta el momento se acordó un punto e inició la discusión del segundo.

Con algunos altibajos se retoman hoy, en La Habana, los diálogos entre el Gobierno y las Farc.

El equipo negociador del Gobierno, encabezado por el ex vicepresidente Humberto De la Calle, viajó este domingo a Cuba para reanudar hoy los diálogos con las Farc y seguir la discusión de segundo punto de la agenda: la participación política.Precisamente, este capítulo dos de la agenda del proceso de paz ya plantea un pulso entre el Gobierno y los negociadores de la guerrilla, que comenzaron a poner sobre la mesa lo que serán las exigencias en esta materia.Durante la semana anterior, los voceros de las Farc insistieron en el tema de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para ratificar los acuerdos de La Habana, tema que no tiene eco en el Gobierno, el cual ha dicho que no está en discusión en la mesa.Otro de los puntos que también dejó en evidencia el pulso, fue el anuncio de la guerrilla de que si bien va a deponer las armas, estas no serán entregadas al Gobierno. Situación que abrió la polémica entre algunos sectores que coincidieron en que no existe coherencia en la guerrilla que, por un lado muestra una voluntad de diálogo, pero por el otro habla de la suerte que podría tener su arsenal, muy lejos de los principios del diálogo.El mismo presidente Juan Manuel Santos les hizo un llamado a las Farc para que dejen de hacer propuestas que no están en la agenda y se ciñan a ella.Analistas consultados por este diario coincidieron en que existen varios elementos que podrían poner en riesgo la suerte de los diálogos, en la medida en que la guerrilla ha incumplido algunas reglas de juego de la mesa.Rafael Nieto Loaiza explicó que uno de los acuerdos fue mantener el hermetismo del proceso, precisamente para evitar que se presentaran debates innecesarios.En este sentido, el analista comentó que “no hay duda que el principio de que los diálogos se debían realizar por fuera de micrófonos, no viene siendo cumplido por la guerrilla”, ya que si bien el Gobierno cumple con el sigilo que se pactó desde el principio, las Farc tiene salidas “desafortunadas”.El exministro Horacio Serpa Uribe precisó que la situación que se registra en La Habana es casi normal, ya que en la mesa se encuentran frente a frente “dos sectores antagónicos y que han sido enemigos, por lo que los acuerdos no son fáciles”.Serpa añadió que “las discusiones son casi naturales”, pero aclaró que mientras haya claridad sobre que la principal voluntad es buscar y llegar a acuerdos “las discusiones son válidas y se mantiene la esperanza”.Temas no negociablesEl pulso del tema sobre la participación en política tiene el marco de las palabras de la guerrilla de la semana pasada, cuando argumentaron su posición sobre la constituyente y las armas. Un primer elemento tiene que ver con la constituyente, de la cual el Gobierno ha sido claro, es que no es un tema que esté en la mesa y menos en discusión.A esto, Rafael Nieto dijo que “las Farc quieren eso, una constituyente, pero este tema y el de las armas no están en discusión en la mesa” por lo que aseguró que “estas posiciones de la guerrilla afectan el diálogo y ponen el riesgo no solo el punto político sino del proceso mismo”.Mientras tanto, el exgobernador Serpa Uribe se refirió al tema de las armas y dejó claro que este tema, si bien es delicado, se encuentra entre lo normal de un proceso.“La guerrilla ha dicho que no le entregará las armas al Gobierno”, aseguró Serpa, quien explicó que esta es una situación que se enmarca dentro de lo normal, ya que “entregar las armas al Gobierno se vería como un acto de rendición y esa no es la posición actual de las Farc”.Por esto, Serpa recordó que en la desmovilización del M-19 no se entregaron las armas sino que estas se fundieron con un acompañamiento internacional que sirvió como veedora de esto. “Lo importante es que la guerrilla no se quede con armas en su poder después de la firma de un acuerdo de paz”, concluyó.Mientras tanto, el Gobierno mantiene la expectativa y, según se dijo, el tema político podría tener conclusiones antes del final de julio, con lo que se avanzaría en un punto calificado como clave por los analistas, que terminaría complementando el acuerdo de Desarrollo Rural que se pactó recientemente, que fue el primer punto de la agenda tratado en La Habana.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad