Por lo menos un fleteo diario se ha registrado en Cali en lo que va del 2014

Por lo menos un fleteo diario se ha registrado en Cali en lo que va del 2014

Septiembre 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por lo menos un fleteo diario se ha registrado en Cali en lo que va del 2014

Los bancos prohíben que sus cajeros utilicen su celular en su puesto de trabajo. También está prohibido que se levanten del puesto durante una transacción.

Ojo con los 'campaneros' o 'marcadores'. Se encargan de determinar quién lleva dinero, ‘marcar’ a las víctimas. En lo que va del año la Policía de Cali registra 290 casos de fleteo. Seis personas han muerto.

Si usted va a hacer un retiro en un banco, es mejor que no le cuente ni a su propia familia. El capitán Nelson Fabián Patiño, Jefe de Patrimonio Económico de la Sijín en Cali, se ha encontrado con casos de fleteo en los que los responsables resultaron ser parientes cercanos. También amigos o compañeros de trabajo. “Entre menos gente sepa que usted va a hacer un retiro, menos posibilidades existen de que sea una víctima”, dice el capitán. Y pueda que su familia o sus amigos jamás lo vayan a robar, pero los fleteros escuchan conversaciones. Usted puede ir por un centro comercial hablando con su pareja sobre cuánto dinero debe retirar para pagar, por ejemplo, las vacaciones, y atrás suyo es posible que un delincuente esté muy atento. Lo mismo podría suceder en un taxi, en un cajero electrónico, en la fila de un banco. Sin embargo, no hablar de dinero en la calle no es suficiente para blindarse. También hay que mirar, mirar mucho. Antes de entrar al banco incluso, durante la transacción, y después de salir de la entidad. Y es que para determinar quiénes serán sus víctimas, las bandas de fleteros – en Cali hay identificadas cuatro – utilizan lo que ellos llaman ‘marcadores’. Son los encargados, precisamente, de ‘marcar’ a quien lleva dinero. Y la marcación no necesariamente se hace dentro de un banco, advierte Gina Pardo, Directora de Operaciones Bancarias de Asobancaria.En algunos casos, los marcadores hacen un estudio previo y minucioso de la víctima. Buscan empresas que manejen dinero en efectivo como una obra de construcción por ejemplo, donde paguen la nómina en un día determinado de la semana. Los fleteros investigan al encargado de retirar el dinero para pagar esa nómina y lo siguen, lo marcan. Por cierto, las nóminas de las empresas son el botín más codiciado de los fleteros. Este año, en Cali, el caso más cuantioso fue justamente el hurto de $30 millones con los que se iba a pagar la quincena de una compañía. Además de los seguimientos previos a las víctimas, de otro lado, existen marcadores dentro de los bancos. Generalmente son mujeres muy bien vestidas que buscan entidades donde haya una gran afluencia de público. Esto les permite camuflarse con facilidad. Para justificar su permanencia hacen transacciones menores – consignar $10 mil – preguntan por un crédito o se sientan como si esperaran a alguien. Cuando están en la fila y les corresponde el turno de ser atendidos, los marcadores simulan que han olvidado un papel importante y salen del banco, para regresar unos minutos después y hacer la fila de nuevo. Si su presencia se hace evidentemente sospechosa, se retiran y son reemplazados por otros marcadores.En el banco, su tarea es observar quién recibe dinero de los cajeros. De ahí que otra estrategia para no ser una más de sus víctimas es no contar el dinero al lado de la ventanilla. Esa práctica, tan común en los abuelos, es para el fletero como sangre para el tiburón, asegura un investigador de la Policía. Para marcar a la víctima, el marcador utiliza su celular. Una vez identifica a la ‘presa’, el delincuente sale del banco y por medio de un chat, mensajes de texto o una llamada, describe su manera de vestir, sus rasgos físicos. Si puede, incluso, le toma una foto. En algunos casos un segundo marcador que se ubica fuera del banco sigue a la víctima hasta su vehículo. La descripción física de la persona es recibida por los 'cogedores'. Son los encargados de cometer el hurto. Están parqueados en los alrededores del banco. Los fleteros se movilizan en un carro particular o en un taxi al que les cambian las placas. Es ahí en donde llevan las armas camufladas en caletas. A su lado siempre irá además una moto con un ‘sacador’, como les llaman al los encargados de conducir. Justo antes de robar a la víctima, el ‘cogedor’, armado, se baja del vehículo, se sube a la moto, realiza el fleteo y un par de cuadras más adelante vuelve a subirse al carro para guardar el dinero y el arma. Esa es una manera de no levantar sospechas, evitar ser detenidos en la moto por la restricción del parrillero hombre. Y si ya no hay nada qué hacer, si usted ya fue interceptado, no oponga resistencia. El ‘cogedor’ por lo regular es un tipo con antecedentes penales por homicidios y no le importaría matar a alguien más. Este año, en Cali, seis personas fueron asesinadas en casos de fleteo. Hasta septiembre, la Policía contabiliza 290 hurtos por esta modalidad en la zona metropolitana (es decir, incluyendo a Jamundí, Candelaria y Yumbo). En el mismo periodo del año anterior iban 369 casos. Pese a la reducción, retirar dinero en efectivo se convirtió en asunto de alto riesgo. Tanto, que las autoridades le insisten a quien deba hacerlo que utilice el servicio de acompañamiento de la Policía. Es gratuito y no interesa el monto. Si usted se siente inseguro retirando $300 mil o la suma que sea, tiene el derecho de solicitar el servicio. Es otra manera de blindarse, aunque no todos los ciudadanos están muy seguros de ello. Salir de un banco con un agente al lado es “automarcarse” para los fleteros, dicen algunos usuarios de los bancos. Sin embargo, según la Sijin de Cali, el servicio de acompañamiento es lo que ha permitido una la disminución de 79 casos de hurtos durante 2014 con respecto al año anterior. En todo caso, tal vez la única manera de estar a salvo, es una sola: no hacer transacciones en efectivo. En el país, advierte Gina Pardo, de Asobancaria, es sorprendente, “incluso exagerado”, la cantidad de transacciones que se hacen de esa manera cuando existen otras posibilidades: solicitar un cheque de gerencia, hacer una transferencia electrónica. Es decir: para no perder la vida, en Colombia es preferible ceder a ciertos derechos como retirar nuestro dinero o simplemente hablar por celular mientras se camina en la calle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad