Pensionados, principales víctimas de robos con sedantes en Cali

Escuchar este artículo

Pensionados, principales víctimas de robos con sedantes en Cali

Julio 06, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País
Pensionados, principales víctimas de robos con sedantes en Cali

El exdiputado del Valle y empresario de transporte, Octavio Zapata, fue víctima de un robo en el que fue sedado con escopolamina.

40 denuncias tiene la Policía este año de personas a las que se les ha suministrado sustancias sedantes para cometer algún crimen. El último fue el caso del excongresista Octavio Zapata.

En lo corrido del año en Cali se han registrado en la Policía 40 denuncias de personas que dicen que delincuentes les han suministrado sustancias sedantes para cometer algún crimen. Solo esta semana las autoridades quedaron en alerta tras el robo del que fue víctima el excongresista del Valle Octavio Zapata, de 74 años, a quien le habrían dado varias dosis. Pero hay una preocupación mayor entre las mismas autoridades y profesionales de la salud: de esos 40 casos, 25 fueron con adultos mayores, la mayoría pensionados. Jorge Quiñónez, fundador de la línea de toxicología de la Alcaldía de Cali, dice que la situación es compleja si se tiene en cuenta que en todo el año pasado se presentaron 50 casos en la ciudad de lo que se conoce como intoxicación delincuencial en adultos. Quiñónez explica que esa modalidad consiste en utilizar el polvo de los medicamentos de tipo sedante para dominar a la víctima y luego poderle robar su dinero y sus pertenencias. “Hay que dejar claro que no es escopolamina, sino sedantes”, dice Quiñonez. A Germán Castro, un hombre de 78 años de edad, le pasó dos meses atrás: tras reclamar su pensión fue a pagar los servicios que tenía atrasados a un banco del centro de Cali. Al salir de la entidad una mujer lo abordó en una tienda cercana, donde se sentó para hacer unas cuentas y luego de conversar con él unos segundos recuerda que se sintió muy mareado y con sueño.Cuando reaccionó, a Germán le habían robado lo que le quedaba de su pensión y en la mesa solo estaba la gaseosa que se estaba tomando. Los médicos que lo atendieron dijeron que le habían mezclado una pequeña dosis de un sedante en la bebida.Este tipo de casos no es nuevo para Maurix Rojas, jefe de la Unidad de Toxiólogía del Hospital Universitario del Valle (HUV), quien corrobora que de las tres clasificaciones que tienen en cuanto a casos de intoxicación delincuencial la que más se presenta es en personas pensionadas, la mayoría hombres.“Este año llevamos en el HUV doce casos similares de adultos a los que les suministraron algún tranquilizante o medicamentos siquiátricos, ambos en polvo, para robarles su pensión”, explicó el toxicólogo. De la misma manera, Rojas dijo que ingresan muchas personas con intoxicación delincuencial que vienen de viaje y en especial los que vienen de la vía Ibagué - Cali. “Personas se suben en los buses intermunicipales y les ofrecen alimentos que contienen dichas sustancias que lo que hace es desorientar a las víctimas para hurtarles sus pertenencias”, manifestó Rojas. La noche, la más peligrosaPara las autoridades, en la noche y en los bares es donde sin duda se siguen presentando más casos de hurtos con sustancias en Cali.Un investigador de la Policía dice que el delito es difícil de controlar porque no hay bandas identificadas que se dediquen solo a esta modalidad delictiva. “Ahora los delincuentes hacen su trabajo solas o en grupos de dos personas, identifican a sus víctimas en los bares y discotecas de la ciudad, los estudian y luego atacan. La modalidad es la misma de hace tiempo, pero cambian las personas y los lugares constantemente”, afirma el investigador. El oficial, incluso, dice que los extranjeros caen mucho en la red de los delincuentes. Como el caso de abril pasado de un empresario extranjero que vive en Cali y a quien robaron tras una noche de rumba en el oeste de la ciudad. “Tres personas, entre ellas una mujer, lo abordaron en un bar, se hicieron amigos, pasearon con él y luego lo robaron. En el paseo tomaron fotos con el celular de la víctima, las cuales se sincronizaron con su cuenta de Facebook y permitieron que sus contactos obtuvieran las fotos de los presuntos ladrones, recordó el agente. Al extranjero, claro, le echaron en su bebida una sustancia sedante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad