Los puntos grises en los acuerdos entre el Gobierno y las Farc

Los puntos grises en los acuerdos entre el Gobierno y las Farc

Septiembre 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Bogotá
Los puntos grises en los acuerdos entre el Gobierno y las Farc

El Gobierno y Farc tienen diferencias con temas de dejación de armas, el secuestro, el comando de transición y la reinserción a la vida civil.

Sectores dicen que hay mucho tema aplazado y que mientras el Gobierno cree que saldrán en el posconflicto, las Farc hoy no renuncian a ellos.

Con la revelación de los documentos de los tres puntos acordados entre el Gobierno y las Farc, en La Habana, quedaron en evidencia varios temas que tienen el asterisco de ‘pendientes’, de los cuales, según se conoció, son ítems en los que las partes tienen profundas diferencias.Estos puntos grises de los acuerdos, a juicio de analistas, podrían delatar en el tiempo la concreción del acuerdo final, máxime cuando la premisa que manejan las partes es que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”.De hecho, los mismos expertos coinciden en que estos ‘pendientes’ son vistos de manera diferente por el Gobierno y las Farc, ya que mientras el Ejecutivo cree que son temas que se podrían tratar y completar en el posconflicto, para la guerrilla son clave y no los dejarán por fuera del acuerdo general.La situación anterior ha sido planteada por los mismos negociadores de la guerrilla, ya que los negociadores ‘Iván Márquez’ y ‘Jesús Santrich’, en reciente entrevista a medios internacionales, manifestaron que existen muchos pendientes en lo que se ha acordado, por lo que insistieron en que son “aspectos esenciales que se requieren para poder alcanzar un tratado de paz estable y duradero”, y deben ser revisados. Incluso, en esta misma intervención, los representantes de las Farc aseguraron que los pendientes solo se solucionarían en una Constituyente, al advertir que “si esto no se hace el proceso tendría un enorme déficit de legitimidad”.Este hecho, a juicio de analistas, tiene una explicación. Se trata de un proceso de paz en el que intervienen fuerzas antagónicas que, por obvias razones, no van a llegar a puntos de equilibrio fácilmente en todos los temas.Por estas razones, los analistas dicen que hoy existen muchos temas aplazados en lo acordado, los cuales podrían representar un nuevo inconveniente a la hora de firmar el acuerdo final.El exministro Camilo González Posso aseguró que “en los documentos que han publicado de los acuerdos hay unos asteriscos que demuestran que muchos de esos temas quedaron aplazados”.Dijo que la traducción que se le puede dar a esta situación es que las partes definieron que “publiquemos esto y lo otro lo dejamos para el final”, pero recalca que “estos asteriscos representan puntos de mucho peso y reformas de fondo que pueden dificultar las cosas”.Esta situación, según explicó, deriva en que la óptica que tienen las partes no coinciden. “Mientras el Gobierno dice que esos pendientes saldrán por inercia, la guerrilla le va a recordar que no han renunciado a ellos”.Esta visión, según se dijo, demostraría que tanto Gobierno como Farc estarían evacuando los temas en los que no existen dificultades y aplazan el grueso de varios que tienen controversia.En este sentido, el analista John Mario González reconoció que efectivamente hay pendientes en los temas del agro, la participación en política y en drogas ilícitas.Sin embargo, González tiene una mirada más optimista al advertir que “el grueso de estos temas ya se definió” y explicó que “el problema no es lo que no se acordó, el lío está en la falta de entusiasmo del país con el proceso”.Mientras tanto, el exministro de Gobierno, Armando Estrada, comentó que “si bien se han logrado acuerdos, el trasfondo es más delicado” y anotó: “Lo que se observa es que lo que se ha acordado es lo más simple”.En contraste, el senador Mauricio Lizcano aseguró que “se ha avanzado mucho” y recordó que es la única vez en la historia del país que se ha “avanzado en tres puntos y vamos en el cuarto que es el más complejo”.Lo pendiente en desarrollo ruralEl primer punto, si bien tuvo acuerdos en cuatro pilares clave de acceso y el uso de la tierra; el establecimiento de programas especiales de desarrollo con enfoque territorial; los planes nacionales que deberán lograr una reducción radical de la pobreza y la eliminación de la pobreza extrema, y un sistema especial de seguridad alimentaria y nutricional, quedaron temas clave sin resolver.El exministro Camilo González recordó que en este punto no se resolvieron temas como las extensiones de las zonas de reserva campesina, la extranjerización de la tierra y el gamonalismo, que “son determinantes para garantizar que el tema del desarrollo rural logre tomar impulso”.De hecho, la misma guerrilla recordó que aún no existen acuerdos concretos y recordaron que “la proscripción del latifundio y la limitación a la extranjerización de la tierra; no asoma todavía en el replanteo de la Doctrina de la Seguridad Nacional”.Además, en los borradores de los acuerdos revelados se identificaron más elementos pendientes así: La restitución de tierras y el retorno de los campesinos solo será revisado cuando se acuerde el punto 5 de la agenda. Se encuentran en veremos los términos de tiempo que tendrá el Gobierno para la actualización del catastro rural. La definición de las políticas de minifundio y de concentración de tierras, así como los estímulos a las formas asociativas.Solo en el punto 5 se abordará un capítulo especial de desplazamiento y despojo de tierras, de los que dicen serán independientes del esclarecimiento de la verdad.Cultivos ilícitosOtro de los temas coyunturales del proceso fue el de las drogas ilícitas. En este, el acuerdo se apoyó en cuatro pilares: La sustitución y erradicación de los cultivos ilícitos; consumo como un problema de salud pública; narcotráfico en su lucha contra el crimen organizado, en especial en las regiones, y los compromisos del Gobierno de “poner en marcha las políticas y programas de este punto”, mientras que las Farc dicen que van a “contribuir de manera efectiva, con la mayor determinación y de diferentes formas y mediante acciones prácticas con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas, y de poner fin a cualquier relación, que en función de la rebelión, se hubiese presentado con este fenómeno”. Sin embargo, en este punto de la agenda quedaron temas sueltos, que a criterio de analistas, representan piezas fundamentales para el desarrollo de este ítem y la garantía que el tema del narcotráfico no tome fuerza a futuro.En el acuerdo revelado por las partes se identifican temas clave, como el condicionamiento de las Farc al funcionamiento del nuevo Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos del que dice solamente se aplicará “donde sea necesario y según la concepción con que se elabore este acuerdo”, es decir no en todo el territorio. También, se aplazó el tema que se refiere a los mecanismos de esclarecimiento de la relación entre producción y comercialización, así como la relación de los paramilitares y el narcotráfico, ítems que se abordarán en el punto 5 de la agenda.Participación políticaAl igual que en los otros puntos, la participación política se basó en tres pilares: la nueva apertura democrática que promueva la inclusión política como mecanismo para consolidar la paz; crear nuevos partidos políticos; una mayor participación ciudadana para consolidar la paz, en el espíritu de la Constitución del 91, y asegurar que se rompa para siempre el vínculo entre política y armas: nadie nunca más utilice las armas para promover una causa política. Aquí hubo elementos que quedaron pendientes que, según Camilo González, son clave. Uno de ellos es la creación de Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz en las regiones golpeadas del conflicto. Aquí, según se dijo, no se determinó el número de regiones, curules en el Congreso y periodos electorales. Además, aquí la controversia aún está viva, debido a que la propuesta del Gobierno de las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz, no es compartida por la guerrilla, la cual dice que insistirá en las Cámaras regionales.En este acuerdo en específico quedaron más elementos aplazados como la creación de la Comisión para definir los lineamientos del Estatuto de Garantías a la Oposición.También, se dijo que en el punto 5 de la agenda se buscará el fortalecimiento de la figura del defensor comunitario o sus similares a instancias del Ministerio Público para empoderar a las regiones.En este mismo punto 5 las Farc van a insistir en las medidas de reparación y sustitución de derechos a aquellos partidos, como la Unión Patriótica, que hayan sido afectados por su militancia política.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad