La extradición: medida polémica, desgastada y en camino de revisión

La extradición: medida polémica, desgastada y en camino de revisión

Septiembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Arcadio González Ardila | Colprensa
La extradición: medida polémica, desgastada y en camino de revisión

Estados Unidos retiró en días pasados el pedido de extradición de Ariel Josué Martínez, quien al recuperar su libertad, dijo: "Se hizo justicia".

El caso de Ariel Josué Martínez, 'El Carpintero', prendió el debate sobre la figura jurídica. Expertos piden revisión inmediata.

Los cinco meses y 23 días que estuvo detenido injustamente Ariel Josué Martínez, más conocido como ‘El Carpintero’, un campesino de San Vicente del Caguán (Caquetá) acusado erróneamente de narcotráfico, no son nada comparados con lo que le esperaba en una Corte del Distrito Sur de La Florida, Estados Unidos, que lo acusó de forma equivocada. Allí había una acusación por siete delitos relacionados con tráfico de estupefacientes, que le hubieran significado fácilmente 25 años de cárcel.La verdadera fortuna de Martínez, un humilde carpintero que ni siquiera terminó la primaria, es que su caso fue hecho público gracias a unos sacerdotes y a medios de comunicación. De lo contrario, habría entrado a engrosar la lista de extraditados que desde el 17 de diciembre de 1997 a la fecha ya cuenta con 1680 enviados, solo a Estados Unidos, según datos del Ministerio de Justicia.Por eso, para defensores y detractores de esta figura, la extradición debe revisarse porque “su esquema en Colombia se agotó”, al decir del senador Juan Manuel Galán, pues recuerda que ahora los narcotraficantes “prefieren pagar penas en Estados Unidos”. Lo peor es que en la Corte Suprema de Justicia (etapa judicial) hay 51 solicitudes de extradición en trámite y en el Ministerio de Justicia (etapa administrativa final) hay otras 62. Ojalá entre ellas no haya nuevos casos de carpinteros, plataneros o pilotos inocentes. Expertos como Jaime Arrubla Paucar, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia e Iván Cancino, abogado penalista, presentaron los pros y los contras de esta polémica figura jurídica."Es un instrumento eficaz": Jaime Arrubla Paucar¿Está de acuerdo con la extradición? Totalmente de acuerdo. Es un instrumento eficaz de colaboración entre países para sancionar los delitos transnacionales. Ya superamos la etapa en que se negaba la extradición por razones de soberanía nacional. ¿Por qué se presentan errores como los de ‘El Carpintero’? Es necesario tener más rigurosidad no solo en la solicitud de la extradición, sino en el análisis de la justicia colombiana para concederla. Hay que tener estrictos controles en la identificación de la persona requerida, y eso corresponde tanto al país requirente como al que la concede. ¿Con Estados Unidos hay tratado de extradición? No. Ese tratado se negoció y cuando se fue a ratificar lo hizo el ministro de Gobierno con funciones delegatarias de ese momento, porque el presidente Virgilio Barco no estaba en el país. Por eso se cayó en la Corte Suprema de Justicia. Y eso quedó así. Hoy se aplica por nuestro derecho interno, pero sí hace falta un nuevo tratado. ¿Quién pudo fallar en el caso del carpintero? En el proceso de extradición intervienen la Fiscalía, la Cancillería, la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio de Justicia y el Ejecutivo. Todos los intervinientes pueden ayudar a que esto no sea un acto de genuflexión del Gobierno Nacional con un Gobierno extranjero, sino que sea un acto de colaboración, pero también de justicia con los nacionales extranjeros. Aquí se evitó el error gracias a los medios de comunicación."Es un fracaso de la justicia": Iván Cancino¿Le gusta la figura de la extradición? No, sobre todo cuando se trata de delitos cometidos en Colombia. Hoy la justicia está muy sólida. Lo que nos ha mostrado esta figura es que la gente se va, negocia por fuera y obtiene penas bajas mientras la reparación y el dinero se quedan por fuera. ¿Si no hay tratado con E.U. por qué se sigue extraditando a ese país?Eso hay que regularlo. En esas extradiciones se deben defender los derechos y las garantías procesales de los colombianos, que tengan derechos a condiciones dignas. O sea, sí debe haber extradición en algunos casos… Solamente estoy de acuerdo con la extradición cuando al país llega una persona que ha cometido un delito en el extranjero. En ese caso sí, pero si tiene deudas pendientes en Colombia tiene que pagarlas aquí primero. ¿Detrás de tanta extradición hay razones políticas? Obvio. Aquí se llenan los pulmones de aire para decir que se han extraditado a miles de colombianos cuando eso debe ser visto es como un fracaso. Obvio que tiene que haber presiones políticas y económicas, pero el Gobierno se siente orgulloso de decir que fracasó nuestro sistema judicial. En el proceso intervienen entidades y dependencias. ¿Por qué pasan errores como el de ‘El Carpintero’?El culpable es el procedimiento, por eso sí tendría que haber una valoración probatoria antes de proceder a concederla. Urge esa revisión legal.Algunos extraditados por errorAriel Josué Martínez no alcanzó a ser extraditado a Estados Unidos. Hay otros ejemplos de colombianos que sí tuvieron que pagar cárcel por error en el país del norte, y luego fueron deportados a Colombia, humillados, ofendidos y con un alias que nunca buscaron tener.Gabriel Consuegra Martínez: era vendedor de plátanos en Barranquilla, pero él y su hijo fueron extraditados el 28 de septiembre de 2006 acusados de narcotráfico. Un tribunal de Manhattan los absolvió en noviembre de 2007, y los deportó a Colombia.Carlos Antonio Ortega: piloto de profesión, fue enviado el 28 de junio de 2012 a solicitud del Distrito Sur de Florida. El 31 de agosto de ese año se comprobó su inocencia y fue dejado en libertad.Margarita Salinas Forero: comisionista de bolsa, fue acusada de lavado de dinero. Fue extraditada en enero de 2012 y en septiembre del 2013 regresó deportada. Estuvo dos años en prisión injustamente. Nelson Vargas, alias El Marrano: es tal vez el caso más emblemático. En 2000 fue capturado como presunto responsable del asesinato de tres indigenistas norteamericanos, el 4 de marzo de 1999. En mayo del 2002 fue extraditado y el 28 de julio de 2004 quedó libre. Hasta las Farc habían advertido que él no era uno de sus miembros.La extradición es un mecanismo jurídico de cooperación internacional que se aplica según la jurisdicción interna de cada país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad