Jóvenes entre los 18 y 24 años, tercera parte de los asesinados en Cali

Jóvenes entre los 18 y 24 años, tercera parte de los asesinados en Cali

Mayo 16, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Homicidios, imagen de referencia

Que la mayoría de las víctimas de homicidios en Cali sean jóvenes, una de las preocupaciones planteadas en la audiencia pública ‘Paz Urbana’.

Foto: Wirman Ríos / El País

La falta de oportunidades, especialmente para jóvenes y menores de edad, es el detonante de violencia en las ciudades. Esta fue una de las conclusiones de la audiencia pública ‘Paz Urbana’, realizada ayer en el Centro Cultural de Cali y convocada por la comisión de Derechos Humanos del Congreso.

Después de Bello, Antioquia, la capital vallecaucana fue la segunda ciudad en la que tuvo lugar este encuentro, cuyo propósito es reunir diferentes propuestas para mejorar la seguridad en los territorios, desde la voz de líderes sociales, congresistas, indígenas, expertos de seguridad, entre otros.

“Nos alarma que Cali sea la ciudad con uno de los índices más altos de muertes violentas, la mayoría asesinatos de gente joven. Solo cuando logremos evitar que nos matemos entre todos, se puede pensar en construir la paz con oportunidades”, señaló León Fredy Muñoz, representante a la Cámara y uno de los organizadores de la audiencia.

De hecho, jóvenes entre los 18 y 24 años pertenecen al rango de edad con mayor cantidad de homicidios: 376 de los 1170 registrados el año pasado, es decir, un 32,1 %.

Pero los asistentes a la audiencia pública no solo coincidieron que la falta de oportunidades es una de las causas de este flagelo, sino también en la necesidad de mayor pie de fuerza por parte de las autoridades.

En diálogo con El País, algunos de los asistentes al foro plantearon posibles soluciones a la violencia que afecta a la ciudad.

Lea también: 'Caen 'Los Vaqueros', red de sicarios que tendría como cómplices a dos policías en Cali'.

"Más empleo y menos impunidad"

“Las soluciones no deben limitarse al diálogo, sino a acciones contundentes, como la generación real de empleo”, aseveró Jair Hernández, líder indígena en el Valle.

Explicó que si los jóvenes no cuentan con vías que le garanticen el sustento diario, atajar la violencia en la ciudad será una tarea más difícil.

En cuanto al asesinato de líderes sociales en el departamento, que dejó 12 víctimas mortales en 2018, Hernández agregó que debe haber una reforma en la justicia para que los casos no queden impunes, al igual que con las situaciones de delincuencia común.

“Pese a que hay un programa de protección nacional, debe haber más consistencia en él para que los líderes sean menos vulnerables”, dijo.

Lea también: 'Seguridad en Cali, con resultados 'agridulces': homicidios bajan, pero hurtos aumentan'.

La próxima audiencia pública de
‘Paz Urbana’, convocada por la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, se realizará en la ciudad de Bogotá.

Pie de fuerza

Leidy Katherine Girón es líder de tres de los sectores más violentos de Cali: la Comuna 14, que reportó 111 homicidios el año pasado; la Comuna 16, 45; y la Comuna 21, 84.

“Una de las soluciones es militarizar los sectores más críticos. Ya se hizo una vez en el barrio Manuela Beltrán y funcionó, porque la gente se sentía segura, podía transitar sin mayores preocupaciones. Es una medida necesaria”, expresó Girón.

Agregó que la justicia debe ser más contundente con los menores que cometen delitos.

Según la líder, “vemos que hay niños de 12 años que ya roban o matan. Si ellos tienen la capacidad para hacer eso, también deben tenerla para enfrentar la justicia. Pero también debe haber mayor inversión en Aguablanca, recursos que le lleguen directamente a la comunidad y no a terceros, como fundaciones”.

Por su parte, Nelson Rodríguez Guerrero, líder del barrio El Vallado, oriente de Cali, indicó que debe haber más presencia de la Policía.
Manifestó:“Decir que hay presencia de pandillas y venta de droga es algo trillado. También deben haber más programas que no solo sean laborales, sino también culturales, deportivos, aquello que ocupe el tiempo de los jóvenes”.

Según cifras del Observatorio de Seguridad de Cali, hasta marzo del presente año se registraron 264 homicidios, 59 muertos violentas menos que en el mismo periodo del 2017.

Atajar el hurto

Solo en el 2018 hubo 16.957 denuncias por hurto en Cali, con las comunas 3, 14, 15, 19 y 21 como las más afectadas. Pero en los últimos meses han habido nuevos casos en el barrio Valle del Lili.

“Por lo general ocurren por donde se hacen los bicitaxistas o en la parada en donde se espera el bus del MÍO, es ahí donde llegan motociclista y atracan a la gente”, aseguró la presidenta de la JAC, Rocío Selene Ruiz. “Es por eso que pedimos un nuevo cuadrante en el barrio y más pie de fuerza en las zonas más golpeadas por esto”.

Por otro lado, el representante a la Cámara León Fredy Muñoz aseguró que en vez de la Ley 1908 del 2018, que formula el sometimiento de bandas criminales, debería haber otra que sea más generosa con ellas para que haya mayor desmovilización de estos grupos.

Cultura y educación

“Las nuevas generaciones están abocadas a nuevos ciclos de violencia y es por eso que se debe pensar en una política pública que no solo apunte a lo policivo, pues también es importante fortalecer las iniciativas educativas y culturales en los territorios”, argumentó María José Pizarro, representante a la Cámara e invitada en la audiencia pública.

Explicó que no solo se trata de que las administraciones se apropien de estas iniciativas, sino que las fortalezcan, porque ya ha habido casos de éxito en ciudades como Cali, en donde líderes utilizan el deporte y el arte para combatir el pandillismo entre los jóvenes.

En cuanto al tema de feminicidios, que el año pasado dejó 37 casos, Pizarro anotó: “hasta que no tengamos órganos de justicia dedicados a aclarar los casos de violencia de género, estos seguirán presentándose en medio de un clima en donde muchas veces son legitimados”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad