Familiares y amigos siguen conmocionados por muerte de joven estudiante de medicina en Cali

Familiares y amigos siguen conmocionados por muerte de joven estudiante de medicina en Cali

Agosto 21, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Joven hallada muerta en Caney

Valentina Castro Rojas tenía 23 años y era estudiante de Medicina de la Universidad San Martín de Cali.

Foto: especial para El País

Familiares y personas cercanas a Valentina Castro Rojas, de 23 años, no salen del asombro por la muerte de la joven estudiante de Medicina de la Universidad San Martín, cuyo cuerpo fue encontrado en el primer piso de un edificio en el bario El Caney de Cali, luego de caer de un quinto piso.

Pasadas las 4:00 a.m. del domingo uniformados del cuadrante de la Policía, con apoyo del CTI de la Fiscalía, acudieron a la Carrera 85D con Calle 48A tras un llamado de alerta hecho por la comunidad. Las autoridades llegaron y encontraron sin signos vitales a Valentina.

Diana Arévalo, estudiante de Mercadeo Internacional y Publicidad de la Universidad Icesi, conocía a la joven desde la época del colegio, pues las dos se graduaron en 2012 del Reyes Católicos. Dice que la última vez que tuvieron contacto fue a las 2:00 a.m. del domingo, dos horas antes de ocurridos los hechos.

“Nosotros tenemos un grupo de WhatsApp donde estamos todas, incluida ella, fue ahí que ‘Valen’ a las 2:00 a.m. nos escribió para desearle un feliz cumpleaños a Juliana, una amiga que había llegado de Chile y con la que nos íbamos a reunir el domingo, pero ‘Vale’ no iba a estar porque ese día iba para un paseo”, dice Diana, quien hizo presencia en el edificio tras ser alertada a las 6:00 a.m. por un amigo del gimnasio que le contó lo que había pasado.

El sábado en la noche Valentina les recomendó a sus amigas visitar un restaurante en el que estaba en ese momento para conmemorar el cumpleaños de Juliana al día siguiente.

Les compartió, en un grupo creado solo para la celebración, fotos del lugar y hasta les envió imágenes del menú que maneja el restaurante para que fueran a comer allá, todas dijeron que ese era el sitio elegido para la celebración entre amigas. Sin embargo, con la muerte de la estudiante todo quedó postergado.

“Desde que nos graduamos del colegio cada una tomó su camino, pero desde hace un año que llegué de Italia yo tuve mucho contacto con ella debido a que estábamos juntas en el mismo gimnasio acá en El Caney, ya con las otras niñas salía cuando había un evento especial como un cumpleaños, por ejemplo”, afirma la amiga.

Valentina, según allegados, estaba haciendo el internado de su carrera de medicina y en enero iba a ser su grado como profesional. Era amante del deporte y siempre estaba muy alegre, coincide Diana Arévalo.
“Ella siempre fue una niña terca, caprichosa, pero muy alegre. Desde que estaba pequeña en el colegio, me acuerdo, quería estudiar medicina. Ella salía con algunas ocurrencias que lo hacían reir a uno”, expresa la joven.

Por su parte, Yolanda Rojas, madre de Valentina, dijo a través de Facebook: “mi niña hermosa, fue corto el tiempo que me acompañaste y le doy gracias a Dios por ese tiempo. Seguirás siendo siempre mi niña hermosa. Te amo y te amaré... solo le pido a Dios que haga justicia”.
Junto a este mensaje, la Universidad San Martín lamentó la muerte de Valentina en un comunicado difundido en redes sociales en el que “expresan su profunda tristeza por el fallecimiento de nuestra querida estudiante de la Facultad de Medicina, sede Cali”.

Añaden en el texto: “la Fundación San Martín, en duelo institucional, hace votos por el pronto esclarecimiento de los hechos que cegaron la vida de nuestra estudiante”.

Valentina, junto a su novio, un instructor de gimnasio, estaban conviviendo juntos desde hace dos meses en un apartamento del quinto piso del edificio donde ocurrieron los hechos en el sur de Cali. Vecinos dijeron que antes de la muerte de la joven hubo una discusión entre ambos con pedidos de auxilio de parte de ella, en unas circunstancias que no han sido esclarecidas.

La pareja, dicen amigos, estaba iniciando un proyecto juntos sobre loncheras saludables para tener ingresos económicos, por eso no se explican qué pudo suceder en la madrugada del domingo que llevó a la muerte de la joven, no salen del asombro.

Para Lizette Perdomo, una de las mejores amigas de Valentina, ella era una persona incondicional que siempre estaba dispuesta a tender una mano al que necesitara.

“Uno puede tener amigos, pero ella era la amiga con la que yo era feliz, era una mujer echada para adelante y que tenía grandes aspiraciones, éramos siempre las dos... ella se llevó mucho de mí, pero me dejó mucho de ella”, afirma con nostalgia la mujer con quien Valentina se conoció en 2012 en primer semestre de medicina.

Recuerda que pese a que se alejaron un tiempo, luego de Lizette tener que abandonar la carrera por una enfermedad renal, la amistad siempre estuvo ahí, fiel, inquebrantable.

“En un agosto de hace tres años volvimos a encontrarnos en la universidad porque yo regresé pero a estudiar derecho. Desde entonces nos volvimos inseparables porque todos los planes eran juntas, como ir a fiestas o salir de paseo al Lago Calima”, afirma Lizette Perdomo al recordar el cumpleaños 23 de Valentina el pasado 9 de agosto cuando estuvieron en la discoteca Lolas.

Hoy se cumplirán las exequias de Valentina en el cementerio Metropolitano del Sur en horas de la tarde.

La salida para ese lugar será desde Funerales del Valle, sala dos, en la Carrera 36 # 7-39. 

La hora de partida es a la 1:20 p.m., según información compartida por amigas de la estudiante de medicina.
La investigación

Los hechos que rodearon la muerte de Valentina Castro Rojas no son claros. El caso, investigado por un fiscal junto a un equipo de investigadores del CTI, está siendo tratado con suma reserva, bajo tres líneas de investigación.

“El novio de la joven no fue capturado, eso hay que reiterarlo, se siguen adelantando las investigaciones del caso. Debemos recoger lo que plantee Medicina Legal con la necropsia de Valentina, ahí ya podremos sacar una versión de lo ocurrido para poder trabajar y establecer si se trató de un suicidio, un homicidio o un feminicidio, hay que hilar muy delgado teniendo en cuenta la situación de esta joven”, dijo una fuente de la Fiscalía.

En ese mismo sentido se pronunció Jairo Silva, director de Medicina Legal en Cali, quien indicó que la muerte de Valentina está siendo manejada con suma reserva en una ‘mesa forense’ con el ente acusador donde tienen asiento el fiscal del caso, el investigador principal y los peritos del Instituto.

“En este caso particular el perito dejó una cantidad de evidencia loca, pero solo al final del caso se comienza a procesar cada una de acuerdo al análisis que va dando la investigación. Se dejaron muestras de tejidos para estudios histopatológicos, fluidos biológicos y uñas para establecer si hay residuos biológicos de otras personas que muestren si hubo lucha antes de morir la joven. Se trata de los hallazgos de la necropsia versus la información que se tiene en la investigación de la Fiscalía para saber si ella se tiró o fue que la tiraron o si murió arriba y la tiraron ya muerta”, puntualizó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad