En libertad quedaron coroneles que estaban acusados por caso grafitero

Escuchar este artículo

En libertad quedaron coroneles que estaban acusados por caso grafitero

Julio 05, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Colprensa
En libertad quedaron coroneles que estaban acusados por caso grafitero

Diego Felipe Becerra, el graffitero que habría muerto por el disparo de un policía en Bogotá.

Los uniformados eran, para la época de los hechos, el comandante de la Policía de Suba y el subcomandante de la Policía de Bogotá, respectivamente.

La juez 64 de Control de Garantías decidió dejar en libertad a los coroneles Nelson de Jesús Arévalo Rodríguez y José Javier Vivas Báez, al considerar que no se puede deducir su participación directa en la manipulación de la escena donde murió el joven Diego Felipe Becerra. Los uniformados eran, para la época de los hechos, el comandante de la Policía de Suba y el subcomandante de la Policía de Bogotá, respectivamente. Sin embargo, a Nubia Mahecha Melo, la juez le otorgó la detención domiciliaria. En el caso del coronel Arévalo Rodríguez, pese a que para la funcionaria judicial es claro que Diego Felipe nunca tuvo en su poder un arma, manifestó que no se puede decir que la implantación del revólver se haya realizado por un acuerdo común en el que haya participado el uniformado. Asimismo, señaló que sin que Arévalo hubiera llegado al lugar de los hechos, los primeros patrulleros que arribaron al sitio ya hablaban de que se había presentado una persecución a unas personas que habían hurtado un bus de servicio público. La juez indicó que no se puede establecer un plan común para adecuar una versión, ni tampoco se puede decir cuál fue "su aporte esencial para perfeccionar" los delitos imputados por la Fiscalía. Incluso, dijo que observa que los patrulleros, cuyos testimonios fueron leídos durante la imputación, cambiaron sus declaraciones para buscar beneficios con la Fiscalía. Además, expresó que no es claro de qué manera Arévalo pudo haber ayudado a conseguir el arma que se habría plantado, debido a que no es clara cuál es su procedencia. El fiscal le había imputado los cargos de fraude procesal, favorecimiento de homicidio, falsedad en documento público, ocultamiento de material probatorio y fabricación y porte ilegal de armas los cuales no fueron aceptados por el oficial. Coronel Vivas también fue dejado en libertadEn el caso del coronel José Javier Vivas Báez, la juez decidió no cobijarlo con medida de aseguramiento y ordenó su libertad inmediata, al considerar que no se puede deducir su responsabilidad directa en la supuesta alteración de la escena del hecho. Para la funcionaria judicial, de los elementos probatorios presentados por la Fiscalía, no se puede decir que Vivas Báez haya tenido participación en estos hechos. Para la época, era el subcomandante de la Policía de Bogotá. Según lo argumentó, lo expuesto por el ente acusador no demuestra que el uniformado haya estado presente antes de la alteración del lugar, pues señaló que ninguno de los informes presentados permitan establecer esto. Incluso, para la administradora de justicia, de uno de los informes se puede desprender que Vivas llegó a la zona cuando esta ya se encontraba acordonada. Asimismo, dijo que no se puede establecer si el coronel tuvo incidencia en la toma de decisiones que habrían derivado en la ubicación de un arma en el lugar de los hechos. En su decisión, la juez también tuvo en cuenta las presentaciones voluntarias que realizó el coronel ante los requerimientos iniciales de la Fiscalía. El representante de la Fiscalía le había imputado los cargos de fraude procesal, favorecimiento de homicidio, falsedad en documento público, ocultamiento de material probatorio y fabricación y porte ilegal de armas. Vivas Báez no aceptó ninguno de estos delitos y se declaró inocente. Detención domiciliaria para compañera del conductor del busEn el caso de Mahecha Melo, la compañera sentimental del conductor del bus que aseguró que Diego Felipe participó en un robo el día de los hechos, la juez sí la cobijo con medida de aseguramiento, aunque le otorgó la detención domiciliaria debido a que es madre cabeza de familia. La funcionaria judicial consideró que con su actuar se trató de desviar la investigación, mediante una declaración bajo juramento en la que dio informaciones falsas. Y añadió que con esto se ocasionó un "grave daño", ya que "si no se hubiese dado esos hechos falsos en cuanto al día de los hechos, con ello no se hubiese apoyado para que se hubiese enlodado el nombre de Diego Felipe haciéndolo pasar como un presunto delincuente cuando eso no pasó". El fiscal dijo que ayudó a que se acreditara la denuncia sobre el supuesto robo donde había participado Diego Felipe, para avalar "ese perfil criminal" que fue creado con el menor. El ente acusador le imputó a la mujer los cargos de falso testimonio, fraude procesal y favorecimiento de homicidio, los cuales no aceptó.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad