ELN anuncia posibilidad de dejar las armas para iniciar proceso de paz

ELN anuncia posibilidad de dejar las armas para iniciar proceso de paz

Enero 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
ELN anuncia posibilidad de dejar las armas para iniciar proceso de paz

Miembros de la guerrilla ELN.

El jefe máximo de esa guerrilla, alias Gabino, indicó que el grupo armado tiene la intención de buscar una salida política al conflicto armado.

Al término del quinto congreso nacional del ELN, su máximo jefe Nicolás Rodríguez, alias Gabino, reiteró a través de un comunicado la voluntad de esa guerrilla para formalizar los diálogos con el Gobierno Nacional; incluso contempló la posibilidad de abandonar las armas. Esta sería la segunda organización guerrillera del país que inicia conversaciones de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien reveló pocos días antes de la reelección, que se había iniciado una fase exploratoria con el ELN para acordar los puntos de una eventual agenda de negociación. En el comunicado 'Gabino' asegura que asisten al diálogo “para examinar la voluntad real del gobierno y del Estado colombiano; si en este examen concluimos que no son necesarias las armas, tendríamos la disposición de considerar si dejamos de usarlas”. Aun así insistió en que el país tiene la opción de elegir un camino de paz para terminar el conflicto. “El gobierno de Santos tiene la disyuntiva de persistir en su política de guerra y pacificación o atreverse a un verdadero camino de paz deseado por todos los colombianos”, dijo el líder guerrillero. A esa posición se unió Antonio García, comandante central del ELN, quien señaló que por paz no solamente debe entenderse la dejación de armas, sino la construcción de transformaciones profundas para el país. “El Congreso definió seguir trabajando por una Colombia democrática, en eso nos identificamos en buscar una salida política al conflicto (…) el reto de la paz no es solamente un diálogo entre la guerrilla y el gobierno, sino un esfuerzo que todos debemos hacer”, aseveró García. El esperado anuncio del ELN estuvo rodeado de expectativas luego de que desde Cartagena, donde tuvo lugar el "retiro espiritual" entre el presidente con los negociadores de paz y los asesores internacionales en el proceso, el mandatario invitara al ELN a decretar un cese unilateral al fuego. "Hemos tenido muy en consideración el cese al fuego unilateral e indefinido, sobre este punto debemos reconocer que las Farc han cumplido. Queremos invitar al ELN a unirse a la iniciativa y a llegar a un acuerdo lo mas pronto posible, sobre los puntos de la agenda que hemos venido discutiendo desde hace un tiempo", dijo el jefe de Estado. Comunicado del ELN “Mujeres y hombres en armas desde nuestros puestos de combate en las ciudades, selvas y montañas de Colombia, extendemos a los pueblos del mundo y al país un caluroso saludo de año nuevo, con nuestros corazones llenos de futuro y esperanza por la justicia y la vida planetaria, unidos en un abrazo pleno de humanidad. Enviamos nuestra fuerza a todos los pueblos y naciones que padecen la guerra imperialista. Es tiempo ya de reconocer a Palestina como Estado libre y soberano y respetar a Siria en su derecho a la autodeterminación. El 7 de enero de 1965, en la victoriosa Toma de Simacota, se fundieron el dolor y la dignidad del pueblo colombiano para continuar las gestas libertarias de hondo calado revolucionario y democrático, que habían quedado sin respuesta a tanta sangre derramada desde las huelgas de los trabajadores petroleros y de las bananeras, los guerrilleros liberales y la inolvidable voz de Gaitán clamando por una Nueva Colombia. 50 años después seguimos en pie, alimentados por las luchas de los pueblos latinoamericanos y los combates que día a día libran en nuestra Colombia, campesinos, indígenas, estudiantes, obreros, afrodescendientes y comunidades urbanas. Por eso nos sentimos parte de los cambios que vive Nuestra América y nos llena de esperanza la continuidad de esfuerzos democratizadores, renovados con los triunfos de Rafael Correa, Daniel Ortega, Michelle Bachelet, Salvador Sánchez Cerén, Evo Morales, Dilma Rousseff y Tabaré Vásquez; al tiempo que acompañamos la heroica resistencia de Cuba, Venezuela y Argentina contra la agresión imperialista. El impetuoso viento del cambio que recorre el continente sigue refrescando los caminos de revolución y nos convoca a un mayor compromiso para lograr la unidad popular e insurgente. Ya no tenemos excusas para andar dispersos, los tiempos nos reclaman a los revolucionarios unir idearios, experiencias y fuerza para empujar al país a nuevos destinos. La disputa por la democracia y la paz que se libra en campos y ciudades requiere poner al centro lo que nos une, para construir una Colombia nueva y soberana. El ELN sigue empeñado en lograr la paz para Colombia con transformaciones que den justicia, democracia, equidad y felicidad. Hace 50 años en el Manifiesto de Simacota, cuando la nación y el mundo conocieron de nuestra existencia, explicamos las razones de nuestra lucha: “La educación se encuentra en manos de negociantes que se enriquecen con la ignorancia en que mantienen a nuestro pueblo; la tierra es explotada por campesinos que no tienen donde caer muertos y que acaban sus energías y la de sus familias en beneficio de las oligarquías que viven en las ciudades como reyes; los obreros trabajan por jornales de hambre sometidos a la miseria y humillación de los grandes empresarios extranjeros y nacionales; los profesionales e intelectuales jóvenes demócratas se ven cercados y están en el dilema de entregarse a la clase dominante o perecer; los pequeños y medianos productores tanto del campo como de la ciudad ven arruinadas sus economías ante la cruel competencia y acaparamiento por parte del capital extranjero y de sus secuaces vende-patria; las riquezas de todo el pueblo colombiano son saqueadas por los imperialistas norteamericanos”. Las cosas siguen igual. Hace más de 50 años nos alzamos en armas porque entendimos que las vías legales estaban cerradas para las luchas del pueblo; hoy así lo seguimos considerando. El gobierno ha planteado su disposición a poner fin al conflicto armado y para ello ha convocado a la insurgencia. Asistimos a este diálogo para examinar la voluntad real del gobierno y del Estado colombiano; si en este examen concluimos que no son necesarias las armas, tendríamos la disposición de considerar si dejamos de usarlas. El gobierno de Santos tiene la disyuntiva de persistir en su política de guerra y pacificación o atreverse a un verdadero camino de paz deseado por todos los colombianos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad