“El proceso tiene cosas buenas y malas”: víctima de desplazamiento forzado

“El proceso tiene cosas buenas y malas”: víctima de desplazamiento forzado

Octubre 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“El proceso tiene cosas buenas  y malas”: víctima de desplazamiento forzado

María Victoria Liu, víctima de desplazamiento forzado.

María Victoria Liu, víctima de desplazamiento forzado, asegura que siempre hay gente inconforme y con la paz no era la excepción, pero son más los dispuestos a sacar el proceso adelante.

María Victoria Liu es víctima de desplazamiento forzado. Su esposo fue asesinado por paramilitares en una masacre ocurrida hace catorce años en el corregimiento de Triana, en Buenaventura.Desde entonces, trabaja con mujeres cabeza de hogar que han resultado afectadas de alguna manera por el conflicto armado que se libra en el país. Ella integró el último grupo de personas que viajó en calidad de víctimas a La Habana para presentar sus propuestas de paz en la mesa de negociación que se lleva a cabo en Cuba entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc. Esta es su visión de cómo va el diálogo:“Este es un proceso histórico, con cosas buenas y cosas malas como todo en la vida. Nosotras como víctimas estamos apostándole a la paz y considero que todo aquel que tenga un arma en la mano debería estar sentado en la mesa negociando.A la fecha creo que a la conversación entre el Gobierno y la guerrilla le hace falta un poquito de todo, empezando por los puntos que hasta ahora se han acordado, porque ya hay unos documentos que en realidad no dicen mucho.Ojalá todas las víctimas pudieran ir a La Habana porque yo tengo mi historia, pero usted como periodista puede tener su propia historia y lo mismo la abogada, o la profesora, porque para ser víctima no se necesita que lo hayan matado o que le hayan matado a un familiar, incluso el que haya sido ajeno o apático a este conflicto es víctima.Tras la visita a Cuba uno se da cuenta que hay buenas intenciones por parte de los dos actores que están dialogando, incluso sin ir a la isla el colombiano puede darse cuenta de eso, porque sino fuera así, ya hace rato se habían levantado de la mesa y habían cancelado los diálogos y más con todas las personas que están en contra. Lo que también es claro es que la paz no llegará solo con la firma de un documento. Mientras en Colombia tengamos niños muriendo de hambre, madres cabeza de hogar que no tengan sustento para llevar a sus hijos y una desigualdad tan grande, donde los pobres cada vez somos más pobres, la guerra se mantendrá.La paz no sólo es silenciar los fusiles, sino que representa también el mejoramiento del aspecto social, porque puede terminar con final feliz la conversación con los actores que hoy están sentados en la mesa, pero ¿la otra parte? ¿los otros actores dónde están? ¿qué posición asumirán?Hay algunas personas que en el país y fuera de él cuestionan que ya se cumplan dos años de conversaciones y aún no se tenga una firma de la paz, dicen que dos años son mucho para estar discutiendo, pero considero que es muy poquito tiempo para llegar a un acuerdo, luego de más de 50 años de guerra.Yo tengo 50 años y nunca he conocido la paz, entonces, dos años me parecen poco, pero ello tampoco quiere decir que nos vamos a llevar otros 50 años sentados en una mesa arreglando el país.Los actuales diálogos me parecen fundamentales, de gran valor para nosotros; pero hay que empezar a cerrar este ciclo porque lo realmente importante empezará después de la firma y la foto de la paz, cuando llegue la era del postconflicto, donde los violentos y el Gobierno dejen de cometer errores con el pueblo. En ese momento serán clave los esfuerzos por mejorar la educación, la salud, el empleo, la vivienda porque sin ninguno de esos factores resueltos los inconformes volverán a causar una nueva guerra y los dos, tres o cuatro años que se demoren discutiendo en Cuba serán inútiles porque entonces en Colombia nunca habrá paz”.Vea Proceso de paz entre Gobierno y Farc: dos años de avances, frenos y polémicas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad