Desórdenes mentales, ¿estrategia de asaltante de banco para eludir la cárcel?

Desórdenes mentales, ¿estrategia de asaltante de banco para eludir la cárcel?

Septiembre 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Desórdenes mentales, ¿estrategia de asaltante de banco para eludir la cárcel?

Durante las audiencias preliminares contra Jhon Anderson Saa por el frustrado robo a un banco del sur de Cali, el joven se vio nervioso y hacia el final se desmayó.

Jhon Anderson Saa, quien intentó robar un banco en el sur de Cali, fue enviado a la cárcel. Podría ser condenado a 21 años de prisión.

¿Un hombre con desórdenes mentales o alguien que intenta eludir una larga pena de prisión? La pregunta quedó en el aire el miércoles, tras la realización de la audiencia en la que se legalizó la captura, se imputaron cargos y se dictó medida de aseguramiento contra Jhon Anderson Saa Caicedo, el joven que intentó robar y tomó como rehenes a once empleados de un banco del sur de Cali. Saa, de 25 años, se mostró nervioso durante la diligencia judicial. Levantaba mucho las cejas, fruncía el ceño y gesticulaba con sus manos constantemente. Y es que el joven tiene razones para estar nervioso. La Fiscalía argumentó, con pruebas y testimonios en mano, que podría pagar un mínimo de 21 años y medio de prisión por secuestrar a once personas, intentar robar $12.080.000 de esa sede del Banco de Bogotá, así como dos celulares de los funcionarios, y utilizar el revólver de dotación del guarda de seguridad para intimidar a sus rehenes. A pesar de las peticiones de solidaridad que hizo la madre del implicado antes de que comenzara la audiencia, en las que afirmó que su hijo estaba desesperado por la situación económica y que se había afectado psicológicamente cuando trabajó en el Hospital Universitario del Valle, la Fiscal 19 especializada no dudó en recalcar la gravedad de lo ocurrido. Para subrayar la gravedad de los hechos, la funcionaria relató que cuando comenzaron a llegar los empleados al banco Saa le dijo a la trabajadora que estaba adentro que los hiciera entrar y le advirtió que "mucho cuidado porque tengo el dedo en el arma listo para disparar". Según la fiscal, el joven se impacientó e insultó a la mujer que tenía la clave de la bóveda, al ver que en el primer compartimiento solo había $12.080.000. Y con el correr de los minutos le dijo que “si eso no abre me va a tocar matarlos uno por uno”.La funcionaria judicial recordó que durante casi dos horas Saa tuvo retenidas a once personas y que, si bien su pistola inicial era de juguete, le quitó el revólver de dotación al guarda (que estaba en una caja de seguridad) para usarla si lo necesitaba. Para la fiscal, Saa no ha mostrado ninguna clase de arrepentimiento por lo sucedido. Dijo que al ver que no podía sacar más dinero de la bóveda había pedido que le transfirieran $40 millones a una cuenta, cuyo número intentó conseguir llamando por un celular a su hermana.Además, señaló que incluso en el momento de su salida del banco -tras el disparo que le dio el guarda de seguridad- Saa pretendía huir con el dinero y los tres celulares que había metido a su canguro, lo que en vez de ser una entrega voluntaria se puede interpretar como un desafío a las autoridades. Los argumentos de la fiscal fueron apoyados por la Procuraduría, por la abogada que representa al Banco de Bogotá y hasta por la defensa del joven, que a la salida de la audiencia reconoció que las pruebas son “muy difíciles de refutar”. Sin embargo, Saa no se allanó a los cargos que le imputaron, con lo que renunció a una posible rebaja de un octavo de la pena. Al parecer la estrategia de la defensa será alegar que Saa tiene desórdenes mentales. De hecho, su abogado Luis Carlos Reyes sostiene que el detenido "es una persona con unas ideas absurdas y extrañas. Un delincuente de verdad no se presta para realizar ese tipo de operaciones casi que suicidas, en un banco".Incluso, el jurista Reyes, cuando la fiscal solicitó la medida de aseguramiento, indicó que en un futuro se pedirá un evaluación psiquiátrica de Saa, con la que espera que se establezca su inimputabilidad. El otro abogado del joven, Eduardo Murillo, reveló que en el pasado Saa ha sido sometido a tratamientos con calmantes como Lorazepam, Ribotril y Diazepam, que son recetados a personas con problemas psiquiátricos.La defensa explicó a la prensa que el joven lloraba mucho cuando trabajaba en el HUV y que ese antecedente, sumado a la difícil situación económica que atraviesa, lo hizo comenzar a decir incoherencias y a ver películas de asaltos. En el momento en el que la juez comenzó a dictar la medida de aseguramiento -con la cual se ordenaba el traslado de Saa a la cárcel de Villahermosa- la audiencia tuvo que ser suspendida porque el joven se desplomó.La sala fue despejada y uno 20 minutos después llegó un equipo médico, que le hizo varios exámenes, entre ellos un electrocardiograma. Los galenos determinaron que Saa estaba bien de salud y la diligencia judicial podía seguir. Luego, a la salida de la sala, antes de ser llevado a la cárcel, Saa dio otra muestra de sus presuntos problemas psíquicos y le dijo a los periodistas que fueron dos agentes secretos quienes le dijeron que robara el banco y cómo hacerlo. "Ellos se reportan mediante un guía espiritual y me dicen que me dan las instrucciones precisas de cómo efectuar el plan, en qué entidades puedo entrar y las diferentes cosas que puedo hacer", concluyó.¿Posibles cómplices?La juez Tercera con funciones de control de garantías pidió a la Fiscalía que se investigue si Jhon Anderson Saa actuó acompañado durante el frustrado atraco. Para la funcionaria judicial, llama la atención que durante el robo el joven llamó supuestamente a un familiar para pedirle el número de una cuenta , a la que transferiría $40 millones. Sin embargo, la defensa argumentó que la llamada fue a su hermana, quien no sabía lo que estaba ocurriendo.Además, se reveló que Saa tiene una anotación judicial por un supuesto hurto de 32 artículos de la canasta familiar en un supermercado Jumbo, en hechos ocurridos el 3 de marzo pasado cuando iba con un familiar. El caso está en indagación.Su abogado dijo que, según explicó la madre, lo que pasó ese día es que iban saliendo del almacén con el mercado y, cuando les pidieron el recibo, se les había perdido y no tuvieron cómo demostrar que pagaron los productos.Envían a la cárcel al hombre que intentó robar un banco en el sur de CaliLea aquí "El 'plan perfecto' del frustrado asalto bancario".¿Cómo fue el frustrado hurto a la sede del Banco de Bogotá? Vea el gráfico. En video: Policía relata la captura del joven en intento de hurto al Banco.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad