Corrupción y delitos desde las cárceles, los principales problemas del Inpec

Escuchar este artículo

Corrupción y delitos desde las cárceles, los principales problemas del Inpec

Julio 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Corrupción y delitos desde las cárceles, los principales problemas del Inpec

El hacinamiento en las cárceles, la mala salud de los presos y la seguridad de los guardianes son algunas de las papas calientes del Inpec.

Fuga de presos y delitos que se cometen desde las cárceles, dos males que no hay cómo detener.

Con solo once años de creado, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) se ha convertido en un verdadero ‘chicharrón’ para el Estado colombiano, que no encuentra porqué lado meterle la muela.Corrupción, hacinamiento, fugas, sindicatos, mal servicio de salud, amenazas de muerte contra directivos y renuncias son temas que abundan en la agenda de esa entidad.Los últimos escándalos que han puesto en la picota pública este instituto han tenido que ver con fugas de presos, que se vienen presentando con preocupante frecuencia. Solo en este año se han producido tres hechos en los que comisiones del Inpec han sido atacadas, en dos de los cuales se han presentado evasiones.El pasado viernes 5 de julio un comando de hombres armados interceptó una caravana del Inpec en Antioquia y a punta de sangre y fuego liberó al exparamilitar y cabecilla de los ‘Urabeños’ en Cauca, Óscar Mario Galvis Agudelo alias Pantera, junto a tres reos que viajaban con él. En el asalto cinco guardianes del Inpec resultaron heridos. El país todavía recuerda con estupor el asesinato, el pasado 4 de junio, de cuatro guardias del Inpec y de un interno, en la vía que conduce de San Vicente del Caguán a Florencia (Caquetá). El 30 de abril pasado se produjo la fuga, en Medellín, del jefe de los ‘Rastrojos’ Rubiel Medina Cardona, alias Mono Amalfi, quien escapó mientras estaba en la sala de espera de una EPS. Siete hombres armados entraron a la sede médica portando fusiles y huyeron con él.Por ese hecho fue declarado insubsistente Óscar Hernando Torres Castañeda, director de la cárcel de El Pedregal, donde estaba detenido Medina Cardona. El cargo fue entregado al mayor Manuel Enrique Pinto, que estaba como director de la cárcel de Palmira. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, aseguró que el Gobierno no se va a resignar a que la corrupción siga en el Inpec y denunció “graves irregularidades” en el traslado de alias Pantera, pues consideró “inexplicable” que se haya hecho por tierra y sin tomar las medidas del caso para enfrentar un ataque como el que sufrió la comisión. Otro de los problemas que tiene al Inpec en el ojo del huracán es el hacinamiento en las cárceles. Y es que la situación es tan grave que en este momento llega al 53 %.En los 142 penales a cargo del Inpec en todo el país hay 40.000 presos de más. El número de internos en el país pasó de 35.000 a 117.000 en los últimos diez años. En paralelo, los centros de reclusión del país apenas tienen cupo para unos 70.000 reclusos. Si bien el Ministerio de Justicia y el Inpec han comenzado a desarrollar estrategias para enfrentar el problema (como el proyecto de reforma al Código Penitenciario y la declaratoria de la emergencia carcelaria) hay una preocupante constante en la relación ingreso-salida de presos: mientras entran a los penales cuatro personas, solo una recobra su libertad. El incremento anual de reos es en promedio de 14,3 %. Eso tiene un impacto directo en la salud de los internos, quienes tampoco reciben un buen servicio médico. Un botón de muestra de esta situación lo ofrece la cárcel La Modelo de Barranquilla, en donde en los últimos días han muerto dos reclusos por tuberculosis y otros cuatro fueron trasladados al Hospital General de esa ciudad, en donde se ha dispuesto de un pabellón para atender a los afectados por el brote. Pero la corrupción que campea en los penales del país tiene su máxima expresión con las actividades ilícitas que ejecutan algunos de los reclusos, que consiguen ingresar elementos como estupefacientes, licor y teléfonos celulares con los cuales extorsionan a personas; incluso, en otras partes del país. Este lunes, por ejemplo, el mismo director del Inpec, general Gustavo Adolfo Ricaurte, encabezó una intervención a las cárceles El Bosque y La Modelo de Barranquilla, en un esfuerzo por contrarrestar el delito de la microextorsión que se viene originando en esos penales. En El Bosque, los uniformados encontraron 60 teléfonos celulares. “El visitante que trate de ingresar elementos prohibidos se le suspenderá la visita como mínimo un año”, advirtió el Director del Inpec y también ordenó el traslado de 50 internos a otros pabellones de alta seguridad. Por acciones como esas, las directivas del Inpec son blanco de constantes intimidaciones. La semana pasada, el general Ricaurte reveló que ha sido objeto de más de 400 amenazas de todo tipo que han llegado a su despacho“Las amenazas son de todo tipo: me llaman por teléfono, me mandan carticas. Si uno se amedrenta ante un anónimo, ante una amenaza de muerte, pues obviamente no podría trabajar”, dijo y contó que para superar la zozobra que producen las amenazas prefirió ignorar el tema y le pidió a su secretaria que no le volviera a mostrar los documentos extraños o las llamadas intimidatorias.Precisamente, debido a las constantes amenazas, se produjo en los últimos días la renuncia del subdirector de la entidad carcelaria, coronel Pompy Pinzón Barón, después de que se conocieron los resultados de un estudio de seguridad que reveló que la vida del oficial estaba en alto riesgo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad