Con devolución de predios a tres familias, comenzó restitución de tierras en Tuluá

Escuchar este artículo

Con devolución de predios a tres familias, comenzó restitución de tierras en Tuluá

Julio 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Javier Jaramillo | Corresponsal de El País Tuluá
Con devolución de predios a tres familias, comenzó restitución de tierras en Tuluá

Esther Lilia Velandia fue la primera beneficiaria en Puerto Frazadas de la sentencia emitida por un juzgado de Restitución de Tierras de Buga.

Tres familias del corregimiento Puerto Frazadas recibieron sus predios, luego de abandonarlos por el conflicto armado.

Alegres y llenas de esperanza, las familias víctimas del desplazamiento del corregimiento de Puerto Frazadas, zona montañosa de Tuluá, recibieron el fin de semana a los funcionarios de la Unidad de Restitución de Tierras.Así se le veía el rostro a Esther Lilia Velandia, quien junto con sus hijos tuvo que sufrir el rigor de la violencia hace 13 años, cuando el Bloque Calima de las AUC incursionó en las montañas del centro del Valle, dejando una estela de desolación y muerte durante los cinco años que hizo presencia en la región.“Eso fue muy duro, en las noches no podíamos dormir, se presentaban combates intensos, una vez un explosivo cayó al pie de nuestra casa”, expresó la primera beneficiaria de la sentencia emitida por el Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras de Buga, a través de la cual le restituyen todos los derechos y los beneficios que les concede la Ley de Víctimas.En la medida en que se incrementaban los enfrentamientos y que los asesinatos de sus vecinos eran más evidentes, doña Esther no dudó un momento en abandonar con su familia a sus animales, sus cultivos de café, plátano, limón, naranja, cebolla y banano.“Estuvimos volteando durante cuatro años hasta que tomamos la decisión de regresar, solo encontramos tristezas, la finca estaba barrida, había que comenzar de nuevo”.Al igual que esta campesina, propietaria de la finca El Descanso, ubicada a un lado de la vía que conduce a los corregimientos de Puerto Frazadas, Barragán y Santa Lucía, paso obligado de los grupos armados, otras dos familias también fueron notificadas la semana pasada de la sentencia judicial. A todos les devolvieron sus predios.Es el caso de Jhon Freddy Hernández, quien tiene su predio en la vereda Alto del Rosario, el cual tuvo que abandonar durante ocho años e irse a la ciudad a “llevar del bulto”, como él mismo lo dice, a trabajar como ayudante de construcción para poder sostener a su mujer y a sus hijos.Aunque arriesgaba su vida, al igual que otros labriegos, los fines de semana “subía” a trabajar en la parcela. “Hoy, gracias a Dios todo está muy tranquilo y tenemos esperanzas enormes en las ayudas que nos va a dar el Gobierno, especialmente con los proyectos productivos”, dijo Jhon Freddy, quien hace parte de las 25 familias que fueron focalizadas en el corregimiento de Puerto Frazadas de las 74 solicitudes o demandas que fueron interpuestas en la zona montañosa de Tuluá ante los Juzgados de Restitución de Tierras.Hasta el mes de junio y tras un año de funcionamiento de la Dirección Territorial de la Unidad de Restitución de Tierras en el Valle, se habían recibido en todo el departamento 1.422 solicitudes o demandas.En el corregimiento de Puerto Frazadas ya iniciaron el proceso 25 familias que están a la espera de las sentencias judiciales. Por ahora están en la etapa administrativa, es decir, en la recolección de pruebas y comunicaciones.Entre las personas víctimas de la violencia y que hoy hacen cola por una sentencia que les brinde los beneficios y les restituya sus derechos, está María Fanny Ríos, quien recuerda con tristeza ese 4 de octubre de 2004, cuando un grupo de las autodefensas masacró a sus padres -Amanda de Jesús Ortiz, de 58 años y Rafael Mosquera, de 72- en la vereda Quebradagrande.Presa de terror, esta mujer no tuvo más remedio que empacar lo poco que tenía en un costal e irse para la Rayadora de Yuca, un albergue para desplazados que la Administración Municipal había improvisado en el barrio San Antonio del municipio de Tuluá.“Yo no entiendo mucho eso de la restitución de tierras, pero de todas maneras creo que esta vez el Gobierno Nacional sí nos va a dar la mano y que nuestras condiciones de vida tienen que mejorar”, señaló doña Fanny.Sobre el procesoRaúl Guzmán, abogado de la Unidad de Restitución de Tierras y quien fue el encargado de notificar las sentencias a los primeros beneficiaros, dijo que están pendientes 200 solicitudes de los demás corregimientos y veredas de Tuluá que han sido víctimas de violentos.Asimismo, Daniel Atchebro, coordinador de la Oficina en Cali del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo que “somos testigos de los esfuerzos que hace el Gobierno para materializar esa ley de víctimas, por lo que seguiremos apoyando esa política.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad